El problema de pensar que estamos en Silicon Valley

silicon-valley-sign-lg

Hace poco se me ocurrió crear una lista en Twitter para seguir a personajes relevantes en el panorama de las startups en USA. Me pareció buena idea para estar mejor informado de lo que se cuece en Silicon Valley y entre las grandes empresas de Internet. Sobre todo lo hice para tener una visión más cercana por parte de los protagonistas, de la que se puede tener leyendo blogs como Techcrunch.

Pasarme todo el verano leyendo lo que publican los fundadores e inversores de las empresas más relevantes de nuestro sector, que además ha coincidido con la lectura del libro Zero to One de Peter Thiel, me ha llevado a ser aún más conciente de las grandes diferencias que existen entre el ecosistema de las startups en USA y el que tenemos en España, incluso en Europa y América Latina. Para muestra un botón:

Cuando me decidí a escribir el libro Emprender Ligero una de mis principales ideas era transmitir que la metodología de Lean Startup está genial, pero que en nuestro mercado no se puede aplicar tal cual, porque está pensada para un mercado muy diferente, como diría el inversor Luis Martín Cabiedes: en USA las canastas las meten desde arriba.

Veamos algunas de estas grandes diferencias, para entender por qué los emprendedores no debemos basarnos en la forma en la que se montan las startups en USA, si queremos tener éxito con nuestros proyectos en España, Europa y América Latina:

Grandes empresas tecnológicas comprando startups. Para mi esta es la gran diferencia que existe entre el mercado de las startups en USA, frente a los mercados de España, Europa y Latam. En USA existe mucha más liquidez tanto para los emprendedores como para los inversores, que deciden asumir el riesgo de poner en marcha y financiar ideas innovadoras, ya que cada día se están produciendo compras de startups por parte de las grandes empresas tecnológicas como Google, Facebook, Microsoft, Yahoo, Amazon, … En nuestros mercados apenas se producen operaciones de este tipo, estamos a años luz tanto en cantidad como en calidad. Hasta que las grandes empresas europeas no se lancen decididamente a invertir y comprar startups. será imposible pensar que estamos en igualdad de concidiones que USA para tener éxito creando empresas tecnológicas.

En USA las startups nacen en un garaje, en España en torres de cristal. Podría parecer anecdótico, pero creo que no lo es, para mi es una de las principales muestras del error que cometemos los emprendedores españoles al imitar la forma en la que se hacen las cosas en el ecosistema de las startups en USA. En la época de la burbuja.com mientras en USA las startups se montaban en un garaje en España se ocupaban las plantas principales de los mejores edificios de la Castellana y la Diagonal, además de gastarse la pasta de las rondas de inversión en comprar sillas que valían más de 1.000 euros y en contratar masajistas como parte de la plantilla de la startup. Y cuando digo que es un error imitar me refiero a que por alguna razón imitamos solo la parte negativa, porque en los mas de diez años que llevo en este sector nunca he ido a visitar a ningún emprendedor a un garaje y sin embargo si que he estado en muchas fantásticas oficinas con preciosas vistas sobre Madrid y Barcelona.

Capacidad para asumir riesgos. Quizás uno de los ejemplos más representativos sobre la capacidad para asumir riesgos, que tienen en el ecosistema de las startups en USA respecto al nuestro, es la apuesta por Bitcoin donde se están invirtiendo cientos de millones de dólares en startups, cuando en España apenas un par de startups han logrado unos cuantos cientos de miles de euros. Y el problema no es solo de que los inversores españoles o europeos no quieran arriesgar, es también que los emprendedores tampoco lo hacen, porque por aquí apenas se están creando startups basadas en la tecnología de blockchain o que ofrezcan servicios relacionados con las criptomonedas.

Universidades enfocadas en formar emprendedores. Lo cual dice mucho de la importancia que se da al emprendimiento en los Estados Unidos, frente a la que se le da en el resto del mundo. Igualmente supone una ventaja competitiva importante de cara a tener éxito en un mercado. Y no solo en las universidades, el ejemplo de puesto de limonada podría parecer anecdótico, pero no lo es. Si una de las claves para tener éxito en los negocios es la formación y la preparación, está claro que aquí partimos en una clara desventaja y que tendremos que realizar un mayor esfuerzo, si queremos poder llegar a competir en el mercado en el que nos vayamos a enfrentar.

