Wimbag en campaña de crowdfunding

wimbag

El crowdfunding está siendo un catalizador importante para que muchos emprendedores se lancen a crear hardware, emprendedores que hace unos años se habrían quedado en la creación de iniciativas online por falta de recursos o alicientes para crear productos físicos. Santiago Álvarez, con su proyecto Wimbag, es un buen ejemplo de este fenómeno y os recomendamos conocerlo a través de la siguiente entrevista.

¿Cómo surge la idea de crear Wimbag?

Wimbag surge básicamente por dos motivos: En primer lugar mi experiencia profesional, ya que pasé varios años trabajando en una empresa de localización de flotas, por lo que estaba muy al día en todo lo relacionado con la tecnología de localización actual. Por otro lado, siempre he sido un gran aficionado a viajar, y una de las cosas que más veía cuando viajaba, y que siempre daba algo de miedo, era la posibilidad de perder una maleta, y esto empeoraba a medida que viajabas a destinos más «exóticos». Básicamente me planteaba cómo se podía hacer un proceso de forma tan «tradicional» y poco eficiente con la cantidad de tecnología que teníamos actualmente disponible. A partir de ahí empecé a darle vueltas al proyecto. Al principio sólo como algo para mi y mis amigos. Cómo luego les parecía muy buena idea, y yo estaba buscando algo para empezar una empresa… empecé por hacer unas encuestas en un par de aeropuertos para ver si tenía sentido, y a partir de ahí empecé a montar el proyecto y a buscar gente que me complementase para montar equipo.

¿Qué diferencia tiene respecto a otras soluciones de maleta geolocalizada?

Hay dos tipos de soluciones de localización de maletas en el mercado. Una de estas soluciones es la maleta inteligente completa. En este caso, nuestras principales diferencias son el precio, y el hecho de que nuestro localizador no está asociado a una única maleta, y puede usarse con cualquier tipo de equipaje o material que se vaya a facturar. Por otro lado hay otras soluciones independientes de la maleta en el mercado. Tenemos pequeñas diferencias con cada una de ellas, pero sobretodo, nuestro punto fuerte va a ser la gestión de la recuperación del equipaje directamente desde la aplicación. Esto todavía es un camino muy largo por andar, ya que hay muchísimas compañías en el mundo y hay que ir paso a paso. Actualmente ya hemos entablado conversaciones con algunas compañías europeas y la idea está siendo bien recibida, aunque todavía no existen acuerdos firmados, pero todo apunta a que este será el camino a seguir.

¿Por qué habéis decidido usar el crowdfunding para el lanzamiento del producto?

Pues lo del crowdfunding se debe a dos motivos: Por un lado, al tratarse de un proyecto de hardware, nos parecía una buena idea recurrir al crowdfunding, ya que otros proyectos similares habían tenido muchísimo éxito en los últimos años. Por otro lado, teniendo un MVP, era una forma relativamente sencilla de probar el mercado, sin contar con una estructura comercial compleja, tiendas físicas etc. Así que nos planteamos un objetivo razonable, de forma que el dinero que consiguiésemos mediante crowdfunding nos permitiese afrontar la fabricación de las primeras unidades y otra serie de gastos fijos como fabricación de moldes etc, y por otro lado fuese una cantidad suficientemente representativa como para validar el mercado.

¿Puedes hablarnos de los fundadores de la empresa?

Pues si te parece empiezo por contarte como di con mi socia, Lucía Taboada. Como te comentaba antes, en cuanto el proyecto fue cogiendo forma, me di cuenta de que si con el tiempo quería hacer un proyecto de crowdfunding, era necesario empezar a construir una comunidad, tener presencia en redes sociales, generar contenido etc. No me preguntes por qué, pero es algo que a mí se me da fatal, así que empecé a buscar a alguien con experiencia en marketing, redes sociales, comunicación…. que fuese capaz de empezar a formar construir nuestra imagen de marca. Empecé a buscar perfiles en LinkedIn que pudiesen encajar con lo que buscaba. Y casualmente, mientras buscaba, di con Lucía, que además de tener experiencia en marketing online, redes sociales y demás, resultó ser… ¡ex-azafata de vuelo! Por lo que conocía perfectamente los procedimientos internos de las compañías aéreas, tenía contactos etc. Contacté con ella, le comenté el proyecto, le gustó y empezamos a trabajar juntos en el proyecto.

En cuanto a mi, como te decía, vengo del mundo de la localización de flotas, y posteriormente estuve trabajando en otras empresas (entre España y Francia) en proyectos relacionados con IoT y Smart Cieties, pero siempre con la idea en mente de emprender y montar algo propio.

¿Cuáles son vuestros planes de futuro?

Pues si todo va bien y la campaña finaliza con éxito, nos esperan unos meses de mucho trabajo para repartir a tiempo las primeras unidades. Además, en paralelo, retomaremos nuestros contactos con las compañías aéreas, ya que nuestro objetivo es conseguir que nuestra aplicación se integre con sus sistemas de gestión de equipaje perdido. De esta forma, cuando uno de nuestros / sus usuarios pierda una maleta, podrá realizar la getión directamente desde la app, lo que a nuestro parecer supone una ventaja importante para ambas partes.