Haciendo crowdfunding | Loogic Startups

Mi relación con el crowdfunding comenzó mucho antes de que conoceria el concepto, en diciembre de 2006 cuando debido a la práctica inexistencia de business angel y entidades de capital riesgo dispuestas a participar en las nuevas startups que estaban surgiendo, pensé que la única forma de poder impulsar el sector sería que los propios emprendedores y nuestro entorno más cercano participáramos aportando la financiación que las empresas necesitaban para arrancar. Era una forma de utilizar internet para popularizar el concepto de Friends&Family que utilizan la mayoría de startups para conseguir la financiación en fases muy iniciales, pero que se interrumpe en el momento en el que se requiere una mayor inversión para hacer crecer el proyecto.

Esa idea de 2006 no pasó de un post y de un montón de comentarios de apoyo, aunque si que fue una semilla para que en julio de 2011 pusieramos en marcha Seedquick junto con Lánzanos la que fue la primera plataforma de crowdfunding enfocada a startups hispanas. El planteamiento era llevar a proyectos empresarial el modelo con el que ya estaba teniendo éxito con proyectos creativos, culturales y solidarios. El principal problema que nos encontramos fue la incertidumbre sobre la viabilidad del propio modelo, debido a aspectos regulatorios que generaban inseguridad a las personas que podían estar interesados en colaborar con las startups que publicaran sus proyectos en la plataforma.

Casi dos años después del lanzamiento de Seedquick siguen sin despejarse las incertidumbres existentes respecto a aplicar el modelo de crowdfunding a las startups, aunque si que hay bastantes iniciativas que lo están intentando, sobre todo aquellas que han logrado el apoyo de entidades de capital riesgo que respaldan la gestión y sobre todo aportan confianza de cara al inversor particular. A nivel internacional los casos de éxito más relevantes son aquellos que han logrado aplicar el modelo de preventa en las startups. En concreto a mi uno de los casos que más me gusta es el de Posthaven que ha logrado transmitir muy bien la necesidad de utilizar el crowdfunding para el desarrollo de un nuevo servicio online.

Por mi parte tenía claro que mi relación con el crowdfunding no podía quedarse en una idea inicial y un intento de aplicar el modelo a la financiación de startups. Tenía que crear un producto que encajara con el modelo de preventa que en estos momentos es la forma en la que mejor está funcionando la financiación colectiva. Como además tenía muchas ganas de escribir un libro había llegado el momento de lanzarse y así nació la idea de poner en marcha el proyecto Emprender Ligero que actualmente se encuentra en proceso de crowdfunding en la plataforma Lánzanos.

Emprender ligero es mi primer libro y con él quiero ayudar a los emprendedores a crear sus empresas sin complicarse la vida. Son tiempos difíciles en general y en especial para aquellos que deciden lanzarse a la aventura de crear una empresa. Yo animo a todo el mundo a que lo haga pero no de cualquier forma, ser ligero es una de las mejores formas para llegar lejos con una empresa, consiste en quitarse una serie de cargas y evitar una serie de problemas que pueden lastrar enormemente la puesta en marcha de un negocio. Espero que esto pueda ayudar a muchos emprendedores en la puesta en marcha de sus empresas, a mi sin duda aplicar esta forma de trabajar me ha ayudado mucho.

Te puede interesar: