Gmail y el email marketing - Loogic Startups
Seleccionar página

Artículo escrito por Ignacio Arriaga, Co-fundador de Acumbamail.

En los últimos tiempos Gmail ha introducido una serie de novedades que, de forma un tanto alarmista, han sido calificados como la muerte del email marketing. El primero de estos cambios fue el de la bandeja de entrada.

La nueva bandeja de entrada de Gmail está dividida por defecto en tres pestañas, una con el correo normal, otra con el correo generado por las redes sociales y una última llamada Promociones, a la que se dirigen los emails orientados a que el receptor realice una transacción en alguna página. Desde que Gmail desplegó esta iniciativa ha habido mucho miedo a su impacto en las campañas de mailing. Nosotros, desde Acumbamail, hemos realizado varios experimentos para comprobar el impacto de esta pestaña. Nuestra conclusión es que durante los primeros meses posteriores a su implantación, se redujo la tasa de apertura en algún punto porcentual, pero este descenso no fue ni mucho menos masivo. Además con el paso del tiempo se recuperaron las tasas de apertura anteriores e incluso han ido en aumento.

Mucha gente nos pregunta cómo evitar ir a la bandeja de promociones. Hay formas de evitar pasar por esta bandeja, pero no muchas son recomendables. Una de ella es eliminar cualquier tipo de link de baja o de ver en navegador, porque es uno de los parámetros que Google utiliza para clasificarnos como promoción. Esta práctica es poco recomendable ya que los usuarios que no quieran recibir nuestros correos y no encuentren la forma de eliminar su suscripción, marcarán el correo como spam y esto provocará un impacto severo en nuestra entregabilidad. La mejor forma de reducir el impacto de esta pestaña y generar un buen contenido que el usuario eche de menos si no lo encuentra, así intentará buscarlos en las otras carpetas. Otro sistema que está funcionando bien a nuestros clientes es solicitar a los suscriptores que saquen el email de la carpeta de promociones, con lo que teóricamente, si este hecho es masivo, los siguientes mailings no se clasificarán como promoción.

La segunda medida de Google que afecta al mercado del email marketing es la caché de imágenes.

Las plataformas de envío de correo realizamos el seguimiento de las aperturas de los emails incluyendo una pequeña imagen transparente en todos los emails, cada uno con una URL única, que apunta al servidor de la plataforma. Así, en el caso de que se cargue la imagen, se podrá saber qué email se ha abierto y en qué momento. Además de la información sobre la apertura, también se pueden extraer otros datos, como el lector de correo que está utilizando el suscriptor o su localización.

En el caso concreto de Gmail, ahora las imágenes se sirven directamente desde un servidor de Google. En el momento que el usuario hace click en el email, un servidor de Gmail solicita las imágenes al servidor que las aloja y se las muestra al usuario. Estas imágenes solamente se recuperan la primera vez que el usuario abre el email. A partir de esta medida, las imágenes se muestran por defecto en todos los emails que se reciben en gmail.

Esto tiene un lado positivo y otro negativo. El positivo es que la medición de las aperturas será mucho más exacta, ya que antes un usuario podía abrir un email sin mostrar las imágenes y, por lo tanto, nunca aparecer como apertura. El lado negativo es que se pierde mucha información que antes se conseguía en este proceso, por ejemplo el dispositivo del suscriptor, su lector de correo, su localización, el número de veces que abre el email.

Toda esta información todavía se puede conseguir si el suscriptor pincha en alguno de los enlaces del email. Y aquí viene la tercera innovación de Google en este campo. Se está activando una actualización de Google Chrome, según la cual los sitios web por los que navegue el usuario, serán recuperados por un servidor de Google, comprimidos y enviados al usuario desde allí. De nuevo el servidor que se encarga del envío del correo electrónico pierde información acerca del contenido, aunque esta medida tiene truco, solamente se realiza la compresión si el tráfico no está cifrado, por lo que con activar https en las urls encargadas de hacer tracking de los clicks se soluciona el problema.

Hay voces que dicen que estas medidas de Google están orientadas a la rapidez de la interfaz (cosa sin mucho sentido, ya que la mayoría de los correos se abren una única vez y con este sistema la primera apertura tardará más), otras contemplan esta medida como una ayuda para la privacidad de los usuarios (nunca ha sido la mayor preocupación de Google) y otras, más acertadas en mi opinión, dicen que todo esto se dirige al nuevo sistema publicitario de Gmail, con los emails promocionados por Google.

acumbamailDe cualquier forma, hay que resaltar que ninguna de estas medidas provoca problemas irreversibles a la hora de realizar campañas de email marketing y que esta sigue siendo una de las herramientas con mayor tasa de conversión a la hora de realizar ventas online.


Te puede interesar: