Prepárate para emprender en septiembre (XI): Lo que no eres y lo que sí | Loogic Startups
Seleccionar página

Puedes seguir la serie completa en este enlace.

Mi visión de comunicar un proyecto es contar de la manera más sencilla y transparente lo que haces, cómo lo haces y para qué lo haces. No me gusta añadir adjetivos marketinianos que no son ciertos o que no aportan valor al producto o servicio que se está ofreciendo.

Incluir en el mensaje cualidades grandilocuentes que no aportan nada específico al producto nunca me ha convencido como estrategia para generar más impacto. Es lo que hace la teletienda, y puede que a corto plazo funcione, pero no para crear un negocio sólido de futuro. Evita esas cosas que no eres dentro del mensaje cuando vendas tu producto:

  • no eres un revolucionario: tal vez sí, pero que eso lo juzgue el tiempo.
  • no eres único: la exclusividad de ser único es efímera, incluso cuando eres el primero en algo. Ten cuidado con creer que ser el único es un valor, hay muchas maneras de tener competencia.
  • no eres el más barato: puede que lo seas temporalmente, pero si entras en la competición por ser el más barato puedes acabar sin márgenes, dando un servicio de mala calidad y con una imagen deteriorada. Los negocios basados en el precio más barato necesitan mucho apoyo financiero, si estás empezando no parece una buena estrategia apostarlo todo al precio.

En cambio sí eres otras cosas, aprovéchalas:

  • el mayor experto en tu campo: si no lo eres todavía ya estás tardando en serlo, y sobre todo, en demostrarlo. Cuéntale al mundo (tus clientes) que eres el que más sabe de lo tuyo y por eso tienen que comprarte a ti.
  • más ligero que la competencia: mantén tu estructura al mínimo, tus costes fijos por los suelos, invierte casi todo en vender no en ser. El dinero de las ventas te dará la financiación para crecer en las estructuras o infraestructuras que necesitas para ser más competitivo, más grande y mejor. No desperdicies tu ventaja de ser ligero.