El valor de lo único y diferencial en los negocios de la Red, dominios genéricos

Por Emilio Márquez, fundador de Networking Activo.

La presencia por parte de las empresas en la red de redes cada día se hace más necesaria. Hoy en día, cualquier empresa, por pequeña que sea, ha de asegurarse un puesto en el más amplio escaparate que jamás podrá tener. Internet es la ventana al mundo, un universo infinito de posibilidades comerciales que no podemos desaprovechar. Es éste, además, un escaparate que apenas necesita de un buen sitio, una buena imagen virtual y una buena labor de SEO o posicionamiento en buscadores. Tener una presencia con una identidad corporativa digital desarrollada, por ejemplo, será bastante menos costoso, económicamente hablado claro está, que mantener una cadena de tiendas o una red de locales comerciales, mejorando en base a nuevos planes de negocios adaptados a los ahorros de costes derivados de explotar las herramientas que la sociedad de la información ofrece a usuarios y marcas. Todo eso sin contar que con un “local físico” no lograríamos alcanzar, ni por asomo, la cantidad de visitas que un bien ubicado y estudiado “local virtual” nos podría proporcionar, el escaparate que nos ofrece Internet se muestra al mundo entero y trabajando en local con ahorro de costes derivados de usar las nuevas tecnologías se puede trabajar en global.

Los datos se imponen y el pasado mes de diciembre utilizaron la red 1.007.730.000 personas (World Metrix de la firma comScore), más de mil millones de personas que pueden acceder a los servicios de nuestras empresas; más de mil millones de personas que podrían convertirse en potenciales usuarios o consumidores de nuestros productos.

Sin embargo, a la hora de estar en Internet, no se pueden cometer errores de principiantes. Lo más importante a la hora de estar en red es encontrar un buen nombre de dominio, un nombre sencillo de recordar y con el que por naturaleza, y sin mucho esfuerzo, consigamos estar entre los primeros resultados de los motores de búsqueda para la palabra clave que más fundamental nos resulte para nuestro negocio. Los nombres de dominios que mejor se comportan en este sentido, son los dominios genéricos, que definen por si mismos una actividad económica o producto.

Estos dominios, que por lo general concuerdan con los términos más usuales de búsqueda y cuentan con un elevado Type-in (los usuarios teclean habitualmente dicho dominio genérico con terminación .com o su versión local cómo los .es), tienen unas ventajas claras frente a un dominio no genérico:

  • Son fáciles de recordar (es más sencillo acordarse de viajes.com que de viajespalominosolitario.com, por ejemplo).
  • Transmiten al usuario sensación de confianza.
  • Asociar la marca a un dominio genérico permite un branding, no sólo más contundente, sino también más interactivo.
  • Tiene claras ventajas en posicionamiento natural en los buscadores de Internet.
  • El hecho de que no existan dos dominios genéricos iguales da un valor añadido de exclusividad.

Por todo esto, este tipo de dominios pueden ser una gran inversión para pequeñas y medianas empresas, que, al no contar con un branding propio, quieran estar en la Web y competir en los buscadores con las grandes marcas que ya tienen un nombre hecho y unos presupuestos SEM contundentes e inalcanzables para las pymes. Sin duda crear un buen branding es una labor muy importante: que nuestro producto se conozca, se identifique con una idea clara y evoque confianza y tranquilad o cualquier otro valor al que le queramos asociar. Por ello, el valor añadido que supone relacionar nuestra marca con un dominio genérico, su buen posicionamiento natural y su clara conceptualización, conforman una apuesta segura a la hora de gestionar nuestros contenidos en la red.

15 respuestas a “El valor de lo único y diferencial en los negocios de la Red, dominios genéricos”

  1. Los dominios genéricos como bien se ha comentado es lo más importante, si deseas comprar uno ya que esta ocupado es mejor pagarlo, que estar pagando para un buen trabajo de posicionamiento en conseguir la misma igualdad, hay que ver las dos inversiones y cual seria la más rentable.

  2. Personalmente soy partidario de los dominios genéricos, pero solo para los sitios que sabemos que en su vida van a evolucionar asia otras facetas. Tengo por ejemplo deplanos.com que como vien dice su nombre es un blog de planos. No pienso agregar nada mas que planos. Pero si, en cambio, pretendo hacer una web empresarial, o con miras a evolucionar, optar por un dominio que de «la marca». Y asi se logra tener «fuerza». Lo malo de esto es que no obliga a tener que trabajar mucho mas para posicionarse.
    Saludos

  3. Os genera desconfianza una web detrás de un viajes.com restaurantes.com o juegos.com ??? Sinceramente me parece una tontería.
    Si el dominio pertenece a la persona que lo registró por los años 90, seguro que es alguien muy vinculado al sector… y si por el contrario es alguien que ha invertido varios miles de €€ en la compra, pues creo que como mínimo tiene un mínimo de credibilidad…

  4. Pues a mí como cliente un dominio genérico no sólo no me da ninguna garantía, sino que me genera desconfianza.

  5. Qué casualidad que marqueze escriba un artículo sobre la importancia de los dominios genéricos justo cuando se está dedicando últimamente a comprar dominios genéricos e inflarlos a tráfico para revenderlos bastante más caros.

  6. @Albert, la de casos concretos que pueden llegar a ocurrir de todo tipo, veremos cómo evolucionan los negocios en la red, yo sostengo que los genéricos deben desarrollarse y aprovecharse evitando tener buenos dominios en parking (yo mismo estoy desarrollando muchos dominios genéricos ahora mismo) pero en realidad todo está por ocurrir en la red, veremos cómo va evolucionando :)

  7. @emilio

    Quizas no me haya explicado bien en este punto, hablaba de una evolucion del negocio (que pasa muchas veces en internet). Imaginate que primero vendo zapatos, al cabo de un tiempo quiero complementar mi oferta con bolsos, y posteriomente tambien quiero ofrecer sombreros, si hubiera cogido el dominio zapatos.com, tendria un grave problema, en cambio con el dominio patatim.com, por decir algo,me permitiria esa evolucion

  8. @Albert, en el caso de cambio de ámbito de negocio de la empresa la salida es clara, la venta de los activos relacionados, maquinaria, stock y en el caso de este artículo, del nombre de dominio genérico relacionado con la antigua actividad comercial.

  9. Nadie discute las bondades de Internet para las pymes. Otra cosa es el valor de los nombres genericos, valor sobreestimado, asentado en falacias y en aseveraciones que simplemente no son verdad.

    «Son fáciles de recordar»: Depende. Hay muchos nombres genericos parecidos para un mismo producto (zapatos.com, zapato.com, calzado.com, zapateria.com zapaterias.com, y los.net, .es .tv…

    «Transmiten al usuario sensación de confianza». Eso es muy subjetivo, a mi me transmiten desconfianza y poco valor añadido para el cliente/usuario. Pienso que el propietario se ha gastado mas en el dominio, que en desarrollarlo

    «Asociar la marca a un dominio genérico permite un branding, no sólo más contundente, sino también más interactivo». Para mi el nombre generico es la antitesis del branding, excepto en el caso de un nombre originario haya dado nombre al producto (e.g. kleenex)

    «Tiene claras ventajas en posicionamiento natural en los buscadores de Internet» Solo en parte, para la palabra asociada, que en la mayoria de casos representa un % infimo del trafico SEO

    «El hecho de que no existan dos dominios genéricos iguales da un valor añadido de exclusividad» Repito lo que he dicho en el primer punto.

    A parte los dominios genericos tienen un problema muy grave, ¿que pasa si reorientas el negocio y ya no te sirve el dominio asociado?. Pues que te lo tienes que comer con patatas…

  10. Al igual que comenta Jaime, hoy día es todavía factible conseguir genéricos, todo es plantear nichos no sobreexplotados (de este tipo me he quedado con varios últimamente).

  11. 100%, y hay todavía genéricos muy interesantes a 10 euros, pero claro no en mercados desarrollados como juegos, sexo o viajes, pero si en sectores en los que el volumen de negocio off-line es muy superior a los anteriormente citados.