La pregunta del millón: ¿dónde está el negocio en Internet? (PARTE II)

Como íbamos diciendo, cuando alguien está planeando seriamente montar un negocio en Internet, está obligado a formular la pregunta clave: ¿de dónde van a salir mis ingresos? ¿Dónde está el dinero aquí? Es la pregunta del millón. En la primera parte dimos un repaso a la venta de productos y servicios, la intermediación, etc. Ahora vamos a analizar otras fuentes de ingreso fundamentales:

Publicidad

Para obtener dinero por la inserción de banners hace falta generar mucho tráfico. Es decir, si quieres cobrar una cantidad digna de ser tenida en cuenta por el espacio que cedes en tu sitio web para banners, tienes que ser capaz de demostrar a los anunciantes que tienes muchas visitas. Y, entiéndase bien: demostrarlo no es el problema.

Hay varios sistemas razonablemente fiables para calcular el número de visitas que obtiene tu sitio web. Es más, utilizando herramientas como Google Analytics también puedes conocer datos importantes sobre el perfil de tus usuarios. El problema es generar ese tráfico, y mantenerlo. Por supuesto que puedes contentarte con los anuncios de texto de Google, y es posible que, si tienes suerte, con esos ingresos llegues a cubrir algunos gastos de mantenimiento, como el registro de dominio o el alojamiento web, pero sería osado decir que ahí existe un negocio…

Aparte del tráfico, es importante la «calidad» -desde el punto de vista del Marketing- de los visitantes de tu sitio web. Si tienen un perfil bien definido y consistente, que se acerca al del consumidor potencial que buscan los anunciantes, mejor que mejor. Los sitios web y blogs temáticos suelen jugar con ventaja, porque se da por hecho que su público está bien segmentado. Si, pongamos por caso, tenemos un blog sobre jardinería, es evidente que nuestros visitantes están interesados en el tema, y es una buena oportunidad para una empresa anunciante que venda herramientas de jardín.

SponsorsTechCrunch

Patrocinio

Es una de las opciones más en auge, sobre todo en los blogs dedicados a la información especializada. Cuanta más influencia tenga un blog, más y mejores son sus opciones de obtener un buen patrocinio, claro. Hay casos realmente extremos. Por ejemplo, las opiniones vertidas en Techcrunch, uno de los lideres en tecnología, son tan influyentes que muchos afirman que han llegado incluso dar al traste con algunos proyectos empresariales…

Las empresas son conscientes de la influencia de estos blogs en las tendencias del mercado. Su patrocinio les garantiza presencia y visibilidad, sobre todo respecto a unos usuarios de gran calidad desde el punto de vista del marketing, porque tienen un perfil muy definido. Además de recibir visitas a través de los banners, cuando los patrocinadores sacan al mercado un nuevo producto o servicio, se garantizan su presencia en ese medio de especial influencia. Normalmente, la honestidad es la norma, e incluso algunos blogs señalan cuándo un post está patrocinado. Y es que, los usuarios de la blogosfera no suelen perdonar las componendas.

Una de redes sociales

La atención y la fidelidad de los usuarios tiene un precio. Vaya descubrimiento, ¿no? Todo tiene un precio, eso ya lo sabíamos. Pero es cierto que, con el auge de las redes sociales ha nacido un tipo de usuario muy peculiar. No sólo es un usuario «reincidente», que vuelve y vuelve al mismo sitio tantas veces como haga falta, sino que además, está dispuesto a compartir sus experiencias y conocimientos con otros usuarios. El mensaje se extiende como la pólvora porque está basado en la comunicación abierta y la confianza. No hace falta ser muy listo para darse cuenta de lo que esto significa: si María cree que el producto o el servicio de mi empresa es bueno, se lo contará a todos sus amigos. La bola de nieve está lanzada. Y esto ya no es un boca a oreja. La informacion fluye a toda velocidad. Hemos triunfado.

Así que, las empresas que quieran darse a conocer en una red social, van a tener que pagarlo… Ahora bien, una publicidad burda puede convertirse en una inversión carísima y ruinosa. Es mejor que no parezca publicidad. Difícil, ¿no? Podría parecer, por ejemplo, información útil, o algo así. Seguro que hay maneras. El caso es que, tal y como hemos mencionado antes, los usuarios no toleran que les tomen el pelo, y ya no pinchan en ese banner inmenso que se enciende y se apaga sin cesar.

