Entrevistamos al CEO de Erle Robotics | Loogic Startups

equipo-erle-robotics

Erle Robotics es una empresa española dedicada a la construcción de pequeños robots controlados por software basado en open source, con linux y ROS (Robot Operating System) como sistemas de control, con un cerebro creado por ellos que permite a cualquiera crear cópteros, aviones, vehículos terresetres, barcos y arañas robóticas inteligentes. Entrevistamos a su CEO Carlos Uraga.

A pesar de que los productos robóticos no son baratos, se han abierto un hueco importante en el mercado. También pusieron en marcha una campaña de crowdfunding para comercializar una araña robótica, que aunque no logró culminarse les sirvió para darse a conocer de manera importante.

En mayo de este año Erle Robotics consiguió una inversión de 200 mil euros.

L: Erle Robotics apostó por los drones y la robótica hace ya tres años pero ha sido en el último año cuando ha despertado el boom de usuarios, y sigue creciendo a buen ritmo, lo que atrae a nuevas empresas a competir en el sector, ¿cómo afecta eso a una empresa como la vuestra?

Que compitan nuevas empresas en el sector implica que se generen nuevos desarrollos, nuevas ideas, nuevos productos, etc. lo cual para nosotros es altamente beneficioso.

Es un mercado totalmente emergente y esto implica que los jugadores, además de ser todos nuevos, nos podemos por lo general complementar más que competir. Si ves que alguien hace lo mismo que tú siempre puedes pivotar o redirigir tu negocio en la dirección donde sepas que no hay nadie, y la verdad que a nosotros hasta ahora no nos ha tocado variar nuestra dirección debido a esto y sin embargo sí que nos hemos beneficiado mutuamente con muchas empresas. Los únicos giros que hemos hecho han sido en base a la tecnología y la demanda del mercado.

L: Habéis montado una campaña de crowdfunding que no ha llegado a completarse. En Loogic somos abanderados del crowdfunding, ¿qué crees que os ha fallado para no lograr completar la campaña? ¿lo volveréis a intentar?

Principalmente la inmadurez del mercado. Nuestra plataforma ofrece un amplísimo espectro de posibilidades que no todos los usuarios son capaces de apreciar, y no todo el mundo sabe a estas alturas sacar partido de un robot, al igual que no se sabía sacar de un ordenador en los años 80.

Independientemente el objetivo de dar la plataforma a conocer se ha conseguido con creces y las ventas han comenzado con fuerza, por lo que nuestro objetivo está en un 80% conseguido.

L: Habéis apostado por tecnologías abiertas (linux, ROS) y por dotar de tecnología vuestras creaciones, ¿dónde creéis que está el límite al que se puede llegar?

Esta tecnología no tiene límite. Los ordenadores nos mostraron que se podía llegar donde nadie imaginaba y los robots son la tecnología que lo hará de nuevo.

El límite a día de hoy está en el nivel de desarrollo de las aplicaciones y en los casos de uso.

Las plataformas como nuestro cerebro Erle-Brain 2 tienen capacidad suficiente por lo general para correr la gran mayoría de algoritmos y aplicaciones que los usuarios y comunidades desarrollan, y sino siempre podemos ampliar de forma sencilla las capacidades en cuanto a computación se refiere de nuestros robots y hacerlos correr en ellos, pero desarrollar dichos algoritmos no es tarea sencilla.

Hace falta conocimiento, ideas y desarrollo, por lo que es un proceso que está en pleno surgimiento pero tendremos que esperar algunos meses o años para ver comportamientos completamente autónomos que nos sorprendan y faciliten nuestra vida cotidiana, ademas de crear estándares como el que estamos creando nosotros y que se conviertan en tecnología estable y accesible. A nivel de industria está más que probado que las aplicaciones ya facilitan y abaratan procesos de todo tipo, pero a nivel humano somos mucho más complejos que los productos o máquinas.

L: Personalmente tengo una debilidad por los procesos industriales, ¿cómo es la fabricación de vuestros drones?

Hasta donde puedo leer es que nosotros diseñamos y fabricamos la inteligencia, las partes de los drones más comerciales (hélices, motores..) las compramos fuera y ensamblamos aquí, pero sin duda lo importante de nuestros drones es precisamente lo primero; la inteligencia.

Dotamos a nuestros robots de comunicación, redes, comportamientos autónomos, conectividad, sensórica, etc. y esto es precisamente lo que los diferencia de los existentes en el mercado; ofrecemos una plataforma abierta de grandes capacidades con la que puedes diseñar tu propio caso de uso y hacer que tu robot lo cumpla, siempre con una tecnología accesible y disponible para el usuario de a pie por debajo de los 1.500 €.

Te puede interesar: