No te confundas: emprendedor o superhéroe

Pilar de MiguelAhí estaba. Sobre lo alto de la colina recortando su silueta contra el atardecer. Haciendo frente al viento que le azotaba la cara. Atrevido. Idealista y aventurero. Solitario. No veía el precipicio sino el horizonte, era… ¿un superhéroe o un emprendedor?

No sé cuándo comenzamos a ser «emprendedores» ni cuándo pasamos a ser superhéroes, pero la realidad no tiene nada que ver con esa figura estilizada sobre la colina. Cierto que todos esos adjetivos forman parte en alguna medida de los emprendedores, pero no menos cierto que el verdadero emprendedor, y el que tiene más probabilidades de éxito, es el que es capaz de formar un equipo y de adquirir los conocimientos y buscar los apoyos en los temas que no son su fuerte.

Así que si tengo que hacer una definición de emprendedor yo empezaría por equipo y formación.

El equipo es una de las piedras angulares de un proyecto donde es necesario que todos los miembros tengan un fuerte compromiso con el proyecto y que el líder de éste sea capaz de mantener esa ilusión y ese compromiso a pesar de los altibajos que pueda sufrir el proyecto.

La formación del equipo ha de ser variada. Todos informáticos o todos de marketing o todos de una misma escpecialidad dificulta el acercamiento al cliente desde distintas perspectivas, limita la creatividad y limita la innovación.

Nunca es suficiente con lo que ya sabes. Tienes dos opciones, aprender sólo a base de tropiezos con el riesgo de que tu proyecto se caiga y no salga adelante, o formarte de manera activa y buscar el apoyo de especialistas en los campos en los que tú no lo eres.

Imagen cortesía de Pilar de Miguel Fotografía.