Espacios de trabajo y Covid-19 | Loogic Startups
Seleccionar página

Ahora que el gobierno ha decidido regular el teletrabajo, es un buen momento para repensar las formas de trabajo desde el punto de vista de la productividad empresarial, desde el punto de vista de la conciliación familiar y desde el punto de vista de la sostenibilidad de nuestro entorno.

Cada uno comenzará a pensar en una de estas facetas, y no seré yo quien diga cuál debe ser la prioritaria. Para mi han de ser las tres que su conjunto sirvan mejor a los intereses de todos.

En cualquier caso, la adaptación de espacios para el teletrabajo lo dejaré para otra ocasión pues creo que en estos últimos meses se ha hablado mucho de este tema.

Por mucho que quieran algunos, el trabajo presencial en una oficina puede ser imprescindible o necesario, tanto para la empresa como para el trabajador, al menos durante una parte del tiempo. La realidad es que tenemos que adaptar los espacios de trabajo comunitarios y espacios de trabajo de empresas a las nuevas circunstancias.

Más allá de las directrices que marcan las normativas, hay que ser conscientes de que es una realidad necesaria y buena para todos. Me ha gustado mucho la guía que ha preparado la empresa de muebles de oficina Actiu. Dice en su introducción:

Una distancia mínima de 2 metros entre trabajadores, reducción del aforo, conciencia ecológica, transformación digital, mobiliario ergonómico, mamparas de seguridad, materiales antibacterianos o espacios flexibles y polivalentes, son algunos de los conceptos clave de estos reinventados lugares de trabajo.

Han incluido esa faceta de sostenibilidad a la que yo hacía referencia al principio con la mención de «conciencia ecológica», y eso me gustado. Aprovechar el esfuerzo que hay que realizar para añadir este componente lo veo ahora más necesario que nunca que nos encontramos en la situación de generar desechos en grandes cantidades para conseguir una mayor salubridad y evitar los contagios del temido virus.

Uno de los aspectos más complicados de reformular en relación a los espacios de trabajo es precisamente la distribución espacial, el uso mobiliario y la instalación de nuevos elementos protectores que al final deben formar parte del mobiliario de forma natural.

Si tienes una empresa o un coworking y no eres arquitecto de interiores seguro que agradeces sugerencias como las de la guía mencionada. El aforo de una oficina se ve reducido entorno a un 60% del aforo completo original. Creo que las nuevas amplitudes y espacio disponible por persona van a redundar en una mayor comodidad en el trabajo. Entiendo que a nivel de costes puede llegar a ser un inconveniente, pero hay que asumir que cualquier uso del espacio va a ver reducido su aforo entre un 40% y 50%.

Un concepto que no conocía antes de interesarme por estos temas, es la certificación WELL, que consiste en un método de evaluación de espacios en relación a la salud y bienestar de las personas. Este sistema contempla diez ámbitos: aire, agua, alimentación, iluminación, movimiento, confortabilidad térmica, sonido, materiales, mente y comunidad.

¿Estamos ante el momento definitivo de la humanización del trabajo?