Entrevistamos a Eloi Noya de Loanbook en relación con la ley del crowdfunding - Loogic Startups
Seleccionar página

loanbook

Ya sabéis que el gobierno de España acaba de aprobar la Ley del Crowdfunding y ahora es el momento de evaluar cómo puede afectar a las plataformas tanto de equity crowdfunding como de crowdlending. Para hablar sobre ello hemos hecho unas preguntas a Eloi Noya que es Partner, General Manager y Credit Director en la plataforma de crowdlending LoanBook.

¿Cómo habéis vivido desde Loanbook todo el proceso de creación de la ley de crowdfunding?

De todos es conocido que, cuando se anunció el Anteproyecto de ley donde se regulaba el crowdfunding, el 28 de febrero del año pasado, hubo muchas voces críticas contra el mismo, dadas las limitaciones de todo tipo que el texto contenía. A pesar de ello, desde LoanBook siempre creímos que lo más importante era conseguir una regulación del sector que diera confianza a los inversores, por lo que a pesar de las evidentes mejoras que aquel proyecto necesitaba recibimos con esperanza esta regulación.

Inmediatamente LoanBook, junto con otras cuatro plataformas de crowdlending, constituimos el grupo de trabajo que dialogó con el Ministerio, y en donde poco a poco se fueron incorporando la mayor parte de nuestras observaciones para lograr una regulación lo más parecida posible a los estándares europeos.

La primera gran mejora fue lograr que no operaran límites para los inversores acreditados y que éstos además se definieran de una forma bastante razonable. Posteriormente, el segundo redactado del proyecto de ley incorporó la mayor parte de mejores prácticas que habíamos trasladado al Ministerio. Por último, cuando el proyecto pasó al Congreso, se consiguieron unos cambios que daban todavía más capacidad de crecimiento al sector.

¿En algún momento os habéis planteado que habría que dejar de operar con la empresa por las posibles restricciones de la ley?

De haberse aprobado la ley tal como estaba en su primera versión, el sector hubiera tenido unas limitaciones demasiado importantes, por lo que la gran mayoría de plataformas hubiera tenido que dejar de operar. En nuestro caso nunca nos lo planteamos aunque sí estuvimos durante un tiempo pensando en posibles alternativas, entre ellas la de operar desde otro país.

Felizmente, el anuncio del ministro De Guindos dos meses escasos después de anunciarse el anteproyecto, en el que levantaba las limitaciones a inversores acreditados, despejó la principal amenaza para el sector y, a partir de aquí, quedó claro para LoanBook que el Gobierno, por voluntad propia o por exigencias de Europa, quería hacer una regulación más favorable a formas de financiación alternativas a la banca como el crowdlending.

¿Qué es lo mejor y lo peor de esta ley?

Lo mejor de la ley es su propia existencia. Nuestros inversores en la plataforma operan ahora en un entorno regulado y esto, en la mentalidad de nuestro país, es básico para generar confianza. Lo peor quizá es no haber sido todavía más ambicioso y no haber incorporado algunos elementos de la regulación de Reino Unido. La norma británica se hizo de una forma totalmente distinta, partiendo de la iniciativa del propio sector, que por un lado hizo un compendio de las mejores prácticas y debatió qué normas eran necesarias para dar seguridad al inversor, pero al mismo tiempo no coartó la posibilidad de que estas plataformas fueran una alternativa real de financiación.

¿Cómo ves el mercado del crowdlending en España y qué posición tenéis al respecto en Loanbook?

El crowdlending llegó a España para quedarse. Sin duda, va a crecer mucho en los próximos años y acabará siendo una alternativa real tanto en el mundo de la inversión como en el de la financiación. El valor que aporta el crowdlending como nuevo activo de inversión rentable, basado en economía real y descorrelacionado del resto de activos financieros, que son víctima del riesgo sistémico, es indudable. A ello se añade el uso de las nuevas tecnologías, que plantea una disrupción en el modelo tradicional bancario que va a transformar la industria financiera en los próximos años como nunca antes habíamos visto.

Dicho esto, puede que el crecimiento del crowdlending en España sea algo inferior al principio respecto a otros países europeos porque somos un país con una fuerte dependencia de la banca. Los inversores han sufrido múltiples desengaños en el sector financiero en los últimos años (y en la mayor parte de casos han sido productos financieros de los propios bancos: participaciones preferentes, deuda subordinada, salidas a Bolsa ruinosas, etc.) y, por tanto, se ha agudizado su tradicional preocupación por la seguridad en sus ahorros, por lo que cualquier innovación lleva su tiempo. Quizá en los próximos años las plataformas más avanzadas de nuestro país estemos facilitando financiación a las pymes por parte de inversores extranjeros, con más apetito para invertir en este nuevo activo.

¿Nos puedes hablar de vuestra estrategia de futuro?

En LoanBook queremos liderar el sector en nuestro país. Lo hacemos desde el inicio con una apuesta por un equipo con una fuerte experiencia financiera, tanto en la gestión de activos como en la banca comercial −privada y de empresas− que nos dan la posibilidad de innovar y de llegar a toda clase de inversores −en especial los profesionales e institucionales−. Creo que esto nos diferencia de otras plataformas que trabajan principalmente el inversor más minorista.

Tras nuestros dos primeros años, en los que hemos construido una plataforma tecnológica con funcionalidades tanto para el inversor minorista como para el más sofisticado, y que a nivel de negocio hemos intermediado más de 3 millones de euros con cerca de 120 préstamos a más de 40 pymes distintas, nos encontramos en un momento en el que prevemos empezar a crecer de forma más rápida gracias a la nueva regulación, a nuestra trayectoria y a la apetencia de los inversores tanto nacionales como extranjeros en nuestra propuesta de valor.

Queremos ser también una plataforma excelente en la calificación de los préstamos que presentamos en el Marketplace, y hacerlo innovando constantemente en el modelo de riesgos así como aprovechando las nuevas tecnologías para tener un mejor conocimiento de la situación financiera de una empresa. Asimismo, estamos trabajando para desarrollar estrategias imaginativas destinadas a originar un volumen creciente de créditos que pueda satisfacer la demanda también creciente de los inversores, y pasar de ser una plataforma de crowdlending a llegar a crear un auténtico mercado de créditos de todo tipo para las pymes.


Te puede interesar: