La revolución de los viajes en Internet

Por Raúl Jiménez, fundador de Minube.

El sector del turismo en Internet, tradicionalmente, tiene una doble cara. Por un lado, es el motor del comercio electrónico internacional y, especialmente, en España y, por el otro, desde el punto de vista del usuario, es un negocio estancado, plano y sin apenas evolución en los últimos diez años. Rentabilidad inmóvil. Inmovilidad rentable.

Sin embargo, en la actualidad, algo está cambiando. Si Internet ha cambiado el día a día de las personas en todos los aspectos (banca online, prensa y televisión, comunicación interpersonal, etc.), sólo era cuestión de tiempo que también cambiaran los hábitos en el ocio. Y si viajar se ha convertido en una de las opciones predilectas por parte de la sociedad moderna, la revolución en este sector era un movimiento natural y esperado.

Hasta el momento, el sector turístico en Internet estaba basado en un modelo estrictamente transaccional. Compañías o agencias que vendían un producto o un servicio y clientes que lo compraban. Comunicación directa y plana.

Se trataba de un sistema eficaz y rentable para el vendedor y cómodo para el comprador pero, al mismo tiempo, excesivamente frío y distante para un consumidor que se ha vuelto más exigente.


Y es que el usuario, el comprador de billetes de avión y de noches de hotel, el viajero (hoy en día, cualquiera), ha decidido dar un golpe de timón y, al igual que lo está haciendo en otros ámbitos fuera del sector turístico, ha tomado el poder en la gestión de contenidos. Ha decidido cambiar la forma en la que tomaba sus decisiones. Ha evolucionado hacia un modelo interrelacional basado en la comunicación global. En compartir. En conocer. En buscar y en dejarse recomendar por otros usuarios como él en lugar de por catálogos publicitarios, agencias interesadas o intermediarios comisionados.

Internet ofrece al consumidor un abanico de posibilidades tan enorme que, en el tiempo en el que se está escribiendo este post, o que los lectores de loogic está invirtiendo en leerla, ya se habrán publicado en la Red cientos de miles de experiencias reales de los viajes de gente de todo el mundo en blogs o redes sociales, centenares de miles de fotografías y miles de vídeos en lugares específicos o páginas personales.

Son tantas las opciones de este nuevo medio de comunicación masivo que, en este momento, son millones las conversaciones que puede haber relacionadas con los viajes en decenas de programas de mensajería instantánea, en foros temáticos, en chats…

Encontrar todas esas oportunidades es sencillo. Saber aprovecharlas empresarialmente es ya harina de otro costal.

Mientras que las grandes compañías multinacionales dominantes en el sector no estaban interesadas en hacer cambiar el viento de dirección (como es lógico tienen un modelo de negocio muy rentable con una marca muy consolidada y con unos valores muy claros), son las jóvenes e innovadoras empresas de Internet, generalmente lideradas por emprendedores preparados y apasionados que se saben rodear de un equipo de gente talentosa e ilusionada, las que están llevando a cabo esta gran revolución apoyadas por la fe, los consejos y el enorme poder que los usuarios ya asumen que tienen al alcance de las yemas de sus dedos, acariciando un teclado de ordenador conectado a una ventana abierta: la Red.

Y son estas pequeñas empresas las que están desarrollando proyectos diferentes. Buscadores verticales que ahorran tiempo y dinero a los usuarios para encontrar las mejores ofertas de vuelos y hoteles, redes sociales en las que compartir conocimientos, conocer a otros usuarios viajeros, experiencias reales sobre viajes, fotografías de lugares impresionantes, rincones inolvidables, sensaciones…

Si la gente quiere compartir sus vídeos, sus fotos, sus experiencias y todo lo que se le ocurre en lugares genéricos como Youtube, Flickr o Myspace; si la gente quiere relacionarse, comunicarse o conocerse en Facebook o Linkedin, por qué no ofrecer un lugar específico y temático relacionado con los viajes en el que poder hacer todo eso y, además, localizar, de un clic, las mejores ofertas del momento.

Por qué no trabajar para ofrecer lo que demandan los usuarios.

Por qué no innovar, saltar escollos y nadar en la dirección lógica de la corriente en lugar de en la establecida.

Internet ya no es un lujo o un instrumento de uso esporádico. Ha venido para quedarse y para ser el motor de nuestro día a día. Los viajes han dejado de ser utopías o excepciones. Son una forma de ocio masivo y, también, parte del trabajo diario de mucha gente. No darse cuenta de eso es dar de espalda a la realidad.

Bienvenido a la revolución de los viajes en Internet.

13 respuestas a “La revolución de los viajes en Internet”

  1. Es normal que las grandes empresas no cambien, porque además no creo que exista la necesidad. Hay una gran cantidad de gente que va a seguir usando sus servicios.

