Prepárate para emprender en septiembre (IV): Tu producto | Loogic Startups
Seleccionar página

Puedes seguir la serie completa en este enlace.

IV.- Tu producto

Hace unos meses escribí un artículo sobre «el producto» en una tienda online. Comentaba que el producto para mí es una combinación de variables que hace que se produzcan las ventas: precio, atención al cliente, fotografías, información y descripciones, contenido de valor añadido y exclusividad.

En este caso me refiero a producto como el producto o servicio que ofreces en tu negocio en un sentido amplio, a lo que te dedicas. Es decir, de lo que se te da bien obtuvimos la oportunidad, y ahora hay que convertir esa oportunidad en un producto para el mercado.

Ahora es el momento de pensar en los clientes, cómo quieren lo que les vas a ofrecer, cómo lo van a adquirir y por qué. Si puedes hacer un sondeo real, una encuesta o tener un una base de opiniones reales sobre las que trabajar, aunque lo normal es que disponer de esa información sea más complicado de lo que parece. Por tanto, diseñamos nuestro producto (o servicio) en función de las necesidades y gustos que creemos que tienen nuestros clientes.

El resultado es que nuestro producto será imperfecto, porque tú probablemente no eres una muestra representativa de tus clientes. Así que para validar tu producto lo mejor (y en realidad la única posibilidad que tienes) es la de salir a la venta. Uno de los errores más comunes es no querer salir al mercado hasta que no tienes el producto terminado al 100% cuando lo que hay que hacer es salir al mercado con el producto al 10% y recoger todas las reacciones de los clientes y clientes potenciales para mejorar el producto y adaptarlo a los que realmente lo van a comprar.

Si esperas a tener terminado más de un 25% de tu producto antes de salir al mercado estás tardando demasiado y desperdiciando recursos, porque tu producto tendrá cosas que el cliente no valora tanto y le faltarán otras que no sabrás cuáles son hasta que no te lo digan los clientes.

Si tu producto está basado en un desarrollo informático, una aplicación con múltiples funcionalidades asume el reto de salir al mercado en cuanto tengas el 10% de tus funcionalidades disponibles aunque te parezca una barbaridad escasa. Si se trata de un servicio con una serie de prestaciones y valores añadidos, sal al mercado con el servicio en cuanto estés disponible para ofrecerlo aunque esté incompleto. Si se trata de un producto que fabricas, deja los adornos, las mejoras, las perfecciones y los extras para cuando ya hayas vendido.

Y no te olvides de recoger las impresiones de tus clientes potenciales aunque no vendas, eso te dirá por dónde has de construir tu producto para venderlo.