No es la tecnología, es la creatividad | Loogic Startups
Seleccionar página

Una aplicación móvil que envia en dos clics la palabra «yo» a uno de tus contactos. Así de simple, y así se ha llevado de calle a más de 50.000 usuarios y un millón de dólares de inversión.

Si lo pensamos bien, las revoluciones tecnológicas de las aplicaciones y servicios más populares del mundo (desde Twitter, Facebook o Whatsapp por poner algún ejemplo) pasando por los proyectos de crowdfunding más exitosos en tiempo y cuantía, las startups más meteóricas, etc., tienen en común, no la tecnología desarrollada para darles cabida, sino la creatividad para imaginarlas y ponerlas en marcha.

Así que a mí no me sorprende que una app móvil que sólo envía la palabra «yo» a tus contactos haya captado la atención de un inversor. No se trata de una app que no hace nada, se trata de un tipo que se ha tenido la creatividad suficiente para hacer una app que hace sólo una cosa, pero lo hace de forma inmejorable, con sólo dos clics.

Lo que haga en el futuro, supongo que dependerá de ese millón de dólares, pero sobre todo, de la creatividad de su desarrollador.