Intoxicación Informativa | Loogic Startups
Seleccionar página

Creo que ya se lo que es la Intoxicación Informativa, al menos lo que para mi significa en estos momentos. Hasta ahora había pensado que la intoxicación informativa era causa del exceso de información y era una sensación o idea que teníamos al pensar que había mucha información interesante que no éramos capaces de procesar.

Ahora pienso más bien que la intoxicación informativa es la situación en la que pensamos que con la información que ya estamos procesando es suficiente para estar correctamente informados y en este caso no importa el volumen de información que seamos capaces de procesar sino la idea de que las fuentes que consumimos son los más representativas posibles. Estaríamos en la misma situación que cuando se produce una intoxicación alimentaria, es un alimento concreto intoxicado o en mal estado el que hace que no podamos comer o digerir otros alimentos durante un tiempo.

Ante la idea de exceso de información, donde nos damos cuenta que es imposible procesar toda la información que existe en la red y que podría resultar de nuestro interés, tendemos a quedarnos con unas pocas fuentes que nos resultan más cómodas de leer, nos son más amigables o que encajan mejor con nuestros planteamientos y prescindimos de otras muchas que también nos pueden aportar mucho pero que nos resulta prácticamente imposible procesar. Al hacer esto es cuando nos intoxicamos ya que la elección de unas fuentes concretas va a impedir que accedamos a otra información que podría ser incluso más relevante para nosotros.

Cuando creemos que hemos conseguido desintoxicarnos del exceso de información es cuando peor estamos porque la decisión de centrarnos en unos medios concretos nos va a impedir conocer información que sería muy valiosa para nuestros negocios. Si usamos un lector de feeds donde cada vez tenemos menos fuentes, incluso acabamos leyendo solo unos cuantos blogs seleccionados nos vamos a perder la mayoría de la información y lo que es peor, vamos a pensar que con esa información ya es suficiente para estar bien informado cuando en realidad es probable que sea todo lo contrario.

En este sentido siempre me ha llamado mucho la atención conocer gente muy bien informada, con acceso a información poco accesible y que en realidad parece ajena a esta problemática del exceso de información del que estamos hablando. Creo que el éxito de esta gente es que se informan de forma activa, no esperan a que les llegue la información a través de un lector de feeds, de un boletín de noticias, de un agregador o a que lo publique su blog favorito, sino que que realizan búsquedas concretas de información en función de sus necesidades en cada momento.

En este sentido los buscadores deben ser el mejor aliado para paliar la intoxicación informativa, en lugar de centrarnos en unos pocos medios y dar por echo que con eso ya estamos bien informados, debemos decidir los temas de los que informarnos y hacer un uso inteligente de los buscadores para llegar a esa información. Por suerte para todos existen buscadores especializados y hasta el propio Google nos los ofrece en forma de buscador de blogs, noticias, libros, tiempo real, …

Los filtros sociales deberían ser otra de las herramientas que nos ayuden a evitar la intoxicación informativa o infoxicación como algunos lo llaman. En este sentido me gustaría que los elementos compartidos de Google Reader funcionaran mucho mejor ya que creo que serían la herramienta ideal para llegar a información relevante a la que no accedemos si estamos suscritos a un número reducido de blogs. El problema es que los elementos compartidos de Google Reader funcionan rematadamente mal, por ejemplo al no ser capaz de agrupar los artículos que comparte la gente y mostrarlos repetidos lo que resulta muy molesto al tener que ver muchas veces el mismo post.

Las recomendaciones a través de redes sociales son otra de las posibles soluciones a la intoxicación informativa en la forma en la que aquí la estamos enfocando. Por suerte para todos es ya una costumbre que en redes como Facebook y Twitter la gente comparta aquella información que le resulta más relevante, no nos limitamos a decir lo que estamos haciendo o pensando sino que aprovechamos para enlazar aquellos contenidos o información que nos parece más interesante. Y gracias a esto podremos llegar a mucha más información de la que nosotros nos habíamos restringido a nosotros mismos, evitando de alguna forma la intoxicación a la que nosotros mismos nos habíamos llevado con nuestras elecciones.

Como conclusión a todas estas reflexiones diría que la solución al exceso de información no pasa por leer menos ni leer solo los sitios donde pensamos que encontraremos la información más relevante, sino que consisten en aprovechar las distintas herramientas disponibles para acceder al máximo de información de la forma más eficiente posible.