Una campaña de crowdfunding para fomentar la vocación tecnológica en las niñas - Loogic Startups
Seleccionar página

Ya sabéis que en el sector tecnológico se habla mucho de la falta de que hay un porcentaje muy pequeño de mujeres respecto de los hombres y la verdad es que solo hay que darse una vuelta por las empresas, startups y eventos del sector para comprobarlo. Ante esta situación, considerando que sería muy positivo un mayor grado de participación de las mujeres en el sector, se están desarrollando muchos tipos de iniciativas, por ejemplo a nivel de eventos y de formación específica para fomentar que cada vez haya más niñas interesadas por trabajar en el sector tecnológico.

También a nivel de divulgación se están haciendo algunas iniciativas y una que os recomendamos conocer y apoyar es dRAgoonfly, un proyecto impulsado por la emprendedora Yerena Salvador que quiere revolucionar el mundo de los relatos infantiles con “Yo soy Kotiro. El secreto de Roca Nevada”. Su objetivo es fomentar el amor por los libros, aplicando nuevas tecnologías que nos permitan convertir lo cotidiano en mágico, combinando el mundo real con el virtual a través de la Realidad Aumentada y haciendo que cada niño se sienta extraordinariamente especial personalizando cada cuento”, comenta la fundadora del proyecto .

Hoy con motivo de la celebración del día internacional del libro la marca dRAgoonfly inicia una campaña de mecenazgo en Verkami con el fin de financiar de forma colectiva la creación de un cuento para fomentar la lectura infantil aprovechando las nuevas tecnologías y que que las niñas se planteen la posibilidad de trabajar en tecnología.

En este primer cuento, Kotiro ayudará a una niña llamada Amelia a superar su miedo a volar, personaje basado en Amelia Earhart, una mujer aventurera y pionera en la historia de la aviación, que logró el hito de ser la primera mujer en cruzar el Atlántico en solitario. Es en la infancia donde se forjan los estereotipos de género. En los primeros años de vida los niños y niñas aún no han decidido qué quieren ser cuando crezcan, pero a partir de los 6 años las niñas empiezan a perder interés en la ciencia y tecnología por el peso de los estereotipos que se forjan desde la infancia. Esto implica que parte del talento femenino se pierda como consecuencia de las influencias culturales y sociales.


Te puede interesar: