Emprender: actuar hacia el valor | Loogic Startups
Seleccionar página

Artículo realizado por Dioni Nespral, gerente de innovación de everis.

Dioni NespralEmprender se ha convertido en una constante en el vocabulario de los dirigentes políticos. Es algo que, como se suele decir, “está en la agenda”. No deja de sorprender la facilidad con la que aupamos o desterramos términos en función de la popularidad de los mismos en los discursos oficiales o en las editoriales de los medios de comunicación. Siempre hemos sido un país de titulares. Es quizá el momento de empezar a desarrollar la letra pequeña de las cosas. Es, sin duda, algo más complejo, que conlleva más trabajo, que implica tomar decisiones y que debe desplegarse para activar y hacer actuar a la sociedad que estamos conformando entre todos. Emprender implica hoy más que nunca, actuar.

No es fácil desarrollar una actividad emprendedora. En una situación complicada como la actual, no resulta evidente tomar esa decisión como primera opción de desarrollo profesional. Hemos vivido en un país que ha fomentado el trabajo por cuenta ajena y si éste se desarrollaba en la administración, la valoración por parte del entorno más cercano era aún mayor. Durante muchos años, las personas han sido consideradas “recursos humanos”, que hacían un papel organizado, medido y eficientado. En épocas de estabilidad, este sistema ha funcionado extraordinariamente en una sociedad de consumo creciente. Ahora, en una situación inestable, de consumo decreciente, se busca transformar a los recursos en talento orientado al emprendimiento. Algo complejo para una sociedad que ha mantenido en el olvido la educación y el fomento del emprendizaje. No nos han educado para ser emprendedores y ahora todo el mundo nos exige que pongamos en marcha ideas, que lideremos iniciativas y que asumamos riesgos. Tan fácil decirlo como complicado implementarlo.

Durante los pasados años, se ha interpretado confusamente que emprender es “tener ideas” y en muchos casos, la acción de emprender debería estar ligada a la tecnología en general y al mundo digital y de internet en particular. Es muy lógico que hayan ocurrido estas interpretaciones, que en algunos casos, han significado el lanzamiento de proyectos innovadores y generadores de empleo. Pero emprender tiene mucho más de acción, de desarrollo y orientación a valor (social o empresarial), que de generación de ideas potencialmente innovadoras en sectores tecnológicos. Y debemos de poner entre todos nuestro granito de arena, para crear un entorno y un modelo que fomente la acción de emprender, eleve el discurso hacia una implicación real de las instituciones, implique al sistema educativo formal, genere interés por parte de los medios de comunicación para empoderar la figura del emprendedor, del creador de valor, como algo esencial en los valores y en el ADN de una sociedad y que, en definitiva, desarrolle una nueva actitud que impulse nuestro potencial como personas, como creadores y como actores con talentos individuales en beneficio de lo colectivo. Todos juntos, podemos.

Hay múltiples iniciativas que diversas organizaciones están impulsando. Desde everis, estamos convencidos del valor que la actitud de emprender puede significar para el despegue de nuestra economía. Por eso, la Fundación everis lleva a cabo anualmente la convocatoria de los Premios Emprendedores que fomentan la aparición de nuevos emprendedores avalados o descubiertos por académicos de reconocido prestigio y que faciliten la financiación de proyectos empresariales con claros objetivos de innovación, viabilidad y beneficio para la sociedad. Es, sin duda, un ejemplo más, aunque con una clara orientación a la acción, al valor y a la mejora de la sociedad que entre todos, estamos creando. Nuevas visiones para nuevos escenarios.