La startup ovípara | Loogic Startups

tortuga

Una de las características de muchos animales ovíparos es que tras su nacimiento o eclosión del huevo, no necesitan a su progenitor para alimentarse o defenderse. En los mamíferos esto no es así y la dependencia de los progenitores se mantiene durante un tiempo. Si hacemos una similitud con las startups y sus necesidades de financiación nos encontramos con una situación que refleja bastante bien la situación de nuestro sector. La mayoría de empresas tecnológicas e innovadoras tienen una alta dependencia de la financiación y esto se puede prolongar durante bastante tiempo. Es un modelo donde se va dosificando la financiación que la empresa va necesitando tanto a nivel de desarrollo como sobre todo a nivel de crecimiento de negocio que suele estar muy determinado por la inversión que se pueda realizar el marketing.

Lo que es mucho más difícil de que suceda es que la empresa requiera de una importante inversión inicial para el desarrollo del producto y posteriormente no sea necesario seguir invirtiendo en la empresa para generar negocio por medio de marketing, al tener la empresa un producto que “se vende solo”, sobre todo a nivel de viralidad por internet o del boca a boca entre los usuarios. Los pocos casos que encontramos de este tipo de empresa, la startup ovípara, se caracterizan por un periodo largo de trabajo a nivel interno, muchas de ellas por ejemplo en laboratorios de la Universidad y contando con dinero público para que sus promotores se puedan dedicar de lleno a su trabajo. En un sector como el de las ciencias de la vida es mucho más habitual esta situación, pero en nuestro sector también está empezando a suceder, poco en España y mucho más a nivel internacional.

Esta startup ovípara, que requiere un tiempo importante de maduración, sin poder salir al mercado porque no tiene un producto funcional que realmente se pueda probar, tiene realmente complicado lograr financiación en el formato que está más establecido por parte del seed capital y venture capital de nuestro país. Son startups a los que no les sirve la teoría de o metodologías de lean startup, pero a las que también vale la pena apoyar y donde pueden llegar a salir empresas muy importantes si se les concede ese tiempo adecuado de maduración.

Creo que una de las cosas que necesita nuestro sector y que desde Loogic esperamos contribuir a mejorar a través de la Guía de Inversión en Startups, es contar con inversores que confíen en este tipo de empresas. Startups que necesitan pasar un tiempo “en el huevo” antes de salir al mercado, pero convencidos de que ese tiempo ha servido para crear un producto excelente que no necesitará cantidades ingentes de inversión en marketing sino que atraerá a sus usuarios por su calidad. Hasta que llegue ese momento los que si que están tomando ese riesgo son los emprededores que están dispuestos a pasar varios de su vida encerrados en el laboratorio sin poder cobrar por su trabajo pero con la expectativa de recoger los frutos de su esfuerzo cuando su producto esté listo para poder salir al mercado.

Te puede interesar: