serie emprender en septiembre Loogic Startups
Seleccionar página

Prepárate para emprender en septiembre (III): ¿Vales para esto de emprender?

Puedes seguir la serie completa en este enlace.

III.- ¿Vales para esto de emprender? ¿Voy sólo o acompañado? ¿Externalizo o no?

Algunos consideran a los emprendedores unos superhéroes, pero no hay que exagerar, el secreto es el trabajo y el esfuerzo, y hay muchas personas que se esfuerzan y trabajan duro todos los días sin ser emprendedores. Lo que sí hace falta es cierta madera de liderazgo, incluso aunque no seas tú mismo el que va a dirigir el proyecto. Es un liderazgo interior, más bien una altísima dosis de iniciativa y empuje personal. Dosis razonables de organización, conocimientos y experienia vienen muy bien también. Ahora bien, el no valer para emprender no es malo ni bueno.

¿Y si no te ves adecuado para agarrar los mandos del nuevo proyecto? Pide ayuda, busca socios. Esta serie de artículos están escritos desde la perspectiva del proyecto personal para construir una actividad profesional nueva, pero según dimensiones este proyecto necesitarás un equipo. Los buenos proyectos se caracterizan en primer lugar por el equipo que los desarrolla.

Si tu objetivo es de autoempleo, puedes comenzar en solitario con el apoyo de terceros en las áreas en las que no eres especialista y que no forman parte de tu núcleo del negocio. La única condición es que lo que constituye tu diferenciación, tu núcleo del negocio, no debe estar externalizado. Fuera del equipo del proyecto sólo deben quedar las piezas que sean intercambiables en cualquier momento sin que eso afecte al negocio.

Próximo tema: «tu producto».

Prepárate para emprender en septiembre (II): La oportunidad

Puedes seguir la serie completa en este enlace.

II.- La oportunidad

La búsqueda de océanos azules (esos huecos que no están ocupado en el mercado para nuestro producto/servicio) es un concepto que hay que entender de forma amplia, es decir, no se trata de hacer algo que no hace nadie hasta el momento, sino de hacerlo de forma diferente.

Una de las cosas que mejor recuerdo que me enseñaron en un curso de creación de empresas hace muchos años es que con un pequeño porcentaje de cuota de mercado podía disponer de un buen negocio. Por tanto de lo que se trata es de conseguir esa cuota de mercado de la forma más barata y rápida posible. Podemos hacer lo mismo que muchos otros, tan sólo tenemos que hacerlo algo diferente para atraer a nuestros clientes.

Sé que esto puede parecer poco ambicioso, pero no todos tenemos que dominar el mundo para tener una profesión o un negocio próspero. Así que retomemos la lista creada en el punto anterior intentando describir tres opciones de oportunidades por cada item de la lista. De todos ellos muchos se caerán por sí mismos, irrealizables, de necesidades ingentes de recursos o simplemente que no nos gustan. Pero habrá uno o dos que destaquen a tu vista, sólo para ti, a cualquier otro no le dirán nada, pero a ti te reclaman tu atención. Bien, ya tienes el origen de tu oportunidad.

Si hasta aquí las cosas han ido bien, tienes lo que te gusta o se te da bien y ves ciertas posibilidades de que se convierta en tu profesión y estás interesado en convertirte parte del proyecto, es el momento de continuar evaluando hasta dónde vales para emprender y si no es tu caso eoncontrar la manera de solucionarlo.

Siguiente punto: «¿vales para esto de emprender?».

Prepárate para emprender en septiembre (I): Lo que se te da bien

Comienzo una serie de más o menos una docena de breves artículos sobre cómo empezar un proyecto propio online. Publicaré un artículo cada día y espero que sean de utilidad para todos los que están pensando en comenzar un nuevo proyecto personal en internet de cara a septiembre.

Se trata sólamente de mi visión personal así que no tienes por qué estar de acuerdo y te invito a expresar tus opiniones en los comentarios de los sucesivos artículos. Puedes seguir la serie completa en este enlace.

El objetivo es plantear de forma rápida el proceso de emprendimiento desde la perspectiva de uno mismo cuando quiere acometer un proyecto propio profesional y es la primera vez que se hace.

I.- Lo que se te da bien

Una de las dificultades de emprender es intentar hacer algo que no se te da bien o no te gusta. Creo que no es habitual aunque conozco algún emprendedor en serie del mundo offline que ha ido montando o participando en negocios sopesando sobre todo la variable de la rentabilidad y los recursos necesarios para acometerlos. Pero aún así, esta persona tiene una vocación comercial que es común a todos sus proyectos, y a decir verdad, su segundo emprendimiento fue algo que le gustaba especialmente y con lo que habia soñado desde hacía mucho tiempo.

Cuento esto para llegar al punto de «lo que te gusta especialmente». Probablemnte se te da bien algo que te gusta, pero seguro que tienes unas cuantas cosas que te gusta practicar, aficiones, que podrían convertirse en tu modo de vida, en una actividad profesional. ¿Por qué no?

Yo mismo convertí mi afición en mi profesión y mi profesión en mi afición, hace ya casi 15 años. Por una simple cuestión práctica: mi afición me permitía ganarme la vida y en lo que inicialmente elegí como profesión no tenía forma de entrar (o no supe como hacerlo).

Si tienes esa inquietud de hacer algo propio, (o la necesidad de hacerlo, que ya hablaré en el tercer punto/artículo qué pasa cuándo no valemos para emprender, que no es malo ni bueno, no todos somos iguales), sugiero que cojas un papel y un lápiz y hagas una lista de las cosas que te gusta y que no te importaría convertir en tu profesión.

Aunque parezca un método un poco pueril, es una buena forma de empezar a acotar las opciones y posibilidades que tenemos cada uno de emprender un proyecto propio (o en equipo, pero eso es el punto sexto más o menos de la serie). Por cierto, lo del papel y el lápiz no es un símil, recomiendo encarecidamente utilizar un papel y un lápiz porque se activan partes del cerebro diferentes que cuando se escribe en un ordenador, especialmente las áreas relacionadas con la creatividad.

Mañana hablaré de «la oportunidad.»