Por qué me quiero dedicar el podcasting

En los últimos tres años no he tenido ningún proyecto de negocio significativo. He probado muchas cosas con pocos resultados, y actualmente he tomado una decisión.

Pero te voy a contar el cómo y el por qué.

Hace unos años que en Loogic no tenemos una actividad propia que genere negocio. Después de la gran actividad de Loogic Ventures y Smart Money, pasamos a embarcarnos en una alianza para potenciar la consultoría para empresas y el crowdfunding de recompensa para startups.

Esta aventura duró poco por diversos motivos que no vienen al caso. A partir de ahí, Javier tuvo la oportunidad de hacer una de las cosas que más le gusta para la empresa Sngular, de la que ahora es Director de Innovación Abierta a tiempo completo.

El comercio electrónico

Así que yo potencié mis experimentos en el comercio electrónico. He probado a vender productos comunes y productos especiales, y durante ese tiempo aprendí cosas muy interesantes sobre la oferta y la demanda, la influencia del precio en la venta de productos, el efecto de la escasez de la oferta… asuntos muy importantes que me servirán si algún día me decido a invertir de verdad en un comercio electrónico.

Por el momento, lo que más me gusta que es vendible, tiene dos inconvenientes que me hacen de freno: el producto es barato y se vende en muchos sitios, o el producto es demasiado de nicho y ya hay competidores que lo ofrecen. De esta forma, entrar en el mercado me resulta muy difícil, aun más sin equipo.

Volver al origen, la formación (primera parte)

Una vez que doy por terminados los experimentos, sobre todo porque tengo que pensar en crear un negocio sostenible, porque de experimentos no se vive, me siento a pensar.

Por cierto, lo de reservar un rato todas las semanas para pensar, al igual que hacer deporte, es de lo mejor que se puede hacer cuando tienes tu propio negocio. El día a día siempre te come, pero hay que fijarse como objetivos de ese día a día, tener el tiempo necesario para la familia, hacer algo de ejercicio y tiempo para reflexionar.

Cuando te acerques a los 50 años de edad te arrepentirás si no has practicado esas tres cosas (¡no!, yo todavía no he llegado, era solo un aviso). Sigo, que me desvío con temas colaterales.

Cuando uno quiere renovarse o reinventarse, tiene dos opciones: volver al origen o arrancar completamente de cero con algo divergente con respecto a lo que ha estado haciendo antes. Esto vale tanto para el plano personal como el profesional, pero yo me refiero al plano profesional, el personal lo tengo afortunadamente muy bien cubierto y estable.

Precisamente por este motivo, tomar un camino divergente de todo lo que he hecho hasta ahora no parecía lo más práctico (y eso que podría haberlo hecho, hubiera tenido el apoyo de mi entorno).

Así que la otra opción era volver a los orígenes. Mi origen en este sector, o más bien mi origen oficial en este sector fue como formador (consultor de formación me llamaban…) Esta actividad la realizo desde hace unos años bajo demanda sobre todo para la EOI (Escuela de Organización Industrial). En este caso se trataba de buscar mi propio negocio, así que eso no cuenta.

El sector de la formación creo que está un poco saturado. Las dos vertientes temáticas que más me atraen, al menos, creo que lo están. Por un lado la formación para startups (las más de cien aceleradoras y programas de apoyo al emprendedor tienen el mercado completo). Por el otro, el tema de WordPress desde nivel básico (completamente saturado) hasta nivel de desarrollo profesional. Creo que hay poco mercado porque el profesional del código que desarrolla para WordPress es fundamentalmente autodidacta.

Esta vuelta al origen de la formación, por tanto queda descartada por el momento.

Volver al origen, el sector del libro (segunda parte)

Existe una temática de la que siempre me he mantenido muy cerca por motivos familiares y colaboraciones en mi tiempo libre, y que siempre he seguido de cerca. Se trata del sector del libro y las publicaciones.

He estado en contacto de manera permanente con el sector del libro de una manera u otra. Para mi, dedicarme de alguna forma al sector del libro se podría considerar una vuelta a mis orígenes.

