Fracasar también forma parte de Emprender

Mi último post iba de emprender, el de hoy va sobre fracasar. Solo han pasado dos días y desde luego no quiero desanimar a nadie, mucho menos después de tener ayer la gran feria de los emprendedores en Madrid con el primer congreso de Iniciador que fue un gran éxito. Hoy quiero hablar de fracasar por varias cosas que escuché y leí ayer que me han hecho pensar sobre ello. Por este orden:

1) uno de los ponentes del congreso Iniciador mientras hablamos un rato antes de su charla me dice que es una gran responsabilidad dar consejos a los emprendedores porque son ellos los que los tienen que llevar a cabo y él no quiere ser responsable de que por sus consejos la gente pueda llegar a fracasar. Entiendo que es difícil para un emprendedor de éxito ponerse delante de una sala con 300 emprendedores y hablarles de fracasar, lo normal es quedarse con la parte buena pero a veces es necesario un baño de realidad.

2) también en el congreso de Iniciador uno de los ponentes de la mesa de capital para startups, en concreto el responsable de inversiones de La Caixa nos cuenta que entorno al 50% de las empresas en las que han invertido en los últimos años han cerrado, así de simple. Muchas veces hemos oído a los inversores decir que solo una de cada cuatro inversiones es un éxito, pero pocas veces decir tan claramente que la mitad de las empresas en las que invierte un banco tienen que cerrar.

3) la mala noticia del día, el cierre del proyecto Nikodemo, los creadores del personaje de ficción Cálico Electrónico. Incluída la amarga despedida a través de su blog de uno de los responsables del proyecto y donde se achaca el fracaso del proyecto a la falta de apoyo financiero.

No quiero acabar sin trasladar un mensaje positivo, para mi emprender es una sucesión de éxitos y fracasos, la clave está en buscar un equilibrio donde se potencien los éxitos y se atenúen los efectos del fracaso.

19 respuestas a “Fracasar también forma parte de Emprender”

  1. Es un tema, que siempre se debe tener presente a la hora de empezar un proyecto, ya que es una gran posibilidad que pueda pasar es por ello que debemos emplearnos en elaborar un plan que nos permita sobrellevar los obstáculos que se presenten en el camino.

  2. Vamos a ver, el fracaso forma parte del camino al éxito. El éxito es una meta, y en el proceso hay éxitos menores que nos van acercando progresivamente a esa meta y también fracasos a los que no hay que dar más importancia de la que tienen porque son parte natural de ese proceso. Lo más importante aquí es la mentalidad: podemos optar por desanimarnos y batirnos en retirada, o podemos transformar el fracaso en oportunidad (ya sabemos que hemos hecho algo mal, pues aprendemos de la experiencia y no la repetimos, así que ya estamos un paso más cerca de nuestra meta). Para mí desanimarse y «tirar la toalla» es el verdadero fracaso, eso no es tener mentalidad de éxito ni ser un auténtico emprendedor. Preguntemos a cualquier persona de éxito y seguro que en el pasado fracasó más de una vez. Pero se enfocó en su meta y acabó alcanzándola, aunque sólo fuera por pura cabezonería. Yo no sé de nadie que haya logrado el éxito a la primera, incluso si le tocó la lotería seguro que compró más de un décimo.

  3. Enhorabuena por el congreso.

    En el MIT (universidad tecnologica) siempre hacen presentaciones de caso de éxito, pero presentan un fracaso y 2 éxitos, creo que esa es una buena forma de ser realistas.

    En el congreso el representante de la caixa dijo que el capital riesgo en España si arriesgaba y prueba de ello es que 34 proyectos habían cerrado con su inversión. Eso no es arriesgarse puesto que seguro hubo todo un análisis de cada proyecto y luego salió mal. Para mi arriesgarse es lo que hacen en EEUU poner dinero en Google no fue facil pero no tenian business plan ni MBA al final un Business angel se arriesgó. Lo mismo con facebook todavía no tienen claro que modelo de negocio tendrá ni tampoco tenia un mba, y así miles de ejemplos youtube, digg, twitter, … el mismo ponente ex-telefónica lo dijo claro «martin nos dió 600.000 para que hiciéramos lo que quisiéramos lo que mejor sabíamos hacer» pero no tenian claro que era ni que harían.

