Puzzle Phone demuestra que aún se puede innovar en el mundo de la tecnología

Parece una perogrullada decir que aún se puede innovar en el mundo de la tecnología, pero es que yo he vivido en los últimos años con la sensación de que estaba todo el pescado vendido, que o clonabas el negocio de éxito en USA o no ibas a tener oportunidad de progresar. Por suerte 2013 ha sido el año donde ha caído ese mito, ha sido el año donde gracias al crowdfunding han salido a la luz ideas realmente innovadoras y revolucionarias. También ha sido el año donde grandes empresas como Google se han atrevido a innovar de forma radical como con el caso de las Google Glass.

puzlephoneEn lo que a emprendimientos españoles se refiere también tenemos casos muy interesantes, como el de Puzzle Phone del que vamos a hablar hoy, una idea de Alejandro Santacreu que ha sabido rodearse de un gran equipo para hacerla realidad. Una idea que surge a la par de una muy similar en cuanto a su utilidad, el denominado Phoneblocks que se ha hecho muy conocido en los últimos meses gracias a la viralidad que ha logrado en blogs redes sociales.

Así nos cuenta Alejandro cómo surgió la idea de desarrollar Puzzle Phone: ante la negativa de Apple a reparar el botón Home de mi iPhone 4, estando en garantía, me motivó a realizar un boceto de lo que podría ser un móvil sencillo de reparar. Anteriormente ya le había dado vueltas al tema de un móvil modular, un concepto que no es nuevo y que, como el coche eléctrico, se resiste a ser desarrollado para el gran público.

Durante mi etapa como desarrollador de dispositivos móviles también pude comprobar como las pequeñas y medianas fábricas chinas, en ocasiones las mismas que fabrican para grandes marcas, eran incapaces de ofrecer al mercado una buena experiencia de usuario por un precio razonable. El motivo era y es, que la falta de estandarización en la plataforma Android les aboca a asumir tareas de desarrollo de firmware para las que no tienen equipo, tiempo y/o experiencia. El resultado es que más del 50% de los dispositivos Android de los que presume Erich Schmidt son puro «frankenware»: hardware desarrollado con prisas combinado con software desarrollado a martillazos

En enero de 2013 Alejandro publicó los primeros vídeos de su idea de teléfono modular y en verano al trasladarse a Finlandia para emprender y estudiar se lanzó de lleno a desarrollar lo que ahora es Puzzle Phone, para el cual está recibiendo muchos apoyos de universidades, instituciones y empresas para ayudarle a convertirlo en una realidad que estoy convencido podrá tener una buena acogida entre los early adopters deseosos de acceder a las últimas innovaciones tecnológicas y para lo cual animo desde aquí a Alejandro a recurrir al crowdfunding para impulsar aún más esta iniciativa tan interesante.