¿He perdido mis datos?

Esta es la terrible pregunta que nos hacemos todos cuando tras un apagón, inundación o accidente, alguno o todos nuestros ordenadores y/o servidores han sido afectados. ¿Qué se puede hacer entonces?

Pues si no se ha previsto esta eventualidad, poco se puede hacer, más que esperar a que vuelva, y comprobar que los sistemas no han sufrido ningún daño, y en caso de daño, que no se ha perdido ninguna información. Porque también se deben gestionar los riesgos en los temas de informática, y uno de los mayores riesgos es precisamente este, que ante un corte de luz, o un accidente, o ante un desastre natural, no perdamos la información que tenemos guardada en nuestros equipos.

Disco con información valiosa

¿Cuáles son las medidas que deberíamos tomar para evitar esta situación?

Son varias actuaciones preventivas, complementarias, las que nos ayudarán a pasar ese momento de incertidumbre.

1. La primera de ellas, es realizar copias de seguridad de forma regular. Es importante establecer y seguir una política adecuada de copias de seguridad, porque para algunos equipos o servidores, la copia deberá ser diaria, pero para otros, donde la actualización de la información es poca o irrelevante, valdrá una copia semanal o incluso mensual. Esto es importante de cara al consumo de consumibles de backups (ya sean cintas, DVD u otros). Para realizar las copias, iremos analizando en PymeCrunch diferentes programas y posibilidades.

2. La segunda de ellas es de disponer de dispositivos UPS que nos permitan realizar un apagado ordenado y seguro de los equipos y servidores. Para ello, deberemos acudir a un especialista que nos aconseje el dispositivo más adecuado para nuestras necesidades. Es importante que tengamos en cuenta que la función de una UPS no es seguir trabajando normalmente, ya que si se acaba el tiempo operativo, el efecto será el mismo que si se produce el apagón. Los objetivos de estos dispositivos son dos, fundamentalmente:

a. Filtrar las subidas y bajadas de tensión, manteniendo una corriente eléctrica limpia, y por tanto, evitando que se produzcan descargas que puedan dañar al equipo
b. Mantener mediante una batería propia durante un tiempo prudencial los equipos a los que está conectado activos, permitiendo el apagado normal y ordenado de los mismos.

3. La tercera de las medidas es la de proteger las cintas de seguridad ante un incendio o inundación. De nada sirve realizar copias de seguridad si estas se almacenan en el mismo sitio donde están los equipos, o incluso en el mismo edificio. Existen varias alternativas en este caso:

a. Disponer de armarios ignífugos, aunque sea en el mismo edificio, pero que ante un incendio o inundación proteja a las cintas.
b. Trasladar las cintas a otro lugar. Existen incluso empresas que ofrecen el servicio.

4. Estudiar la viabilidad de trasladar los servidores a un datacenter, donde todas estas medidas y otras muchas más son una norma habitual. 

Datacenter

Cumpliendo con estas medidas, al menos, podrá tener una cierta seguridad de que la información no se perderá.

Los comentarios están cerrados.