Para mi estas son las principales razones, seguramente hay muchas mas, pero estoy convencido de que cambiando la mentalidad en estos cuatro aspectos podemos llegar a mejorar muchísimo a la hora de afrontar el reto de crear una startup y llegar a tener éxito con ella, tanto en España como si nos animamos a dar el salto a nivel internacional, lo cual sin duda es recomendable pero también conlleva unos riesgos para los que tenemos que estar preparados y lo cual también forma parte de ese cambio de mentalidad que tenemos que tener los emprendedores.

Nota: perdonad por generalizar, pero he pensado que era la mejor forma de transmitir estas ideas. No me cabe duda de que en nuestro ecosistema hay mucha gente haciendo bien las cosas, de los que meten las canastas desde arriba, tanto emprendedores como inversores, pero por desgracia son una minoría y quizás con este artículo pueda ayudar a cambiar un poco la situación y evitar que se siga comentiendo el gran error de montar las empresas como se hace en Silicon Valley sin tener en cuenta que aquí es todo muy distinto.

6 respuestas a “El problema de pensar que estamos en Silicon Valley”

  1. Una gran diferencia que puede inducir a error, como me ha pasado a mí, es que no basta con tener una muy buena idea, innovadora y escalable, así como un Plan de Negocio sólido, para despertar interés en los inversores. En España, si no tienes un producto con el que puedas demostrar la aceptación del mercado, ni siquiera te escuchan el pitch. Algunas frases que he oído a inversores profesionales apuntan en esa dirección: «El producto es prácticamente irrelevante, lo que importa son las métricas». «Es mucho más importante la ejecución que la innovación». Ahora lo comprendo y lo acepto como una de las reglas del juego.

  2. Pues yo diría, que en España somos Españoles, que los ecosistemas se componen de emprendedores, universidades, instituciones y empresas. Que estamos a años luz en todos estos participes de los ecosistemas y que los ecosistemas no son replicables. Si me dieran 1€, por cada propuesta de replicar Silicon Valley o Silicon Wadi, tendría financiación para alguno de mis proyectos.
    En fin, ok a todo Javier, como siempre.

  3. España no es EEUU eso es evidente, harían falta muchos cambios para que sea lo mismo. Pero eso no quita que son muchos los buenos proyectos que salen aquí, aunque los realmente grandes al final muchos ellos lo son por su aventura en otros países o su aventura en EEUU.

  4. Creo que una diferencia fundamental radica también en la disponibilidad y el tipo de financiación para la startup lo cual también impacta en el tipo de startups que se crean. La semana pasada leía un análisis de varias de las startups fabricantes de software que más han crecido en Francia en los últimos años. Curiosamente, la mayoría de ellas había comenzado vendiendo servicios y financiado el desarrollo de sus productos gracias a los beneficios que les daban estos. Creo que este modelo de financiación es el más extendido en Europa frente al modelo de Venture Capital y creo que muchos emprendedores españoles están fracasando con sus startups al construir modelos de empresa que, al estilo de Silicon Valley y EEUU, necesitan fuertes cantidades de VC y que no son posibles en Europa donde este VC que arriesga simplemente no existe.

  5. Yo no diría que en España las start-ups se montasen en los mejores edificios de oficinas, yo no conozco muchos casos de ello. En mi caso fue trabajar en casa 4-5 meses y 8 años en una oficina de 60m2 pisables en un distrito de la periferia que mantuvimos hasta el exit por no poder ir a una mayor.

    Respecto al mito del garaje, es que en España legalmente uno no puede tener una actividad en el garaje, y ese es uno de los problemas, el tener una estructura legal donde para una empresa que recién empieza alguien pueda venir a inspeccionar si el blog tiene aviso de cookies, o si hay bastante luz en la oficina, o si las sillas son ergonómicas.

  6. Lo que hemos de hacer los españoles es empezar a hacer proyectos globales para todo el planeta, no sólo para España o América Latina.

    A veces la ventaja de nuestro idioma se convierte en algo que nos limita, porque nos conformamos a hacer algo sólo en español en vez de ser más ambiciosos.