Evolución de los medios de pago digitales | Loogic Startups
Seleccionar página

euro

Aviso que este es un artículo de opinión. Mientras Javier prepara un Futurizable dedicado a los medios de pago móvil que sin duda espero con gran interés, quiero referirme hoy a los medios de pago digitales, es decir, online, no necesariamente servicios móviles que se pueden utilizar tanto en el mundo físico como en el mundo online.

Es un matiz importante porque me dejo fuera todas las aplicaciones móviles que están orientadas al pago en tiendas físicas, y todos los sistemas equivalentes al pago con tarjeta bancaria pero utilizando el móvil u otros dispositivos gracias al NFC.

Mi gran duda es si existe una correlación entre el uso de medios de pago alternativos en el mundo físico y el uso de medios de pago alternativos en el mundo online. Y otra gran pregunta, que tal vez Javier pueda responder es si los medios de pago digitales online y offline van a converger o serán mayoritariamente independientes. Para profundizar un poco más en el tema en cuanto a la prospección de futuro aún hay más preguntas que podemos hacernos como si en el mundo offline podremos utilizar medios de pago digitales/móviles para grandes cantidades de dinero (comprar un coche por ejemplo), algo que ahora mismo está reservado a las transferencias bancarias (que no se pueden certificar en tiempo real) y a los cheques bancarios, para mí un medio de pago prehistórico pero que es sorprendentemente imprescindible en una era tan tecnológica como la actual.

Y todo esto viene a cuenta del fraude en los medios de pago. Cada vez que voy al supermercado y pago en metálico el cajero revisa el billete con máximo detalle e impúdico descaro, sobre todo si se trata de un billete de 50 euros, como si el cliente fuera un delincuente en potencia que falsifica el dinero. Pero efectivamente parece que la falsificación de dinero está a la orden del día.

Siempre me ha parecido una agresión al cliente esa revisión manual, además de relativamente imprecisa y de cargar al cajero con una responsabilidad que creo que no le corresponde cuando existen en el mercado detectores de billetes falsos que ahorran tiempo, quebraderos de cabeza y miradas sospechosas contra clientes inocentes.

En los medios de pago online en los que no se utilizan tarjetas bancarias, el fraude posible tiende a cero si el intermediario se ha asegurado de que no le han engañado con la fuente de dinero. Y la seguridad de los datos de pago, para todos aquellos preocupados por este tema queda completamente salvaguardado si confías en dicho intermediario. ¿Por qué entonces sólo hay una solución de pago dominante en el mercado del comercio electrónico que es Paypal? ¿No hay hueco para ningún otro jugador que pueda alcanzar una buena cuota de mercado? ¿Por qué los bancos están tardando tanto en promover sus propias soluciones de pago alternativo a las tarjetas cuando son los primeros que se quejan de sus costes y sus riesgos?