Una buena idea y a buscar financiación

¿Tienes una idea genial? Enhorabuena: las ideas geniales no abundan, y los genios que las producen mucho menos… Pero haberlas haylas. Conviene, eso sí, que antes de lanzarte a la piscina, pongas tu idea a prueba. Piensa en los posibles inconvenientes. Llévala a un escenario similar al de la realidad del mercado, para ver si se sostiene o se desinfla. Coméntala con amigos y colaboradores -de confianza, claro, no te vayan a arrebatar tu preciado «tesoro»- y sométela a sus críticas. Si la idea sobrevive, puede que de verdad sea genial. Y además, ahora eres capaz de defenderla. Deberías pasar al siguiente nivel: envolverla y presentarla bien. Ya puedes salir con ella bajo el brazo a buscar financiación.

Si tienes recursos, a veces es mejor darle un poco de forma a esa idea; arrancar el proyecto y evolucionarlo un poco para que haya algo visible, y así sea más fácil de vender.

Obtener financiación de otras empresas constituye, sin duda, una forma de hacer negocio. Pero no deja de ser temporal. Es una apuesta: has convencido a unos inversores de que tu idea será capaz de generar dinero. Y has conseguido financiación. Pero eso no significa que el proyecto funcione.

Crecer para vender

Puede que éste no fuera el objetivo cuando el proyecto arrancó, o puede que sí. El hecho es que, una vez que un sitio web, de una manera o de otra, se ha hecho un hueco en el mercado, y se ha convertido en una referencia en su ámbito de negocio, es posible que sea engullido por otra empresa más poderosa. Los ejemplos en la era de la burbuja tecnológica fueron multitud. A veces, grandes empresas desembolsaban fortunas por hacerse con páginas prácticamente amateurs cuya virtud era haber salido al mercado en el momento justo. Hoy no es tan sencillo, pero sí es cierto que el nacimiento de los blogs y las redes ociales ha vuelto a crear sitios de referencia desligados del control de las grandes empresas tradicionales.

Seguro que a ti se te ocurre alguna forma nueva de generar ingresos. ¿Cuál ha sido tu experiencia?

PD: Gracias al gran SunTzu por su asesoramiento.

11 respuestas a “La pregunta del millón: ¿dónde está el negocio en Internet? (PARTE II)”

  1. Creo que la vida sin ideas es una vida aburrida. Si se tiene una idea hay que tener el valor de darle vida en esta realidad en que vivimos. Si es buena, aleluya. Si es mala buscamos otra. Y un ejemplo de ideas originales y nunca vistas(para mi) es el sitio web avatarpublicity.com, donde sus creadores hacen uso de un avatar femenino desnudo para poner publicidad. Es una idea muy singular. Veremos el impacto que pueda tener.

  2. @Oscar,

    Muchas gracias por ampliar el post con este link.
    Tienes toda la razón. Es una lectura que ayuda a ampliar la info del tema del post.

    Saludos!

    Jordi Pérez

  3. Me alegro de que te gustara el post, Ángel. Gracias por tu aportación, inXe. Espero que tengas suerte en la «labor de convencimiento». Ya nos contarás cómo te fue.

  4. Excelente articulo.

    Una cosa que me ha pasado con MiPyMES en MX, es que aun confunden una Pagina con un Blog, te dicen Ya tengo una y no necesito ma$.

    Conseguir patrocinadores como Proveedores locales o Proveedores Industriales de otra ciudad o pais parece que es una buena alternativa; es una opcion generada por Google Analytics de acuerdo a sus visitas al Blog. ;-)

    Aqui la labor de convencimiento es muy grande y mantener la cantidad de visitas mensuales o PageView altas es un reto, el convencer al Inversionista con numeros de gAnalytics y hacer labor en las Expos Industriales tiene que dejar al menos visitas y potenciales patrocinadore$.

    Les comenta ma$ adelante si decidieron $$$ en mi sitio direccionado a la Industria en la fronytera Mexico y EE.UU.