  4. uhm Supongo que tienes razón, aquí todo trata sobre que influencia tienes, que dinero tienes y demás… Es mas si no tienes, o no das a mostrar que tengas, dinero/influencia, ni vistes de traje o ese tipo de patochadas es que ni te contestan… Cuando podrían ser ellos los que pierden la oportunidad.. la verdad es que es bastante absurdo, necio e hipócrita… Quien sabe si en algún momento de la vida no te va a hacer falta un pela patatas para solucionar el negocio que te haga millonario…

  5. Mariconadas de emprendedores super guays y ultra modernos …. fracasar es una putada, lo mires por donde lo mires … y lo de aprender no me sirve de nada, ya que en un negocio aprendes a cada momento, no es es necesario fracasar para aprender.

  6. De los fracasos se aprende mucho, se adquiere experiencia para no volver a fallar en los mismos puntos, creo que todos hemos pasado por algun fracaso o decepcion cuando emprendes un nuevo reto.
    Pero a mi me gustaria hablar de los emprendedores que fracasan antes de comenzar, porque van a sitios a asesorarse donde en lugar de apoyarles les desaniman, eso si que es un gran fracaso.

  7. Veamos,

    Una cosa es fracasar y otra muy distinta cerrar una empresa. Cerrar una empresa no es tan sólo un proceso de aprendizaje, puede ser un drama dependiendo del caso.

    En cualquier caso hay que verlo como algo muy serio, sobre todo si esa empresa lleva años en funcionamiento y debe hacer cosas como pedir préstamos para poder despedir a sus trabajadores entre algunas otras que no conoces hasta que te pones en la piel del que lo sufre o ha estado a punto de sufrirlo.

    Que el fracaso forme parte de la vida de un emprendedor es algo cierto, que cerrar su empresa forme parte de la vida del emprendedor es como asumir que la muerte forma parte de la vida. Esa frase está genial y es cierta, pero el objetivo es vivir, cueste lo que cueste.

    Por otro lado, no veo claro el hecho de que si un ponente de unos consejos, el emprendedor vaya a seguirlos a ciegas sin analizar su propio punto de vista y tomarlo, si le interesa o no ese consejo, de la forma en la que pueda servirle en su caso.
    Si un emprendedor no tiene su propio punto de vista crítico de las cosas y simplemente se deja llevar por lo que lee o escucha, todo lo que le ocurra va a ser exclusivamente responsabilidad de él mismo y de hecho, es necesario que aprenda de esa experiencia.

    Pero desde luego está claro que el que a pesar de poner todo en juego no consigue llegar a donde pretende ha hecho algo que muchos «emprendedores» nunca harán: tomar la iniciativa de intentarlo en serio y tras hacer frente a las consecuencias, seguir adelante.

  8. Javier,

    no me gusta nada la palabra «Fracasar». Tiene una consonancia negativa que en el caso del «emprendimiento» no se ajustan a la realidad. No alcanzar el éxito o cerrar una compañía aparte de las malas noticias lógicas también significa haber adquirido know how y experiencia para no repetir los mismos errores, haber vivido una experiencia apasionante sea cual sea el resultado, etc… Si vamos comunicando que o triunfas o fracasas no daremos la imagen real de lo que significa «emprender». No quiero parecer romántico, pero el cierre de uan empresa (el caso Nikodemo) e suna oportunidad para resurgir de inmediato como ya ha comentado Albert Garcia Pujades con un nuevo reto. Seguro que no volverá a cometer los mismos errores que le impulsaron a cerrar Nikodemo y saldrá mucho mas reforzado de ello. El emprendedor que se ve asi mismo o a su proyecto fallido como un «fracaso» para mi no tiene la visión correcta de la realidad.

  9. Sinceramente no se porque la gente siempre le echa las culpas de todo a los bancos o a la falta de inversión… Si tu producto es bueno y se vende, no necesariamente es obligatorio que necesites inversión. Lo único que sucede es que progreses mas despacio… Quizá sea ese el fallo que comente la mayoría de gente… La típica mentalidad del españolito de a pie que piensa que alguien tiene que venir a solucionarle la vida ya sea dándole un sueldo o dándole dinero para realizar su trabajo…

    Tampoco estoy muy de acuerdo en criticar al que fracasa porque los fracasos son a diario, y no me refiero a empresas diferentes sino a empresas que funcionan, fracasan a diario. No hay mas que ver a Movistar, Antena 3, etc. Son fiascos descomunales los que tienen y aun así sobreviven… En mi opinión hay que ser mas conscientes de los fracasos que se tienen. No solo cerrar una empresa es fracasar…

    Seidenbaum, supongo que eso lo tienen que hacer para frenar las oleadas de «tengo una idea genial» de gente que ni se ha planteado como va a llevar a cabo su genial idea y como le va a sacar rendimiento… El típico que supone que solo necesita dinero porque su genial idea se vende sola… Pues si se vende sola que haces pidiendo dinero.

