Proteger nuestros datos y ordenadores de los problemas eléctricos son un SAI (parte1)

Seguimos con la línea de comentar medidas de seguridad preventivas. Una de las mas útiles y habitualmente menos consideradas es disponer de un SAI (Sistema de Alimentación Ininterrumpida) para los ordenadores.

Estamos de nuevo ante un equipo considerado de nuevo un lujo o algo innecesario que solo sirve en raros casos de poca probabilidad. Habitualmente en una Pyme como mucho lo único que el informático consigue después de ser considerado en parte un catástrofista es que el único equipo protegido de la empresa sea el servidor corporativo.

215152_m.jpgServidor que generalmente suma y aglutina las funciones de centro de la red de la empresa donde residen y se guardan los datos comunes de los departamentos y datos relevantes de la empresa.

La Wikipedia define el SAI como:

Un SAI (Sistema de Alimentación Ininterrumpida), o más conocido por sus siglas en inglés UPS (Uninterruptible Power Supply: ‘suministro de energía ininterrumpible’) e incorrectamente generalizado como No break, es un dispositivo que gracias a sus baterías, puede proporcionar energía eléctrica tras un apagón a todos los dispositivos que tenga conectados. Otra de las funciones de las UPS es la de mejorar la calidad de la energía eléctrica que llega a los aparatos, filtrando subidas y bajadas de tensión y eliminando armónicos de la red en el caso de Corriente Alterna

Vamos a comentar desde un prisma algo menos teórico y más practico las dos funciones principales de un SAI.

Filtrar la corriente que llega al ordenador y compensar subidas y bajadas de luz

El SAI filtra en todo momento la corriente que le llega. Va acumulándola en las baterías y la sirve a los aparatos conectados a él. De este modo la corriente que sirve a los elementos conectados es una corriente continua, compensada y estabilizada.

Hay varios tipos de SAI con diversos nombres según el fabricante , los offline, online, interactivos, de doble conversión, con salida pseudosenoidal o senoidal…

La diferencia es su calidad y el margen de estabilización que tiene la corriente servida de salida a los aparatos conectados, habitualmente desde un 1% a un 15% de margen. Es decir en términos prácticos su capacidad de absorber las subidas o compensar las bajadas (con corriente de la batería) de alimentación eléctrica.

Tener un SAI garantiza que estos problemas eléctricos van a ser minimizados o descartados.

Una bajada de luz en electrodomésticos basados en motores (como una nevera) puede suponer que funcionen peor o a un rendimiento mas bajo pero en todos aquellos aparatos basados en circuitería, (televisiones, routers, ordenadores, …) tiene efectos poco conocidos pero evidentemente negativos.

En cuanto a las subidas de luz bastante peor, desde afectar solo a la fuente de alimentación del ordenador, hasta fundir y estropear la placa base, discos duros o componentes del ordenador. Con ello una subida de luz por tormenta o por una avería en la corriente puede causar un verdadero desastre informático en la empresa llevándose por delante ordenadores, centralita, etc…