Las últimas tendencias en comercio electrónico | Loogic Startups
Seleccionar página

Artículo realizado por Francisco Carrero, fundador de Brainsins, un servicio de recomendación automática de productos para comercio electrónico que ayuda a las tiendas online a incrementar sus ventas y conversiones.

francisco_carreroEn los últimos años nos hemos acostumbrado a la gran velocidad con que evolucionan y se adaptan multitud de servicios y aplicaciones a través de Internet, y el comercio electrónico no es una excepción. Sin embargo, más que hablar de velocidad, poco a poco debemos empezar a hablar de aceleración: si hace apenas una década los cambios se producían muy rápidamente comparados con los de otras revoluciones industriales que han ocurrido a lo largo de la historia, podemos decir que hoy los cambios son tan veloces que podemos tener la sensación de no habernos acostumbrado a las novedades cuando ya han quedado obsoletas.

Como ejemplo paradigmático, tendríamos el caso del comercio en redes sociales (social commerce), que aún no ha terminado de despegar y ya estamos planteando que ha sido desbancado por el ecommerce a través de los móviles.

Este ejemplo es sólo uno de entre muchos que podría citar, pero más que plantear si una tendencia desbanca a otra, y por qué, creo que es conveniente centrarse en el panorama de tendencias actual. Se habla de tantos nuevos enfoques y de tantos nuevos canales, que lo normal es que en los próximos años presenciemos cambios muy rápidos que busquen “dar en el clavo” y conviertan lo que en ocasiones parece una moda pasajera en una estrategia de ecommerce consolidada.

Tendencias en canales de venta

El primer grupo de tendencias a considerar es quizás el que despierta más comentarios en los medios, ya que engloba nuevas estrategias de canal y nuevas formas de aprovechar los existentes. El social commerce ha sido una de las tendencias con mayor repercusión en los últimos dos o tres años, pero lo cierto es que apenas ha conseguido acaparar el 2% de las ventas en comercio electrónico. Las grandes marcas no han sido ajenas a los malos resultados logrados, y un gran porcentaje ha ido cerrando sus escaparates en Facebook. Pero quizás el problema haya sido precisamente que el social commerce se ha centrado principalmente en Facebook, cuando han surgido nuevas redes de éxito con orientación al ecommerce, como Pinterest, y se empieza a apostar por el ecommerce en Twitter con empresas como Chirpify.

Otra de las principales tendencias en este grupo es el m-commerce (el ecommerce a través de móviles), que en Estados Unidos llega ya al 15% de las ventas. Resulta curioso que el iPad de Apple se está situando como la principal plataforma para el m-commerce, y en los países anglosajones acapara ya más del 50% de las ventas a través de dispositivos móviles. Esto significa claramente que los propietarios de tiendas online deben empezar a adaptar sus webs a los dispositivos móviles, algo que, en España, ocurre en menos del 20% de los casos.

También hay que tener presentes a los marketplaces como canales de venta, especialmente si no se disponen de recursos para el desarrollo de una tienda online y la necesaria inversión en marketing. Para comprender su potencial, basta decir que en 2011 el 34% de las ventas realizadas en Amazon llegaron a través de su marketplace.

En cualquier caso, lo que debemos hacer es definir muy bien nuestra estrategia multicanal y determinar la oportunidad y beneficios que nos reporta añadir cada uno de los canales existentes a nuestra estrategia de ventas.

La cadena de distribución

Como segundo grupo de tendencias, hablaremos de las relacionadas con el acortamiento de la cadena de distribución. Si durante los primeros tiempos del ecommerce la mayoría de las tiendas online han sido prácticamente copias y representaciones virtuales de las tiendas físicas, estamos asistiendo a un proceso de diversificación, donde todo tipo de perfiles pueden vender.

Por ejemplo, cada vez hay más proveedores que realizan venta directa a través de una plataforma online, lo que representa una clara ventaja para los consumidores finales, no tanto por el precio como por la posibilidad de acceder al catálogo completo de una marca en un mismo sitio. También podemos encontrar un creciente número de artistas y artesanos que encuentran en Internet el vehículo perfecto para vender productos únicos y personalizados en cualquier lugar del mundo.

El aumento de la competencia

El tercer conjunto de tendencias es un poco más heterogéneo y surgen del aumento de competencia dentro del ecommerce. Y no nos referimos tanto al número de competidores como a la calidad que atesoran, ya que poco a poco se lanzan más tiendas online con un elaborado plan de negocio detrás y con una inversión importante que se utiliza para mejorar la web y potenciar el marketing. Debemos considerar que, aunque los nuevos compradores lideran los aumentos de ventas anuales, los compradores existentes van incrementando el importe medio de su gasto. Por eso, en los últimos años se ha realizado un gran esfuerzo para analizar el comportamiento de los usuarios, con el fin de entenderlo y mejorar así los procesos. Como resultado, se han empezado a cuidar aspectos como el abandono de carrito o la personalización de la web.

CarritoAbandonado

El abandono de carrito (o cesta de la compra) es un problema cada vez más acuciante, ya que entre el 70% y el 80% de los carritos creados nunca llegan a ser finalizados. Algunos estudios sugieren que aproximadamente la mitad de los clientes en Estados Unidos abandonan una compra si los gastos de envío no son gratuitos, por lo que cerca de la mitad de las transacciones realizadas en 2011 no incluyeron estos gastos. Como solución más creativa para este problema, han ido surgiendo herramientas que ayudan a recuperar carritos que no han sido finalizados por múltiples razones.

Por otro lado, los usuarios demuestran una mayor afinidad hacia el trato personalizado en la web, por lo que agradecen recibir recomendaciones de productos que les guíen en el proceso de compra, ya vengan determinadas por las opiniones de sus amigos en redes sociales o a través de su historial de compras y navegación en la web. Este punto plantea un desafío importante debido a la gran cantidad de datos que se generan en una tienda online o en una red social, por lo que el big data se ha convertido en una clara tendencia, como lo demuestra el último estudio de IDC que sugiere que en España el 4,8% de las empresas lo está utilizando ya, y que el 14,6% se lo está planteando.

Actividades en alza

Por último, queda mencionar las actividades con mayor crecimiento, que en España son la ropa, el calzado, perfumería y cosméticos, relojería y joyería, y la alimentación. La buena noticia en este sentido es que los usuarios empiezan a diversificar los productos que compran a través de Internet y, por tanto, la “larga cola” de actividades parece empezar a suavizar su curva.

En resumen, si el ecommerce empezó revolucionando nuestra forma de comprar, ahora somos los usuarios los que estamos revolucionando el ecommerce planteando nuevos y grandes retos para los propietarios de tiendas online que quieren captar nuestra atención. No debemos obviar que la riqueza y variedad de las tendencias que acabamos de comentar pueden suponer un peligro evidente si se convierten en modas pasajeras y se descartan sin haber dedicado el tiempo suficiente para obtener conclusiones. Y tampoco debemos olvidar que, por mucho que hablemos de tendencias, existen ciertos aspectos que, de forma inmutable, deberán seguir siendo la base del comercio online, como son: producto, servicio, precio y experiencia de usuario.