Inbound marketing, una buena manera de conectar con el cliente - Loogic Startups

Artículo escrito por David Tomás, CEO y confundador de Cyberclick Agent SL

Una empresa que busque alcanzar el éxito debe ser consciente de cuáles son las herramientas que le pueden llevar a alcanzar ese objetivo. Una de ellas, quizás la más importante en esta época de grandes cambios tecnológicos, es el marketing. Pero claro, este puede ser un mundo complejo para los novicios. Por eso hoy, buscando comprender mejor cómo funciona este campo, vamos a explicaros las claves del inbound marketing con la idea de ofrecer nuevos caminos para empresas que estén dando sus primeros pasos (o para aquellas que ya tengan un recorrido y quieran mejorar sus ventas y su imagen de marca).

El inbound marketing podríamos decir que es una estrategia opuesta a las técnicas de ventas y a la publicidad más tradicionales, conocidas también como outbound marketing (consideradas demasiado intrusivas en su manera de conectar con el cliente). La base del inbound marketing es precisamente la relación con el cliente a través de la búsqueda de conexiones que van más allá del producto. Es decir, se basa en utilizar las herramientas que nos ofrece la red para generar una fidelización, para estar presentes en el día a día de nuestros clientes sin ser agresivos, sin forzar al consumidor.

Los beneficios que se obtienen de implementar estrategias de inbound marketing son muchos y muy variados. En cuanto a lo que se puede medir, sabemos que estas técnicas ayudan a obtener un mayor número de leads, más visitas a la página web de la empresa, así como aumenta la base de datos y, por tanto, el número de potenciales clientes a los que se puede alcanzar. Pero no solo eso, gracias a las herramientas que se utilizan, el inbound marketing también es un punto de apoyo en la construcción de la imagen de marca.

Pero, ¿cuáles son esas herramientas que utiliza el inbound marketing? Esta técnica aprovecha las ventajas del marketing online para alcanzar sus objetivos. Por tanto, sus piezas básicas son el SEO, el marketing de contenidos y las redes sociales. Con la utilización del SEO lo que se pretende es alcanzar una buena posición en los buscadores y que, por tanto, el cliente objetivo llegue a la web. El marketing de contenidos busca dirigir el tráfico hacia la página de la empresa a través de la elaboración de textos orgánicos que ayuden a generar leads y que, a la vez, ofrezcan un apoyo en la elaboración de la imagen de la marca. En cuanto a redes sociales, lo que se busca en conectar con el público objetivo ya sea a través de contenidos propios o de la interacción con usuarios y contenidos externos.

Eso sí, para elaborar una estrategia de inbound marketing efectiva es importante tener claro cuál es el perfil del cliente. En este caso no vale con definir los datos demográficos clásicos. Hace falta conocer al comprador en profundidad. Qué redes utiliza, cuáles son sus intereses, cuáles son sus aspiraciones, en qué entorno se mueve… Todo son pistas para entender cómo comunicarse con él.


Te puede interesar: