Prepárate para emprender en septiembre (I): Lo que se te da bien | Loogic Startups
Seleccionar página

Comienzo una serie de más o menos una docena de breves artículos sobre cómo empezar un proyecto propio online. Publicaré un artículo cada día y espero que sean de utilidad para todos los que están pensando en comenzar un nuevo proyecto personal en internet de cara a septiembre.

Se trata sólamente de mi visión personal así que no tienes por qué estar de acuerdo y te invito a expresar tus opiniones en los comentarios de los sucesivos artículos. Puedes seguir la serie completa en este enlace.

El objetivo es plantear de forma rápida el proceso de emprendimiento desde la perspectiva de uno mismo cuando quiere acometer un proyecto propio profesional y es la primera vez que se hace.

I.- Lo que se te da bien

Una de las dificultades de emprender es intentar hacer algo que no se te da bien o no te gusta. Creo que no es habitual aunque conozco algún emprendedor en serie del mundo offline que ha ido montando o participando en negocios sopesando sobre todo la variable de la rentabilidad y los recursos necesarios para acometerlos. Pero aún así, esta persona tiene una vocación comercial que es común a todos sus proyectos, y a decir verdad, su segundo emprendimiento fue algo que le gustaba especialmente y con lo que habia soñado desde hacía mucho tiempo.

Cuento esto para llegar al punto de «lo que te gusta especialmente». Probablemnte se te da bien algo que te gusta, pero seguro que tienes unas cuantas cosas que te gusta practicar, aficiones, que podrían convertirse en tu modo de vida, en una actividad profesional. ¿Por qué no?

Yo mismo convertí mi afición en mi profesión y mi profesión en mi afición, hace ya casi 15 años. Por una simple cuestión práctica: mi afición me permitía ganarme la vida y en lo que inicialmente elegí como profesión no tenía forma de entrar (o no supe como hacerlo).

Si tienes esa inquietud de hacer algo propio, (o la necesidad de hacerlo, que ya hablaré en el tercer punto/artículo qué pasa cuándo no valemos para emprender, que no es malo ni bueno, no todos somos iguales), sugiero que cojas un papel y un lápiz y hagas una lista de las cosas que te gusta y que no te importaría convertir en tu profesión.

Aunque parezca un método un poco pueril, es una buena forma de empezar a acotar las opciones y posibilidades que tenemos cada uno de emprender un proyecto propio (o en equipo, pero eso es el punto sexto más o menos de la serie). Por cierto, lo del papel y el lápiz no es un símil, recomiendo encarecidamente utilizar un papel y un lápiz porque se activan partes del cerebro diferentes que cuando se escribe en un ordenador, especialmente las áreas relacionadas con la creatividad.

Mañana hablaré de «la oportunidad.»