serie emprender en septiembre Loogic Startups
Seleccionar página

Analizando el impacto de una serie de contenidos

Durante doce días de agosto consecutivos (excluyendo fines de semana) he publicado un breve artículo de una serie enfocada en ideas sobre el proceso de arranque de un nuevo neogocio o emprendimiento. El que haya seguido la serie se habrá dado cuenta de mi interés en medir lo que ocurre con cada actividad que realizamos.

Pues bien, voy a medir lo que ha ocurrido con esta serie de artículos publicados.

Contexto:

  • días centrales del mes de agosto en el que el tráfico online disminuye con respecto a otros meses.
  • ritmo de publicación con contenidos en el blog moderadamente bajo (dos de media) y pocas publicaciones sobre inversiones que son las más atractivas (leídas) en Loogic.
  • tráfico general del blog uniforme durante el mes.

Resultados de analizar los datos de visitas a los contenidos de la serie:

  • la etiqueta de la serie emprender en septiembre enlazada en todos los artículos ha generado en conjunto un número de visitas superior al del artículo individual más visitado: repetir el enlace es buena idea porque siempre hay alguien que lo ve por primera vez.
  • cada artículo de la serie ha sido menos leído que el anterior: cada vez era menos interesante para los lectores asiduos.
  • el último artículo de la serie ha sido leído tres veces menos que el primero: a los lectores fieles les ha cansado la línea argumental o se les ha hecho muy pesado seguir día a día de mi discurrir.
  • ninguno de los artículos parece haber posicionado bien en Mr.G: no era la intención, no estaban optimizados y eran más bien breves, así que no hay sorpresas.

Mis conclusiones personales:

  • parece que las series de artículos tan largas no suponen un beneficio adicional para el blog.
  • parec que es mejor escribir un artículo largo que dos cortos.
  • parece que repetir los enlaces hacia un contenido es bueno para generar tráfico adicional entre los usuarios menos habituales.
  • estas conclusiones no son extrapolables a ninguna otra serie de este blog o de cualquier otro: la influencia del momento del año (vacaciones para una gran cantidad de profesionales), temática de opinión, perfil de visitantes, etc. Por eso en mis conclusiones digo «parece que».
  • en cuanto se me ocurra una serie de una temática (que yo crea) interesante volveré a repetir a ver qué pasa.

Y para los que no lo habéis leído, aquí están los artículos:

Prepárate para emprender en septiembre (y XII): Vendiendo (o no)

Este es el último artículo breve de la serie emprender en septiembre.

A estas alturas (después de todos los demás procesos y actividades) ya estarás vendiendo tu producto. ¿No vendes como esperabas? No pasa nada, aunque si has acertado a la primera eres mi héroe. Estás muy cerca del éxito, si no vendes como tenías previsto, o incluso si los planes te están saliendo bien, sugiero que no olvides algunas cosas como las siguientes:

  • Pregunta: primero a tus clientes, después a los que tienes alrededor. Todo lo que te digan es valioso, tendrás que tamizarlo, pero en cada comentario sobre tu producto encontrarás claves de mejora.
  • Mide: para saber lo que pasa realmente en tu negocio, de dónde vienen los clientes, etc., tienes que medir. Medir es de un capítulo anterior, pero es tan importante que no puedes dejar de hacerlo para poder tomar decisiones sobre tu negocio con la mayor cantidad de información posible.
  • Cambia: dicen que si va bien mejor no tocarlo, pero si tu negocio no evoluciona acabará por desaparecer así que no pierdas la oportunidad de cambiar cosas, probar alternativas, nuevos caminos, etc. Entre otras cosas para eso estás midiendo.
  • Busca sinergias: no descartes colaboraciones con otros negocios. Sé generoso mientras no te ates con nada ni con nadie (a mí nunca me han gustado las exclusividades), no tienes nada que perder y puede que mucho que ganar.
  • Refuerza tu equipo: lidera tu equipo de trabajo si lo tienes, guíalo y refuérzalo donde sea necesario. Pocos negocios funcionan sin un buen equipo. ¿Eres un emprendedor orquesta? Vale, pero con equipo.

Prepárate para emprender en septiembre (XI): Lo que no eres y lo que sí

Puedes seguir la serie completa en este enlace.

Mi visión de comunicar un proyecto es contar de la manera más sencilla y transparente lo que haces, cómo lo haces y para qué lo haces. No me gusta añadir adjetivos marketinianos que no son ciertos o que no aportan valor al producto o servicio que se está ofreciendo.

