Entrevista a Daniel Lapesa sobre su proyecto Shipeer

shipeer

La economía colaborativa va entrando cada vez en más aspectos de nuestra vida y en más sectores de la economía. El sector del transporte es uno de los que más interés ha despertado por parte de las startups, como vemos en el caso del que hoy hablamos que se dedica al negocio de la paquetería entre particulares y del que vais a poder conocer mucho más a través de la entrevista que hemos realizado a su fundador Daniel Lapesa. Conoce Shipeer «el BlaBlaCar de los paquetes»:

¿Por qué es necesario crear el Blablacar los paquetes?

​Existe un nicho de mercado, paquetería de difícil manejo (PDM), donde empresas tradicionales ofrecen servicio a precios altos y donde Shipeer es capaz de reducir el precio hasta un 60%. Adjunto imagen donde explicamos exactamente cómo crea valor Shipeer en función de las curvas de oferta y demanda de una manera más teórica.

Cuando hablamos de paquetería de difícil manejo nos referimos a: material deportivo (bicis, esquis, tablas de surf, etc.); hogar (pequeño mueble, electrodomésticos, accesorios de hogar, etc.); componentes de automóvil; informática – entre otros, portátiles; telefonía (entre otros, móviles) – asociado urgencia –
componentes electrónicos (entre otros, cargadores) – asociado urgencia -; líquidos (por ejemplo horchata); mascotas; ropa; etc.

También empezamos a trabajar pequeños negocios, con necesidades especiales de envío, aquellos que no pueden negociar por volumen con las empresas de paquetería y/o envíos frágiles, cerámica, antigüedades (productos perecederos como hortalizas o frutas), tenemos varios partners en Valencia con la naranja, etc.

En fin, cualquier cosa que se mueva en Milanuncios, Segundamano, etc. podemos moverla, y un nicho de empresas que nosotros catalogamos como «b minúscula».

Shipeer, en determinadas rutas, ofrece «same day delivery» en servicios interurbanos (siendo más competitivos en precio).

¿Qué ocurriría si Blablacar ofreciese ese servicio a sus usuarios? (típica pregunta de foro de inversión)

Tienes razón, típica pregunta de inversor. Pero al igual que tú, no lo creo. Dos motivos. El primero, foco. El segundo, ambos sabemos que no es tan fácil como meter una nueva funcionalidad, y los riesgos de Blablacar ante posibles incidencias y desvirtualización del modelo existen. Desde Shipeer, creemos que lo lógico sería para ellos salir con una segunda marca (por supuesto, sólo conjeturas).

De todas formas, si hipotéticamente Blablacar decide entrar en España en este sector, llevamos un año aprendiendo sobre el modelo (y estoy seguro que podríamos aportarles valor). Tenemos abierta una línea de comunicación con ellos.

¿Qué problema existe en el mundo de la logística que vale la pena resolver desde Shipeer?

Como hemos hablado, no existe un servicio competitivo en este tipo de paquetería, PDM, tiene un «pricing» elevado y en algunos casos las empresas no dan servicio, volumetría alta o frágil.

Factores push «timing», sector transporte de mercancías, único sector que no ha conseguido relevancia en la economía colaborativa (al menos en entregas interurbanas).

​​¿Cómo han reaccionado las empresas de logística al nacimiento de Shipeer?

​Aunque es cierto que con liquidez suficiente el modelo Shipeer es una amenaza para el sector de la paquetería, por ahora nuestro foco está en el «residual de mercado». ​No suponemos amenaza real para las empresas de transporte tradicional.

Nuestra línea de comunicación en este sentido es sentarnos a hablar con todos los actores implicados y buscar posibles soluciones a futuros problemas.

Nuestra defensa legal, si fuese necesario, se articula bajo la premisa de compartir gastos de viaje.

​¿Qué planes tenéis para que todo el mundo use vuestro servicio?​

​​Estrategia de marketing proyectada a 2019.
Partnerships estratégicos de dos tipos,
1. Funcionales (soporte logístico),
2. Crecimiento (basados en campañas de comunicación, patrocinios, etc. ) Rondas de inversión, incluye «media for equity».
La pregunta es tan abierta que es difícil una respuesta en tres líneas.