La Propuesta de Valor en el BMC (2) #003 [Loogic Podcast]

La Propuesta de Valor en el Business Model Canvas. Continúo con la serie sobre el BMC. Puedes leer todos los post de la serie aquí, y suscribirte al pódcast en tu reproductor favorito (feed RSS) o en AppleGoogleSpotify.

Voy a ser directo. Voy a dejar de lado los eufemismos. «Porpuesta de valor» es un eufemismo, es una forma glamurosa de llamar a lo que haces en tu negocio.

«Propuesta de valor» = «Qué narices vendes y por qué debo comprarte a ti.»

¿Te acuerdas del tweet del episodio pasado, ese que describe tu negocio? Pues eso es el resumen de tu propuesta de valor.

Dime qué vendes, (producto o servicio), y dime en qué te diferencias de la competencia o de los productos/servicios sustitutivos, es decir, cuáles son los valores de tu producto/servicio.

Ya está, hemos terminado. Por ser tú me extenderé un poco más. A partir de ahora diré producto, pero me refiero tanto a producto como a servicio.

La propuesta de valor está pensada para que transmitas lo que eres como empresa, no solo para decir lo que vendes. Esto no quiere decir que solo hay que exponer valores etéreos. He visto muchos canvas con propuestas de valor que igual sirven para vender abono ecológico que para una floristería.

La propuesta de valor es una mezcla de lo tangible y lo intangible. La propuesta de valor también debe incluir la diferenciación con respecto a la competencia. Olvídate de que no tienes competencia, la tienes. Si vendes guano de gusano, y en 100km a la redonda nadie más lo vende, sigues teniendo competencia, no sólo los que lo venden desde más lejos, sino también los que venden abono químico, guano de murciélago, humus de lombriz… todo eso son productos sustitutivos del tuyo, y son tu competencia.

Cuéntame en tu propuesta de valor por qué tengo que comprarte a ti y no al de al lado. Por cierto, no me hables del precio salvo que sea algo rotundamente significativo. Las propuestas de valor basadas solo en precio no funcionan. Durante un tiempo le ha funcionado a Mercadona, pero ya no. Y tú no eres Mercadona, todavía no.

Recuerda que puedes volver sobre cada una de las casillas del business model canvas tantas veces como necesites. Poner y quitar, mover, volver a poner y volver a mover. Es lo normal, sobre todo cuando no has hecho decenas (o tal vez ya centenares) de ellos.

Cuando hayas cumplimentado el resto del lienzo, es posible que mires al centro y te des cuenta de que necesitas cambiar tu propuesta de valor. No tengas miedo de hacerlo. El lienzo está para eso.

Te espero es el próximo post para hablar de las actividades clave en el business model canvas.