Siguiendo esta línea de pensamiento intenté crear una editorial. Tras exponer mi idea en algún foro y recibir la retroalimentación más dura pero más valiosa del mundo, decido especializarme en algunas temáticas del libro, pero no como editorial sino como librero especializado.

La faceta editorial no la abandono, y me paso a intentar una editorial basada en el contenido ilustrado. El sector es muy complejo, y no contaba con los egos de los ilustradores. Perdóname si eres ilustrador, te respeto, te admiro, pero la gestión de egos es de lo más difícil del mundo, y me batí en retirada.

La faceta de librero especializado creo que podría haberla sacado adelante con equipo, pero estando solo era demasiado trabajo hilar fino frente a la competencia.

Llegados a este punto, ¿he fracasado y me he quedado sin opciones? De eso nada, siempre hay elección (frase típica que dice «el bueno» en una película cuando tiene que elegir entre morir o matar a quien no quiere matar). En fin, que hay una tercera parte.

Volver al origen, divulgar contenidos (tercera parte, y ya)

Es posible que haya una cuarta parte, pero aún no he llegado a ella, está en la recámara por si acaso.

Si estás pesando que hay demasiados orígenes, cámbiale el nombre. Para bien o para mal he montado, ayudado a montar y participado en muchos negocios (con mayor o menor éxito), y he hecho muchas cosas durante 20 años (sí, ha pasado todo ese tiempo), así que puedo volver a varios orígenes.

Mi primer éxito y fracaso online, todo en uno, fue en 2001 un portal de divulgación científica. Aquí entrañable prueba documental del diseño pagado a precio de oro, eso sí, con unos contenidos de primera. Si quieres ver el primer diseño que hice yo mismo, pincha en el archivo un año antes.

Fue un éxito de público y un fracaso de negocio (publicitario). Por aquél entonces el tráfico web en España se pagaba al peso, y eso no había quien lo aguantara. Menos aún después del pinchazo de la primera burbuja de internet. Justamente hace unos días lo recordaba en Twitter respondiendo a una pregunta de @josecontic

En aquél «negocio» me gasté el dinero de un inversor (todavía se lo debo). Me sirvió para decidir que no volvería a usar dinero de un inversor. Con el mío o nada. En esto siempre he estado de acuerdo con Javier (y en muchas más cosas, no pienses mal).

Por tanto, ¿por qué no volver a la temática de mi primer proyecto de internet? Es decir, a divulgar contenidos. Las cosas han cambiado, internet ha cambiado y ahora hay muy buenos divulgadores de diversas ramas de la Ciencia, que operan en sus blogs, en Twitter y en Youtube.

No quiero meterme a competir en un mercado (poco interesante desde el punto de vista de negocio, no nos engañemos), en el que hay muchos y buenos profesionales (los de más larga trayectoria en Youtube, y en los últimos tiempos también en Twitter) . Pero sí que hay una variante menos explotada: los pódcast.

Actualmente no veo necesario tampoco restringir la temática de los pódcast, lo que me hace plantearme qué modelo de actividad quiero desarrollar que se puede convertir en un negocio, modesto, pero un negocio al fin y al cabo.

Por qué la Agencia Pódcast

Para mí el podcasting tiene varios pros muy interesantes (fortalezas y oportunidades):

  • Pueden (y deben) formar parte de la estrategia de contenidos y marketing de las empresas. Esto lo conecto con la faceta de marketing para empresas que llevamos a cabo en su momento con Social Media Factory.
  • Se puede tratar cualquier tema. Esto incluye los libros, lo que lo uno con mi querencia por el sector.
  • Contar historias requiere de la creatividad del escritor, de potenciar las facetas de comunicación. Y esto lo enlazo con mi primera actividad de gestión de contenidos online sobre todo en la parte de divulgación.
  • Me gusta mucho la ficción sonora. Esto me hace recordar que en 8º de EGB (14 años) monté una ficción sonora de cinco minutos como trabajo para una asignatura.
  • Me gustan los cacharros. Yo soy de la época en la que nos montábamos los ordenadores por piezas. Ahora salvo algunos gamers los jóvenes se compran un portátil y no saben lo que lleva dentro. En el podcasting no es que se utilicen muchos cacharros, pero al final trasteas con micrófonos, interfaces de audio, grabadoras, conectores, programas diversos…
  • Los pódcast están de moda, están creciendo mucho, pero aún no se ha saturado el mercado. Hay crecimiento sostenido, muy elevado, pero no hemos llegado al punto de exponencialidad y burbuja que hubo con las redes sociales.
  • Hay mucho margen de mejora en los pódcast tanto en la parte de comunicación como en la calidad del sonido. Muchos de los programas más populares tienen un locutor al frente con una comunicación mediocre o un sonido mediocre. Por el momento no importa, pero cuando haya competencia de verdad, esos se quedarán fuera si no mejoran.
  • He desarrollado una herramienta para la redacción de los guiones de manera colaborativa entre el equipo de guionistas, el cliente (si es necesario) y el corrector de guiones. Esta aplicación web se llama Scriptanext y la puede utilizar todo el que quiera. Es muy simple, pero a nosotros nos viene de maravilla.