Incluir en el mensaje cualidades grandilocuentes que no aportan nada específico al producto nunca me ha convencido como estrategia para generar más impacto. Es lo que hace la teletienda, y puede que a corto plazo funcione, pero no para crear un negocio sólido de futuro. Evita esas cosas que no eres dentro del mensaje cuando vendas tu producto:

  • no eres un revolucionario: tal vez sí, pero que eso lo juzgue el tiempo.
  • no eres único: la exclusividad de ser único es efímera, incluso cuando eres el primero en algo. Ten cuidado con creer que ser el único es un valor, hay muchas maneras de tener competencia.
  • no eres el más barato: puede que lo seas temporalmente, pero si entras en la competición por ser el más barato puedes acabar sin márgenes, dando un servicio de mala calidad y con una imagen deteriorada. Los negocios basados en el precio más barato necesitan mucho apoyo financiero, si estás empezando no parece una buena estrategia apostarlo todo al precio.

En cambio sí eres otras cosas, aprovéchalas:

  • el mayor experto en tu campo: si no lo eres todavía ya estás tardando en serlo, y sobre todo, en demostrarlo. Cuéntale al mundo (tus clientes) que eres el que más sabe de lo tuyo y por eso tienen que comprarte a ti.
  • más ligero que la competencia: mantén tu estructura al mínimo, tus costes fijos por los suelos, invierte casi todo en vender no en ser. El dinero de las ventas te dará la financiación para crecer en las estructuras o infraestructuras que necesitas para ser más competitivo, más grande y mejor. No desperdicies tu ventaja de ser ligero.

Prepárate para emprender en septiembre (X): ¿Qué vas a medir?

Puedes seguir la serie completa en este enlace.

Doy por hecho que vas a dedicar una gran parte de tu tiempo a medir lo que ocurre con tu web, tus clientes, tu negocio, en todos y cada uno de los campos donde tienes algo que se puede medir. Y lo doy por hecho porque es la única forma en la que conseguirás mejorar y optimizar tus procesos y en definitiva tus ventas para lograr el éxito.

Planifica todas las mediciones que vas a realizar de manera directa o indirecta, de forma que si tienes que preparar algo para realizar esas mediciones lo tengas en marcha desde el primer momento. Desde las páginas de tu web que más se visitan hasta la forma en que contactan contigo los clientes potenciales, pasando por los valores de conversiónde cada canal de captación, etc.

Todo se puede medir, y aunque no lo midas todo desde el principio, conviene que tengas planificadas las mediciones importantes que te serán de ayuda después de analizadas para tomar decisiones que mejoren tu negocio.

Si necesitas alguna sugerencia:

  • sácale partido a GAnalytics: configuración de objetivos, embudos de conversión y metas de comercio electrónico.
  • recopilación de datos en hojas de cálculo: aunque pueda ser un sistema poco automatizado en la captación de datos, todo lo referente a contactos con clientes, tiempos de respuesta, valores medios de presupuestos o contratación, etc., los puedes llevar inicialmente con una hoja de cálculo si no quieres usar una aplicación de gestión de propuestas comerciales.

Prepárate para emprender en septiembre (IX): Listo en 3, 2, 1…

Puedes seguir la serie completa en este enlace.

El lanzamiento de un nuevo producto o servicio es siempre una incertidumbre. Nos hemos marcado una fecha pero no sabemos si podremos cumplirla porque queremos que algunos detalles menores pero de gran importancia estén resueltos, y han surgido algunas cuestiones inesperadas en el proceso de desarrollo, bien en relación a la tecnología, al modelo de negocio, a la fijación de precios, a la funcionalidad incluída…

Hasta aquí todo entra dentro de lo normal. Si no puedes fijar una fecha con total exactitud empieza a avisar con un «muy pronto…» y utiliza la web para crear algo de espectativa, o para explicar a rasgos generales tu producto antes de tenerlo listo para los clientes. Aprovecha y capta los datos de esos clientes potenciales que quieren saber más y ofréceles ventajas por ser los primeros. Ten en cuenta que tus primeros clientes te van a ayudar en el proceso de consolidación de tu oferta gracias a sus comentarios, valoraciones y comportamiento antes lo que ofreces, así que se merecen una recompensa.

Además, cuanto antes pongas la web informativa en marcha antes Mr.G.(oogle) la empezará a considerar para enviarte visitantes. No cuentes con gustarle mucho al principio, pero sí lo suficiente para atraer a usuarios de la larga cola, y nunca un visitante está de más.

