Hay que perderle el miedo al crowdfunding

En estos momentos el crowdfunding es el tema al que más interés y atención le dedico a nivel profesional, tanto desde Loogic como a nivel de charlas/cursos para emprendedores. Tras varios años dedicados al Social Media, primero desde Inventa Internet, luego desde Social Media Factory y posteriormente desde Plenummedia; ahora estoy poniendo foco en una tema que me apasiona y que creo que va a ser muy relevante en los próximos años.

De esta forma, cada vez que tengo una conversación a nivel profesional, por ejemplo con otros emprendedores, acaba saliendo el tema del crowdfunding y es a través de esas conversaciones como voy descubriendo las grandes aplicaciones que la financiación colectiva tiene para todo tipo de proyectos. Hasta el punto que en la última charla que he dado dije que al igual que hace 15 años ninguna empresa innovadora podía plantearse no tener web y hace 5 años ninguna empresa podía plantearse estar fuera de las redes sociales, dentro de 5 años (seguramente antes) ninguna empresa desaprovechará la oportunidad que supone el crowdfunding.

Y es a raiz de las conversaciones con emprendedores y empresas, en relación con el crowdfunding, donde me doy cuenta de que en general la gente le tiene miedo a hacer una campaña de crowdfunding como parte del desarrollo de su estrategia de negocio y de marketing. Le tiene miedo igual que se le tiene a aquello que resulta desconocido, porque en el crowdfunding se comienza con la incertidumbre de saber si tendrá éxito nuestra campaña y si seremos capaces de lograr nuestros objetivos en el plazo de tiempo que nos hemos marcado.

Lanzar una campaña de crowdfunding es como condensar en pocos meses el lanzamiento de una startup. A nivel de desarrollo de producto, de estrategia de marketing, de comunicación con los clientes, tenemos que hacer en muy poco tiempo algo para lo que normalmente no existe ese tipo de presión. Pero si lo pensáis, esto también es positivo y nos va a suponer un gran incentivo de cara a la estrategia a desarrollar en nuestro proyecto. Para mi esta es una de las principales razones por las que tiene sentido usar el crowdfunding en una startup y en general para cualquier proyecto, ya sea social o empresarial. Porque el crowdfunding es un incentivo para hacer de manera estructurada y en un periodo reducido de tiempo, muchas cosas que realmente tenemos que hacer si queremos triunfar con nuestro proyecto.

Por lo tanto creo que tenemos que perderle el miedo al crowdfunding y pensar que si fracasamos al menos habremos aprendido un montón de cosas sobre nuestro producto, nuestra capacidad para hacer marketing y la percepción que tiene la gente sobre nosotros. Dicho esto, me gustaría daros una serie de consejos a la hora de desarrollar una campaña de crowdfunding y os animo a ponerlo en marcha, estoy convencido de que valdrá la pena.

Construye una comunidad: el éxito de una campaña de crowdfunding depende de tu capacidad para darte a conocer a una comunidad de gente interesada en apoyarte. Si no cuentas con esa comunidad tienes dos opciones, trabajar previamente a la campaña de crowdfunding para crearla y para ello puedes montar un blog y los canales correspondientes en las redes sociales, donde realices contenidos relacionados con la temática en la que se va a enmarcar tu proyecto. La otra opción es dirigirte a una comunidad ya existente, por ejemplo la que tenga creada un blog o un foro, esta es la opción que se usa de forma más habitual pero que es más impredecible porque si no es tu propia comunidad es mucho más difícil dirigirte a ella y motivarla para que colabore.

Haz un buen vídeo: ya que se ha convertido en la mejor forma de dar a conocer un proyecto y despertar el interés de la gente para que colabore con tu campaña de crowdfunding. Mi campaña preferida de crowdfunding, por cómo está concebida, desarrollada y por el éxito obtenido es la de Pressy, en ella se ve perfectamente la importancia que tiene la realización de un buen vídeo.

No seas cutre con las recompensas: este es una de los grandes errores que cometen las personas o empresas que montan una campaña de crowdfunding. Se suele menospreciar la importancia que tienen las recompensas y en consecuencia se menosprecia a los propios mecenas que pueden colaborar en una campaña. Las recompensas han de estar a la altura de lo que esperamos conseguir con nuestra campaña, si queremos que la gente sea generosa con nosotros entonces nosotros tendremos que ser generosos con la gente y darles como recompensas cosas realmente valiosas. En Lánzanos han recopilado una serie de «fails» a la hora de montar una campaña de crowdfunding y definir mal las recompensas se encuentra entre los más importantes.

Tienes que ser ambicioso: tenemos que ver el crowdfunding como una gran oportunidad que nos puede ayudar en muchos aspectos del desarrollo de nuestra empresa. Desde la validación de nuestra idea de negocio, hasta la obtención de la financiación que necesitamos, pasando por el comienzo del desarrollo de nuestra estrategia de marketing, si utilizamos el crowdfunding como impulso para nuestro proyecto seguro que podemos llegar mucho más lejos de lo que nos imaginábamos. Por lo tanto una vez que pensemos en montar una campaña de crowdfunding podemos imaginar muchas otras cosas que nos gustaría hacer en nuestra empresa y que podrían tener cabida dentro de la campaña. Por ejemplo, lo que algunas startups han hecho con bastante éxito es dar acceso a una API de desarrollo para que algunos de los que colaboren en la campaña de crowdfunding también puedan participar aportando sus ideas al proyecto. Un ejemplo interesante es el de L8 SmartLight que logró 295 apoyos de gente que quería tener acceso a su SDK de desarrollo.

Añade crowdsourcing al crowdfunding: limitar el crowdfunding a la captación de financiación o a un modelo de preventa supone una pérdida de otras muchas posibilidades que puede suponer para nuestro proyecto o empresa. Porque una vez que hemos logrado motivar a la gente para que apoye nuestro proyecto, podemos aprovechar esa motivación para que se involucren de otras formas en nuestro proyecto, por ejemplo a la hora de introducir mejoras, participar en la comercialización del producto y si es posible incluso en que se conviertan en socios de la empresa si realizan una aportación relevante a nuestro proyecto. Por esto pienso que el futuro del crowdfunding pasa por una integración mayor entre las distintas modalidades de crowdfunding, una fusión entre la modalidad basada en recompensas y las distintas modalidades de equity crowdfunding.