Entrevistamos a Roberto de la Cruz, Director General de RiskMS | Loogic Startups

RiskMS​ ​es la primera fintech española especializada en el ámbito regulatorio (RegTech). ​La empresa ha desarrollado distintas soluciones tecnológicas dirigidas a compliance y mitigación del riesgo operacional. En este primer punto, destaca AMLcheck. Es un software que ayuda a los Sujetos Obligados a cumplir con los requerimientos de la Ley de Prevención de Blanqueo de Capitales y Financiación del Terrorismo.

​¿Por qué os denomináis como la primera RegTech española?​

Decimos que somos la primera RegTech porque, a pesar de que existen soluciones especializadas en el mercado, ninguna tiene la potencialidad de AMLcheck. Esto es posible porque invertimos continuamente en I+D para adaptarnos a los cambios normativos y las distintas realidades de nuestros clientes.

AMLcheck está basado en algoritmos y motores de reglas que permiten crear KYCs cada vez más fidedignos y reducir los falsos positivos. De igual manera, estamos trabajando en la integración de sistemas de vídeo-reconocimiento facial que permite agilizar el proceso de onboarding sin necesidad de que el cliente esté de manera presencial.

Además, contamos con el expertise de CompliOfficer, un servicio de compliance officer externo en el que especialistas en cumplimiento normativo obtienen el máximo partido de la herramienta y facilitan a nuestros clientes el cumplimiento de los requerimientos legales. Nuestro objetivo es que los Sujetos Obligados pueden reducir costes y mejorar la interacción con el Regulador.

​¿Qué es un Sujeto Obligatorio?

​​Según el artículo 2 de la Ley 10/2010, un Sujeto Obligado debe cumplir una serie de requerimientos para la Prevención del Blanqueo de Capitales y Financiación del Terrorismo. Dentro de esta categoría de Sujeto Obligado, están incluidas entidades de crédito; aseguradoras y corredores de seguros; promotores y agencias Inmobiliarias; sociedades y agencias de valores; intermediarios financieros; actividades de cambio de moneda; comerciantes de joyas o metales preciosos, arte o antigüedades; casinos de juego, loterías u otros juegos de azar; determinadas fundaciones y asociaciones.

¿Qué es KYC​?​​

KYC es el acrónimo de Know-Your-Client. Es un proceso de identificación y verificación del cliente. Antes de comenzar una relación comercial con una persona, los Sujetos Obligados deben identificar y comprobar que realmente es la persona que dice ser, su profesión, el origen de sus fondos, etc.

AMLcheck no sólo te permite realizar este proceso de KYC sino que establece un score asociado a cada cliente. Esto es muy útil porque hay determinados clientes para las que no existe una prohibición expresa de mantener una relación comercial pero a las que sí se les debe hacer un seguimiento más cercano de sus operaciones, por ejemplo, los PEPs (Personas Expuestas Políticamente).

¿Puedes hablarnos de los fundadores de la empresa?

Fundé la compañía en 2012 como proveedor tecnológico de distintas compañías financieras en su proceso de transformación digital. Durante todos estos años, hemos desarrollando herramientas dirigidas al cumplimiento normativo, la mitigación del riesgo operacional y el reporte regulatorio.

¿Cómo estáis llevando vuestra propuesta de valor al mercado y cómo está siendo la acogida?

Nuestra estrategia go-to-market está basada tanto en venta directa como en el apoyo en partners nacionales e internacionales que nos permiten entrar en más mercados y complementar nuestra propuesta de valor. Durante los dos últimos años, nos hemos centrado sobre todo en la especialización en compliance ya que consideramos que es un tema tan delicado y complejo de abordar que la tecnología y nuestra experiencia puede ser de gran utilidad a la hora de cumplir con los requerimientos normativos. Grandes clientes están confiando en nosotros en este sentido y nos están recomendando. La experiencia satisfactoria de nuestros clientes es la mayor de nuestras recompensas.

​¿Podrías darnos un caso de uso de ​AMLcheck​?​

Nuestro cliente, como Sujeto Obligado, debe tener una serie de procedimientos definidos para cumplir con los requerimientos normativos respecto a la Ley de Prevención de Blanqueo de Capitales y Financiación del Terrorismo. En primer lugar, con AMLcheck puede comprobar que sus potenciales clientes no están en listas negras antes de empezar una relación comercial con ellos. Y, a partir de ahí, la propia herramienta realiza un screening de toda la base de datos para comprobar que alguno de estos clientes no se ha incorporado recientemente a alguna lista. strong>AMLcheck también permite realizar el KYC obligatorio para cada cliente, crear informes, expedientes con las operaciones de cada cliente, realizar comunicaciones al Regulador, etc.

¿En qué consiste vuestra estrategia para financiaros?

Hemos optado por crecer poco a poco y con sentido común. Hasta el momento, nos financiamos con fondos propios y parte de nuestros beneficios los reinvertimos en I+D para desarrollar nuevos productos y funcionalidades. Esta atmósfera de innovación, además de ser muy motivadora, nos permite siempre estar un paso por delante del mercado.

Te puede interesar: