VEnvirotech cierra una ronda de 2 millones de euros | Loogic Startups
Seleccionar página

La startup biotecnológica VEnvirotech nacida en el programa Explorer  acaba de cerrar una ronda de inversión de 2 millones de euros. VEnvirotech valoriza residuos orgánicos y los transforma en bioplásticos.

La operación, que se cerró el pasado mes de agosto, permitirá poner en marcha una planta de producción de 3.100 metros cuadrados en Santa Perpètua de la Mogoda, en la provincia de Barcelona. En este espacio, la startup que produce bioplásticos a partir de residuos orgánicos.

En abril de 2018 crearon la sociedad y realizaron una primera ronda de inversión con business angels (250.000 euros). Además, participa también en el Fondo de Emprendedores de la Fundación Repsol, en el CleanTech Camp (aceleradora de Innoenergy, Naturgy y Enagás), y ha recibido una subvención del programa europeo LIFE (de 226.000 euros).

VEnvirotech tiene un doble modelo de negocio. Por un lado, gestiona residuos orgánicos de empresas de forma portátil, a través de la instalación de contenedores propios (VE-box) in situ. Mediante un proceso biotecnológico propio, protegido por secreto industrial, estos residuos se revalorizan al transformarse en bioplástico 100% biodegradable.

El proceso de transformación de los residuos en bioplásticos dura menos de un día, con lo que puede conseguir escalabilidad y rentabilidad. Gracias a la innovación en la gestión portátil de los residuos, se reducen los costes de transporte y manipulación, por lo que este servicio se ofrece a las empresas a un precio muy competitivo, y tiene un impacto medioambiental prácticamente nulo.

La segunda fase del negocio es la extracción y reformulación en el laboratorio de este bioplástico presente en las bacterias para transformarlo en un material con las mismas propiedades que el plástico químico (que el polipropileno o el polietileno), pero con la ventaja de ser totalmente biodegradable, y compatible con el cuerpo humano, no tóxico, porque es de origen orgánico. El resultado del proceso es un plástico con fecha de caducidad.

A partir del segundo trimestre de 2020, la compañía tiene previsto empezar a dar servicio a aquellos clientes que ya hayan probado la tecnología.