Las debilidades y amenazas me las guardo para mi, que ya te he dado mucha información ;)

Creo que contar historias a través de un pódcast tiene un mundo de posibilidades enorme, algunas de las cuales aún están por explorar.

En este punto me encuentro, he creado Agencia Pódcast con dos objetivos:

  • Desarrollar pódcast para empresas.
  • Crear series propias de pódcast que a medio plazo se puedan monetizar.

Situación actual de Agencia Pódcast

En primer lugar, estamos aprendiendo un montón cada capítulo que elaboramos, bien sea para nosotros o para clientes.

Hemos grabado algunos episodios que se han quedado como pruebas y jamás verán la luz. Otros que hemos editado varias veces, incluso después de publicarlos. Hay de todo, pero siempre aprendiendo.

Tengo que agradecer a Colchón Morfeo la confianza mostrada como primer cliente de Agencia Pódcast.

La estrategia a medio plazo es cerrar el segundo cliente con el que estamos hablando, y captar otros dos antes de verano. Parece poco, pero partimos de cero abriendo camino en el sector.

Existen productores de pódcast para empresas, pero se cuentan con los dedos de una mano, sobran dedos, y no se dedican en exclusiva a esto. Además llevan varios años creando sus propios pódcast y/o provienen de la radio, con lo que han hecho mucho trabajo (y bueno) antes de llegar a ofrecer formalmente la producción de pódcast para terceros.

Lo que más tiempo nos está consumiendo es la preparación de las producciones propias de pódcast. En este momento tenemos en activo, con publicación semanal la serie de pódcast HistorHilando, historias interesantes de nuestro mundo.

Llegaremos hasta los 13 episodios por el momento locutados con gran acierto y generosidad por @emiliorey Por cierto que Emilio tiene el magnífico pódcast sobre meteorología Capturando la temperie

Estoy preparando la serie de pódcast breves de recomendación de libros de Naturaleza y Excursiones. Este lo locutaré yo como un proyecto personal. Si te interesa, sortearé un ejemplar del primer libro que voy a recomendar.

El tercer proyecto propio es una ficción sonora de 8 episodios cuyo guión debería estar terminado para primeros de abril, y si somos capaces de cumplir los plazos, para junio podría estar disponible.

Esta semana hemos apalabrado una nueva producción propia con un colaborador. Se trata de un pódcast para el sector educativo. Espero que podamos darle forma y empezar en breve con las pruebas de grabación.

Mientras tanto, por si piensas que me aburro, estoy diseñando y construyendo una cabina de insonorización portátil de sobremesa. Estoy con el primer prototipo. Si funciona bien y consigo darle un aspecto decente hasta podría comercializarla bajo petición.

Lo que pase realmente después de todo este plan, poco importa. Espero no dejar nunca el sector del podcasting, independientemente de que pueda convertirlo en un buen negocio o simplemente en un negocio, o no.

Os espero es el próximo lanzamiento. No he escrito esto para vender, bueno, sí, un poco sí, pero eso no es lo más importante. Lo más importante es que te apetezca leer lo próximo que te vendré a contar sobre pódcast o sobre mis proyectos.

Así que si quieres, apúntate en este formulario para conocer las novedades de mi proyecto digital, o pásate por Loogic con el próximo post. Gracias por leerme hasta aquí.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *