Stamphoto, certificación de fotografías, el valor de una prueba

stamphoto

Artículo escrito por Manel Cervera Díaz, Director de Desarrollo de negocio de Lleida.net

Hay un dicho que afirma que vale más una imagen que mil palabras. En no pocas ocasiones, es requerida una imagen para demostrar un hecho y bien sabemos el valor que tienen las imágenes en nuestra cultura. Las cámaras compactas ya habían democratizado el uso de la imagen, pero la revolución que se ha producido con la incorporación de cámaras en los teléfonos móviles inteligentes ha llevado la fotografía a mil y un ámbitos, más allá de la estética. Entre ellos, el de demostrar un acontecimiento o una situación.

La certificación de imágenes lleva un paso más allá las posibilidades de demostrar ese hecho o situación, pues implica que la imagen tomada con el dispositivo móvil ha sido incorporada en un certificado al que se le añaden también los datos GPS del dispositivo, un sello de tiempo que certifica el momento exacto en que fue tomada la imagen y una firma electrónica de la entidad certificadora. Así, la imagen adquiere valor como prueba y su eficacia probatoria se refuerza, siendo más eficaz que una fotografía sin certificar.

Clic para ver tamaño completo

Haciendo uso de una tecnología al alcance de cualquiera con la app Stamphoto empresas aseguradoras, energéticas, seguridad, transportes, ecommerce… y usuarios usan la certificación de imágenes para obtener evidencias o dejar constancia de hechos a partir de las fotografías tomadas con el dispositivo móvil, que puede ser el Smartphone, el smartwatch o las Google Glass.

Cinco usos en los que una imagen vale más que mil palabras:

  • Entrega de un paquete: el transportista puede certificar mediante una imagen el momento de entrega de un paquete en una dirección concreta a una hora, pudiendo verificar la persona a la que le hace entrega de la mercancía.
  • Reclamación por desperfectos: las típicas goteras en casa o los azulejos rotos son desperfectos comunes por los que se suele reclamar a las aseguradoras. Al enviar la reclamación con fotografías certificadas adjuntas, se determina la fecha y hora de la fotografía y su localización, que posteriormente podrá comprobar el perito de la aseguradora, pero le sirve al usuario como prueba de la situación.
  • Trabajos mecánicos: antes de comenzar un trabajo, el operario realiza una fotografía certificada del estado del aparato o vehículo a reparar conforme el presupuesto realizado.
  • Lectura del contador: enviar una fotografía certificada de la lectura del contador de la luz, del gas o del agua, obteniendo una prueba de la fotografía enviada.
  • Estado de entrega de un bien de alquiler: al entregar un coche alquilado, tanto el usuario como la empresa, pueden certificar mediante imágenes el estado del vehículo alquilado. Lo mismo se puede hacer con cualquier otro bien de alquiler: ropa, material electrónico, apartamentos, habitaciones, bicicletas…