Finalmente el día D no estarás listo, pero eso está dentro del proceso normal de lanzamiento y forma parte de uno de las guías de tu negocio: evolucionar de forma constante.

Prepárate para emprender en septiembre (VIII): ¿Todavía no te has puesto manos a la obra?

Puedes seguir la serie completa en este enlace.

Hasta que no empieces a vender no sabrás cómo es en realidad tu cliente, cómo es el producto que quiere, qué te piden los clientes que cambies, qué te das cuenta tú mismo que debes cambiar, y después, qué debes mejorar en tu producto.

Por mucho que creas que lo sabes no es así. Dime un sólo negocio de éxito cuya versión actual sea exáctamente la versión con la que empezó. No podrás, porque no existe. El simple paso del tiempo hace que cambien las necesidades y las oportunidades de los negocios. Pero incluso antes de eso, tendrás que cambiar tu hoja de ruta porque los usuarios y clientes van a marcar el camino de qué es lo que quieren.

Esa adaptación al mercado es una de las cosas más interesantes de gestionar tu propio proyecto, que no dependes de nadie que te dicte el camino sino que tú decides en función de tus usuarios. Cuanto antes empieces a relacionarte con ellos antes sabrás lo que necesitan y por lo que están dispuestos a pagar.

No esperes más y arranca, ponte manos a la obra y ofrece tu producto incluso antes de tenerlo. Recibirás aportaciones de tus clientes potenciales y el proceso de adaptación al mercado ya habrá empezado.

Cuanto antes empieces antes será una realidad, y un éxito.

Prepárate para emprender en septiembre (VII): Elección de tecnología

Puedes seguir la serie completa en este enlace.

Todo negocio, especialmente online, necesita de la tecnología, ¿pero cuál y cuánta? Lo primero es tener claro si tu negocio es tecnológico o no. Simplificando, la respuesta es muy fácil, si vendes tecnología (producto o servicio), entonces eres una empresa tecnológica, si no vendes tecnología no lo eres.

Al comienzo la tecnología debe ser una herramienta, no un condicionante para el desarrollo de tu negocio, así que el objetivo debería ser elegir tecnología sencilla, rápida de implementar y de apender a usar, y barata. Si tienes éxito y la tecnología seleccionada no es escalable o se queda corta en funcionalidad significa que la has amortizado (calcula tu ROI) y por tanto puedes dar el siguiente paso y evolucionar la tecnología que utilizas de forma ordenada y sin haber desperdiciado recursos.

Evita los estereotipos sobre si una tecnología u otra (lenguajes de programación, herramientas, infraestructura, etc.) es adecuada o no para un determinado fin. Hay mucha ideología alrededor de los técnicos y eso puede llevarte a elegir una tecnología más cara o más complicada porque «es mejor». Pero si la tecnología es una herramienta para tu negocio, entonces no «es mejor» en sentido general, debe ser mejor para ti.

Elige en función de tus recursos (conocimientos, capacidades y dinero), y lo único importante es que los números muestren que es rentable en horas de trabajo y coste económico con respecto a los ingresos.

Sé que es una visión simplista, y que a muchos les parecerá que degrada la importancia de la tecnología, pero en un negocio lo que es realmente importante es vender, y nada más que vender.

Prepárate para emprender en septiembre (VI): Lo que no tienes

Puedes seguir la serie completa en este enlace.

VI.- Lo que no tienes

A estas alturas sabrás que no eres el mejor en todo y que no sabes de muchas cosas que parecen importantes. No cometas el error de pensar que los campos que desconoces no son relevantes por el simple hecho de que no los conoces. Legal, fiscal, tecnología, marketing… si eres bueno en alguno de esto campos en el resto no lo serás tanto, pero tienes que tenerlos presentes en la medida en que sean necesarios para el desarrollo de tu negocio.

No te queda otra que contar con los servicios de un especialista. Para facilitar las cosas, disecciona tus necesidades de cada campo en capítulos para acometerlos de manera progresiva. Los propios especialistas con los que cuentes en cada caso deberían ayudarte a programar el calendario de necesidades según el estado y evolución de tu negocio, de forma que no sea un lastre ni te genere una escasez de recursos que impidan el desarrollo del negocio.

Si has sido capaz de crear un equipo multidisciplinar para tu proyecto, enhorabuena. Si en tu equipo hay habilidades solapadas, intenta remediarlo redistribuyendo las responsabilidades de los miembros y reciclando los conocimientos y actividades de cada uno, empezando por ti el primero.