    Lo que si que va a ocurrir en los próximos años es que van a aparecer infinidad de proyectos interesantes relacionados con los viajes que se van a centrar en nichos más concretos.

    El problema que van a tener estas empresas es el concretar que herramientas y nuevas estrategias usar para llegar a sus clientes potenciales.

    Por ejemplo, nosotros (www.viajesprivados.com) somos una más entre la cantidad creciente de iniciativas en el sector de los viajes online que no están enfocadas a un público masivo y, como muchas de nuestras compañeras, estamos aún estudiando una gran cantidad de alternativas de comunicación con nuestros usuarios, a la espera de comprobar cual es la que mejor se adapta a nuestro modelo de negocio.

  2. Raúl, que bueno leerte por aquí. Muy excelente artículo. Gracias por ponerle pasión a este sector y ser parte de la revolución. Los que viajamos y andamos en busca de algo más en la web para controlar dicha actividad siempre estaremos en busca de más ;)

  3. «Mientras que las grandes compañías multinacionales dominantes en el sector no estaban interesadas en hacer cambiar el viento de dirección»

    No sé yo… La primera iniciativa que puso en valor las opiniones de los usuarios fue TripAdvisor, y tripadvisor era propiedad de Expedia, el gigante por antonomasia del sector…

  4. Gracias feede y Banyú y sobre todo gracias a Javier por dejarnos un espacio a los emprendedores para contar nuestra visión.

  5. Ahí existe un problema fundamental que algún día explotará que es la masificación actual de contenidos.

    AL principio a los usuarios les hacía gracia, después de haber vuelto de las vacaciones, entrar en Tripadvisor por ejemplo y decir lo bien que se lo habían pasado en el hotel y lo limpito que estaba.

    Sin embargo ahora tenemos que, como bien dice Raúl:
    – publicar las fotos del viaje en PICASA para que las vea la familia
    – escribir lo que hice durante las vacaciones en mi BLOG
    – subir los videos a YOUTUBE porque pesan mucho para enviárselos a los amigos
    – actualizar mi perfil en FACEBOOK, BADOO… para que la gente vea lo bien que me lo he pasado
    – actualizar mi perfil en LINKEDIN y XING porque durante las vacaciones se me han ocurrido nuevas ideas para futuros proyectos
    – subscribirme a las alertas de MINUBE, LOGITRAVEL, EDREAMS… porque durante el viaje hemos conocido a una pareja que han estado en la Conchinchina y nos gustaría ir el año que viene
    – etc, etc, etc…

    En resumen, un sinfín de acciones de las conocidas como 2.0 que, cuando se hacían por novedad y por diversión estaban muy bien pero, cuando se convierten en una carga de trabajo, el usuario o realimentador actual de contenidos puede dejar de generarlos.

    ¿O cuántos de todos los contenidos generados actualmente por el propio usuario no son generados por las propias compañías con un objetivo claramente comercial?

    En lo que sí coincido es en la evolución del teléfono móvil, que sí que abrirá nuevos caminos.

    Un saludo a todos y ánimo a todos esos nuevos emprendedores.

  6. Muy buen artículo, sólo un pero: «Encontrar todas esas oportunidades es sencillo. Saber aprovecharlas empresarialmente es ya arena de otro costal.»

    Será «harina de otro costal».

  7. Y esto no ha hecho nada más que empezar ….. esos nuevos proyectos a los que haces referencia no tienen mas que unos pocos meses de vida y apenas estáis empezando a descubrir lo que se puede hacer.

    La auténtica revolución llegará en un par de años. Sé que parece una eternidad en tiempos de internet, pero en cualquier otro sector, dos años no es nada.

    En ese tiempo se consolidarán ideas, se generalizará el uso de cámaras y teléfonos con GPS y wifi, que permitirán geoposicionar toda esa información, se consolidarán las redes sociales (o no), se verá si se puede hacer «compras en grupo» de viajes (por ejemplo, todos los lectores de hombrelobo fletan un vuelo charter a Estambul), se harán remixes de vídeos de viajes, mezclando vídeos con posiciones en mapas (no como ahora, colocando el vídeo en el mapa, sino al revés, colocando el mapa en el vídeo) agrupando vídeos de distintos autores y mil otras tendencias.

    Y que lo veamos :)

  8. Realmente un articulo fantastico. El sector de los vuelos creo yo que fue el que mejor entendio como la web 2.0 podia cambiar su forma de hacer negocios.

    Veremos como van los otros sectores entrando en todo esto tambien.

    Muy bueno tambien esto de tener invitados en Loogic!

    Saludos!
    Federico.