Financiación pública para startups, ¿qué hacer? | Loogic Startups
Seleccionar página

Artículo realizado por Ferran Moreno, socio de ATOMM.

No cabe duda de que la financiación pública es hoy más que nunca una herramienta competitiva que toda startup debería valorar en su plan de negocio. La casuística es muy variada pero podría sintetizarse en los siguientes perfiles de emprendedores y/o startups, para los cuales listamos las líneas de financiación que se suelen solicitar.

Disclaimer: hemos ignorado por completo aquellas líneas de financiación que requieren de garantías o avales personales (las que os venden en la tele…), ya que está demostrado que no aplican a la práctica totalidad de los emprendedores españoles.

Veamos pues si te reflejas en alguno de los siguientes perfiles.

Tengo una idea en mente y poco más: en este caso lo ideal es que aproveches las (pocas) ayudas en forma de subvenciones para emprendedores que quieren analizar la viabilidad empresarial de su idea.En Cataluña por ejemplo existía el programa Genesi, con el que podías conseguir hasta 20.000€ a fondo perdido. Desafortunadamente este tipo de programas han desaparecido este año, por lo que te aconsejamos optimizar tus fondos propios para poder montar una mínima estructura empresarial que te permita optar a las siguientes ayudas.

Tengo un proyecto en marcha con un pequeño equipo: en este caso solicita un préstamo a ENISA para jóvenes emprendedores. Aprovecha también las nuevas líneas de ayudas regionales para fomentar la creación y crecimiento de empresas de base tecnológica, como pueda ser el NEBT en Cataluña.

Tengo una startup con capital semilla (fondos propios, family & friends, business angels…): solicita el préstamo NEOTEC al CDTI, siempre y siempre y cuando puedas defender que tu proyecto es técnicamente brillante ya que actualmente hay muchísima competencia. Otra opción es solicitar un préstamo a ENISA, donde existen varias líneas dependiendo del perfil técnico-innovador de tu empresa y que, en función de tu plan de negocio, puede financiar como máximo la misma cantidad aportada por el inversor privado que haya aportado la máxima cantidad individual.

Si has formado algún consorcio con PYMEs y/o Universidades para la realización de parte de tu proyecto, entonces puedes optar también a las líneas de financiación para proyectos colaborativos de CDTI (integrados, cooperación pymes, interempresas), aunque recuerda que no tiene sentido solicitar dos ayudas en paralelo a un mismo organismo. Además si alguno de tus partners se encuentra en alguna de las denominadas regiones de «convergencia«, el proceso irá mucho más rápido.

Tengo una startup con una primera ronda de financiación privada (capital riesgo, capital privado…): solicita el préstamo NOTEC II al CDTI y/o un préstamo a ENISA. No olvides que siempre te favorece más cerrar la ronda privada después de haber negociado las condiciones con los organismos anteriores.

En este caso también aplica lo de las ayudas para la realización de proyectos en colaboración.

Tengo una startup sólida, en proceso de crecimiento: también existen líneas de financiación atractivas para ti mediante préstamos participativos o capital público, si lo que quieres es acelerar tu crecimiento.

Para todos los casos anteriores existen múltiples ayudas regionales que pueden ser combinadas con las nacionales, aunque algunas pueden llegar a reducir las probabilidades de conseguir futuras ayudas nacionales, por lo que hay que estudiar cada caso antes de aplicar.

Finalmente, siempre y cuando dispongas de paciencia y recursos internos para dedicarse a ello, existen subvenciones para casi todas las facetas de tu negocio: contratación de personal, propiedad intelectual, internacionalización…

Ferran Moreno es socio de ATOMM, una consultora especializada en ayudar a emprendedores a encontrar la financiación necesaria para afrontar con éxito el desarrollo de sus startups.