  10. A veces: gano. Generalmente son mis fracasos los que mejor me enseñan a ganar más de lo que pierdo. Esta es la idea central y la principal conclusión de mi artículo «Mi Inconfesable Error Emprendedor» publicado en este blog hace casi 2 años y de la ponencia que tuve el honor de presentar por invitación de Iniciador Valladolid en enero pasado… la verdad que no entiendo, Martín, por cuál motivo presentas el tema del fracaso como un aspecto tan «dramático», ni por qué has omitido mi referencia cuando se trata, creo, de la única o primera vez que dese Iniciador o Loogic se ha ido directamente al
    punto sin rodeos, sin «espectáculo morbo», sin red (como en los circos auténticos) y sin vergüenzas.

    A veces gano… que no recuerdes mis contribuciones sobre el tema: es un buen ejemplo de mis fracasos.

  11. Sobre lo de la mitad de las empresas en las que invierte un banco debe cerrar, puede ser por la ridícula obsesión que tienen con el plan de negocio. Pero un plan de negocio teórico.

    Decir que no se necesita un plan de negocio es una tontería, solicitar un plan de 100 páginas con toda la narrativa que puedas como hacen los bancos es de gilipollas.

    Y mucho peor, decidir en donde invertir el dinero por las cuentas (inventadas) e historietas (probablemente también) que te cuenta un tio que quiere que le creas y sacarte dinero, ya es de analfabeto.

    El plan debe estar y servir más al emprendedor. Al inversor debe servirle para no tener que hacerle las preguntas básicas a cada proyecto que estudie, pero luego tú tienes que hacer tu trabajo y entender que si haciendo aviones de papel dice que factura 10 millones de euros en el primero año, por muy bien que esté en el plan de negocio, y te lo crees, pues allá tú.

    Ese 50 por ciento, sólo indica que en LaCaixa, muchos de los que deciden donde invertir no tienen ni puta idea.

  12. Pero como en todo, el fracaso, o el riesgo a ello es una variable que siempre debe estar presente.
    Me parece bien que lo comentes, porque creo que todo aquel que emprende debe ser consciente de que existe esa posibilidad (que lo saben), pero también de que un fracaso, es eso, una de las opciones en el largo camino, que aparecerá en mayor o menor medida (en una línea de actuación, al no cumplir un objetivo determinado, al fracasar el proyecto entero…).

    Creo que es importante ser consciente y tener presente la posibilidad y aprender a convivir con ella, para cuando llega (si llega) saber superarla lo mejor posible.

    Un saludo

  13. Lo importante al final es ser capaz de mejorar a través del fracaso y el error, y para ello hay que aprender a reconocer nuestras faltas, tragarnos el orgullo y saber decir que las cosas han salido mal.

    Lo cierto es que iniciativas como éstas en las que los emprendedores dan a conocer sus experiencias buenas y malas resultan muy útiles para todos los que quieren empezar porque sino «no sabemos por donde empezar» :)

    En cuanto a lo de Nikodemo es una pena. Mi esperanza ahora que se ha anunciado la salida de Google TV es que esta nueva plataforma ayude a potenciar los modelos de negocio de los contenidos audiovisuales en Internet que, ahora mismo, están en una situación complicada. Y es una pena porque hay proyectos de calidad que no consiguen sobrevivir y al final es el consumidor de estos productos el que pierde, junto con los que se dedican a producirlo, claro.

  14. El tema de fracasar hay que tomarlo con cuidado. Una cosa es tolerancia al fallo y otra cosa es la cultura del fallo que se promueve en algún foro (no me refiero a iniciador donde se es bastante realista).

    En EEUU lo tienen muy claro y ponen como símil el baseball: Bateador que falla la primera bola, no pasa nada. Bateador que falla la segunda bola, no pasa nada. Bateador que falla la tercera bola, fuera. Tolerancia sí, permisividad no.

    Si se falla se ha fallado, pero hay que poner todos los medios para que no ocurra, no dejarse llevar y que pase lo que pase porque para aprender hay que fallar. Aprender cuando fallamos no es una opción, es una obligación para no repetir errores en el futuro. Pero si no la cagamos mejor que mejor.

    Saludos

    PD: Enhorabuena por la organización del Congreso iniciador, fue fantástico ;)