Series, descargas y el futuro de la televisión | Loogic Startups

Por Iván San Martín, fundador de Catódicos.

El año 2008 será un año crucial para la industria televisiva. En lo que a producción se refiere está siendo atípico. Arrastra del año anterior la huelga de guionistas. Los guionistas pedían percibir un porcentaje de los beneficios que se obtienen de los nuevos medios, como las ventas de episodios y al no conseguirlo fueron a la huelga. Todas las series suspendieron su producción. Las que habían empezado a emitirse como Heroes acortaron la temporada. Otras como 24 retrasaron su vuelta hasta una fecha sin concretar. Los guonistas creían tener fuerza suficiente para ganar el pulso, pero las televisiones programaron realitys en lugar de series y el espectador no parecío notar la diferencia, por lo que los guionistas van perdiendo fuerza día a día.

Es difícil creer que en la mejor época de la ficción televisiva un espectador acostumbrado a ver The Wire se conforme con ver a un señor holgazaneando en un sofá. Lo que sucede realmente es que el espectador ya no necesita la televisión para disfrutar de la mejor ficción televisiva.

Desde el año 2004 estamos cambiando la forma de consumir televisión. Aquel 2004 se estrenó Perdidos y ocurrió algo sin precedentes. Gente de todas partes se enganchó con la historia de los supervivientes del vuelo 815 de Oceanic Airlines a pesar de que ninguna televisión lo emitiera en su pais. En muchos grupos de amigos pasaban de mano en mano los DVD con aquellos primeros capítulos en los que el humo negro nos tenía pegados al sofá durante 45 minutos. La serie se convirtió en motivo de charla y discusión tan habitual como un partido de fútbol. Traspaso la frontera de la emisión tradicional y se convirtió en la primera serie global.


A partir de aquel momento estamos cambiando nuestra forma de consumir televisión. Nos dimos cuenta de que internet mejoraba nuestra experiencia televisiva sobre todo en dos aspectos. Por una parte nos ofrecía la posibilidad de ver el episodio que quisiéramos sin necesidad de sentarnos en la hora y el día programados, y por otra, nos ofrecía un catálogo de series exponencialmente mayor del que nos ofrecían nuestras televisiones locales.

Desde entonces hasta ahora la revolución ha avanzado silenciosa pero rápidamente gracias a la comunidad. Esa comunidad que nos ofrece la capturas del episodio minutos después de la emisión de un episodio y que lo subtitula a nuestro idioma en cuestión de horas. Lo que al principio era cuestión de un fenómeno aislado como fue Perdidos se ha convertido en una nueva forma de entretenimiento.

La industria parece haber estado observando y aprendiendo de los usuarios. Aprendió de la industria musical que no se puede poner puertas al campo y ha empezado a ofrecer alternativas interesantes al usuario. El primer paso fue la venta de episodios. Tanto iTunes como Amazon ofrecen temporadas completas de casi todas las series estrellas y, a pesar de tener que pasar por caja por ver algo que la televisión tradicional ofrece sin coste, el negocio funciona. Además de la descarga de pago muchas de las grandes cadenas ya ofrecen sus episodios en streaming. Hay también propuestas mas innovadoras, como la de NBC con Hulu, donde ofrecen en streaming series como House o Prison Break. La última propuesta ha sido la de HBO que ofrece a sus suscriptores, dado que es un canal que emite por cable, 400 horas de entretenimiento digital sin coste adicional. Son iniciativas muy interesantes, pero adolecen aún de pensamientos tradicionales que las limitan. La limitación mas importante de todas es que sólo pueden disfrutarse si resides en EE.UU. Hulu, la mas innovadora de las alternativas de la industria, pierde la posibilidad de ser caballo ganador con esa limitación.

Quizá deberían ser mas atrevidos aún. Ellos pueden ser los principales beneficiados de esta revolución, por señalar algunos motivos:

Ya no hay barreras territoriales: Cualquier productora, puede ofrecer su producto a un usuario en la otra punta del mundo, sin depender de vender los derechos de la serie a una televisión local, amplia su target a todo el mundo.

Ya no hay barreras temporales: Pueden estrenar una serie el mismo día en todo el mundo sin ampliar los costes de distribución. Imagina la cantidad enorme de publicidad gratuita que recibiría en los medios un estreno simultaneo del primer episodio de la cuarta temporada de Perdidos.

Ya no hay barreras horarias: Por muy grande que sea la NBC sólo dispone de 24 horas diarias de emisión. Por ello todo lo que se emita durante ese tiempo tiene que ser lo mas visto. Por supuesto, eso no quiere decir que sea lo mejor, lo sabemos, ni que lo que se retira no sea bueno. Así series estupendas como Jericho o Veronica Mars se retiran de la parrilla, a pesar de tener legiones de fans, que podrían hacer la serie rentable en la red al no tener que competir por el share.

Ya no hay barreras creativas: Libres del esclavísmo del share se pueden hacer productos innovadores que pueden encontrar su público aunque no sean productos de masas, mucho mas difíciles de fabricar que un buen producto de nicho. Sirva como ejemplo HBO, que no sufre el yugo del share, ha producido verdaderas obras maestras de nuestro tiempo como Los Soprano o A dos metros bajo tierra. Nunca hubiéramos disfrutado de ellas de haber tenido que competir por la cuota de pantalla.

Ya no hay barreras económicas. Las grandes pueden producir cientos de series con presupuestos modestos que serán rentables si encuentran su público. A su vez productoras pequeñas pueden ofrecer su obra a todo el mundo y competir con las grandes en igualdad de condiciones.

Ya no hay barreras publicitarias: La red ofrece soluciones publicitarias para la ficción televisiva que harían estremecerse a los publicistas. Posibilidades que aumentan el nivel de atención y la posibilidad de diversificar en un medio tan estancado y tan intrusivo publicitariamente como la televisión. Posibilidades que aun no somos capaces de imaginar, pero que tendremos aquí mañana.

¿Y a mi en que me beneficia esta revolución? Seré breve. Imagina estar sentado en el sofá de tu casa, encender el televisor y en dos clics ver cualquier episodio de cualquier serie de cualquier época. Disfutar de Tony Soprano, de John Locke, del Capitán Furillo, de Sam Malone… Imagina, hacerlo desde el ipod, el teléfono móvil, el ebook…

Ese es el futuro de la vieja televisión.
Libro Estrategia Lean

Te puede interesar:

  • Catodicos red social de series de televisión Como algunos sabéis soy un gran aficionado a las series de televisión americanas, sobre todo las que tienen un hilo argumental (Heroes, Perdidos, Prison Break, 24, ...) y hace tiempo […]
  • Catodicos ya está en abierto La plana mayor de Fivelab está anunciando la puesta de largo de Catodicos, la red social para aficionados a las series de televisión de la que hablamos cuando salió en beta […]
  • Stage6 cierra, fue bonito mientras duró Cuando apareció Yend IT parecía un sueño, al poco tiempo supimos que era un sitio que mostraba vídeos alojados en el servicio Stage6 y unos pocos meses más tarde se vio obligado a […]
  • Va de series, Espoiler.tv y Hernan Casciari Ya sabéis que me gustan mucho las series de ficción americanas. En estos momentos en mi parrilla está la cuarta temporada de Prison Break y la quinta temporada de Lost (sublime). […]