Sobreviviendo a internautas impacientes y despiadados

nielsen.jpgDesahogando la lectura de feeds me encuentro una interesante nota en BBC Mundo -abordada también en Techtear– donde se comentan los resultados del informe anual sobre los hábitos en el uso de Internet publicado por Jakob Nielsen, autoridad respetadísima en el ámbito mundial sobre usabilidad web (más información sobre él en Useit.comLa Wikipedia). Por más que busqué el bendito informe (y que mejor lugar que su columna Alertbox o el sitio de su consultoría Nielsen Norman) no lo encontré así que los datos que les presento son de la misma nota de la BBC:

  • Si en 1999 el 60% de la gente lograba cumplir lo que quería al ir a Internet, ahora el porcentaje llega al 75%.

  • En el 2004 los internautas visitaban una página principal y de ahí pasaban a otros sitios; ahora sólo el 25% de los usuarios sigue tal rito y el resto utiliza un buscador para ir directamente a donde quiere.

  • El que ahora la gente que usa Internet sabe lo que quiere y cómo hacerlo ha vuelto a los internautas muy resistentes a promociones destacadas y distracciones.

  • La gente quiere sitios que les lleven sin rodeos a lo que buscan, lo que los vuelve impacientes y en cierto modo «más despiadados» que en años pasados.

  • Los propietarios de los sitiosnota personal: o los webmasters, quizás- no han comprendido lo anterior y aún sienten que el suyo es interesante, especial y la gente está feliz con todo lo que se le arroje.

Ante lo anterior vale la pena plantear si en nuestros sitios web aplicamos la premisa Al cliente lo que pida (en este caso usuario o visitante) u optamos por la fidelización y moldeamiento a la idea que tenemos contemplada.

Sea una u otra a lo que si me parece indispensable dar primacía en el sitio web de nuestra pyme u startup es a:

  • Optimizar la velocidad de carga del sitio.

  • Aplicar los criterios de usabilidad básicos.

  • Favorecer el traslado interno del usuario.

  • Mejorar el posicionamiento para las búsquedas claves de lo que ofrecemos.

  • Última y no menos importante: no presionar al visitante.

    ¿Resultará complicado, tomando en cuenta estas recomendaciones, lidiar con internautas impacientes y despiadados?

Los comentarios están cerrados.