He dado un consejo por párrafo, más de lo que me gusta hacer porque yo soy más de mostrar los caminos para que cada uno escoja el suyo que dar consejos categóricos sobre todo cuando no me los han pedido, así que mas que tomar al pie de la letra mis comentarios utilízalos como reflexión para encontrar de una manera u otra la forma de cubrir tus limitaciones.

Una de las formas de cubrir las limitaciones al inicio de un proyecto es reduciendo su alcance. Precisamente del alcance de la tecnología que tenemos que usar en nuestros proyectos va el siguiente artículo: «Elección de tecnología».

Prepárate para emprender en septiembre (V): Tus recursos

Puedes seguir la serie completa en este enlace.

V.- Tus recursos

Marketing, redes sociales, tecnología, gestión… hay muchas cosas para hacer todos los días y si estás sólo o con un equipo pequeño hay que organizarse para llegar a todo. Para distribuir tu tiempo de trabajo has de tener claras las prioridades, y lo primero es vender.

Eres un vendedor, un comercial. Vendes tu producto, pero en realidad tú eres tu producto. Tú mismo te tienes que convertir en tu producto. Nadie va a vender por ti. El marketing y las redes sociales no venden, venden las personas haciendo marketing y estando en las redes sociales o donde tengas que estar.

Haz un calendario y márcate un horario para las actividades importantes. Recuerda que vender no es sólo hablar de tu producto, es estar presente donde están tus clientes potenciales: presencia online para vender. Selecciona los canales más adecuados para tener presencia y mide los resultados.

¿No sabes por dónde empezar? Por el principio, permiteme la perogrullada, es decir, por una buena web con todo lujo de detalles explicando lo que ofreces. No te quedes corto, no temas repetirte, explica lo que ofreces, cómo y por qué. Y después habla de tu sector, demuestra que sabes de lo que vendes, que tú eres tu primer cliente (por si tenías dudas sobre tener un blog asociado a tu web espero que ya lo tengas claro).

Próximo tema: «Lo que no tienes».

Prepárate para emprender en septiembre (IV): Tu producto

Puedes seguir la serie completa en este enlace.

IV.- Tu producto

Hace unos meses escribí un artículo sobre «el producto» en una tienda online. Comentaba que el producto para mí es una combinación de variables que hace que se produzcan las ventas: precio, atención al cliente, fotografías, información y descripciones, contenido de valor añadido y exclusividad.

En este caso me refiero a producto como el producto o servicio que ofreces en tu negocio en un sentido amplio, a lo que te dedicas. Es decir, de lo que se te da bien obtuvimos la oportunidad, y ahora hay que convertir esa oportunidad en un producto para el mercado.

Ahora es el momento de pensar en los clientes, cómo quieren lo que les vas a ofrecer, cómo lo van a adquirir y por qué. Si puedes hacer un sondeo real, una encuesta o tener un una base de opiniones reales sobre las que trabajar, aunque lo normal es que disponer de esa información sea más complicado de lo que parece. Por tanto, diseñamos nuestro producto (o servicio) en función de las necesidades y gustos que creemos que tienen nuestros clientes.

El resultado es que nuestro producto será imperfecto, porque tú probablemente no eres una muestra representativa de tus clientes. Así que para validar tu producto lo mejor (y en realidad la única posibilidad que tienes) es la de salir a la venta. Uno de los errores más comunes es no querer salir al mercado hasta que no tienes el producto terminado al 100% cuando lo que hay que hacer es salir al mercado con el producto al 10% y recoger todas las reacciones de los clientes y clientes potenciales para mejorar el producto y adaptarlo a los que realmente lo van a comprar.

Si esperas a tener terminado más de un 25% de tu producto antes de salir al mercado estás tardando demasiado y desperdiciando recursos, porque tu producto tendrá cosas que el cliente no valora tanto y le faltarán otras que no sabrás cuáles son hasta que no te lo digan los clientes.

Si tu producto está basado en un desarrollo informático, una aplicación con múltiples funcionalidades asume el reto de salir al mercado en cuanto tengas el 10% de tus funcionalidades disponibles aunque te parezca una barbaridad escasa. Si se trata de un servicio con una serie de prestaciones y valores añadidos, sal al mercado con el servicio en cuanto estés disponible para ofrecerlo aunque esté incompleto. Si se trata de un producto que fabricas, deja los adornos, las mejoras, las perfecciones y los extras para cuando ya hayas vendido.

Y no te olvides de recoger las impresiones de tus clientes potenciales aunque no vendas, eso te dirá por dónde has de construir tu producto para venderlo.

Página 1 de 212