La red local de mi oficina

Cuando nos plateamos conectar los ordenadores de la empresa por medio de una red local (conocida como LAN), tenemos a nuestro alcance varias posibilidades:
• Realizar una instalación de cableado en la oficina (de tecnología Ethernet), conectando los ordenadores mediante cables en un formato tradicional de red local (conectores RJ45).
• No realizar cableado alguno y utilizar tecnología inalámbrica para la conectividad, instalando Puntos de Acceso Wifi .

Tecnología de redes para la empresa

Por defecto, en el mercado residencial (formado por las viviendas particulares), la tecnología Wifi es la preferida tanto por los operadores como por los usuarios finales, debido fundamentalmente a su facilidad de instalación y a que se evitan cables.

Pero, por qué no siempre es preferible este tipo de redes, mucho más económicas y cómodas de instalar, en el ámbito de la empresa. Las razones quedan claras si vemos las ventajas y desventajas de este tipo de redes.

Ventajas
• Evita el cableado de la oficina, con el consiguiente ahorro de costes y el impacto ambiental.
• Fomenta la movilidad y un ambiente flexible, al no estar supeditados a disponer de una toma de red para la comunicación.

Ventajas éstas más que suficientes para que consideremos como primera opción la instalación de una red local inalámbrica. Pero existen algunos peros…

Desventajas
• Al ser un sistema de transmisión aérea, es más susceptible a que se produzcan pérdidas de señal ante ruido electromagnético (como podría ser la maquinaria de una empresa, motores de camiones, otros dispositivos inalámbricos o simplemente un microondas con algún problema).
• El caudal máximo disponible es de 54Mbps (para el protocolo 802.11g) a compartir entre los que estén accediendo desde el mismo punto de acceso. Si tenemos en cuenta que por un cable, dicho caudal es de 10 o 100 Mbps (y dependiendo de la configuración ese será el caudal disponible para cada punto de la red), la diferencia es importante, sobre todo ante la existencia de varios usuarios conectados a la misma señal. Por tanto, si hay más de 5 o 6 personas con un uso intensivo de la red para el trabajo, debemos pensar en una red de cable, o en instalar varios puntos de acceso Wifi.
• La distancia de alcance de un punto de acceso Wifi está limitado a 300 metros, si no existen excesivos o importantes obstáculos a la señal. Por lo tanto, si la extensión de la oficina es mayor, será necesario instalar varios puntos de acceso Wifi.

A tener en cuenta:
• La seguridad. Aunque muchos suelen incluir con desventaja el tema de la seguridad en la red Wifi, desde mi punto de vista no es tal, siempre que se configure la red de la forma adecuada. Existen sistemas (WPA y WPA2, fundamentalmente) que proporcionan un nivel de encriptación a la comunicación como para no tener problemas en este sentido.

Por lo tanto, antes de instalar y confiar una red local exclusivamente inalámbrica, tengamos en cuenta estos factores, y ante cualquier duda, contratemos a profesionales que nos asesoren.

Por último, comentar que está en pleno desarrollo (aunque ya existen versiones comerciales) un nuevo estándar de red inalámbrica, denominada WiMax. La diferencia fundamental con la red Wifi (desde el punto de vista del usuario final, no querría entrar en complejas explicaciones técnicas) son dos:
• El alcance no está limitado a esos 300 metros máximo que disponíamos en una red Wifi. En una red WiMax, dicho alcance será de 40-70 kilómetros.
• La tasa de transferencia de WiMax estará en 124 Mbps, muy superior a los 54Mbit/s que tenemos con la red Wifi.

Si nos damos cuenta, esta nueva tecnología viene a mitigar algunos de los principales problemas de la red Wifi comentada, por lo que es previsible un interesante futuro sin cables y de mayor conectividad.

3 respuestas a “La red local de mi oficina”

  1. Muchas gracias Juan, creo que buscaré un nuevo punto de acceso, aunque compararé primero precios entre una solución o otra.!! ;)

  2. Hola Daniel. Pues depende. Si el motivo de que no alcance la señal es la presencia de algún obstáculo que esté distorsionando el espectro, puede llegar a ser inviable el Wifi (es un extremo, lo sé, pero podría suceder).
    Recuerdo una empresa que tenía su sede enfrente de un organismo público muy importante, y en determinados momentos del día, cuando los inhibidores de frecuencia estaban a tope por la presencia de alguna personalidad, se hacía imposible utilizar cualquier dispositivo wireless (incluidos los móviles).
    En todo caso, cualquiera de las dos soluciones podría ser válida, dependiendo de si tienes problemas de rendimiento con la red. Un repetidor simplemente amplía la señal, pero se sigue compartiendo el caudal. Un nuevo punto de acceso te garantiza mayor rendimiento.
    Espero haberte ayudado, y no haberte causado más dudas, como suele ser habitual en estos casos.

  3. Que podemos hacer si ya tenemos un instalación hecha y el problema es que no llega señal a una de las habitaciones o salas? Me encontré que me llegaba buena señal a una de las salas y entendí que tenía dos opciones, o comprarme un repetidor de señal o un nuevo emisor. Son eficaces estos repetidores? Que podría hacer en esta situación?
    Gracias de antemano!