El problema de los blogs con nombre propio - Loogic Startups

El problema de los blogs con nombre propio es que cuando el éxito llega también llegará gente tan insoportable que te harán decir cosas como estas:

Martin Varsavsky: cansado de leer críticas a mi y a otros emprendedores y en general al espíritu de emprender como creación y específicamente al tema de vender empresas me decidí a hacer este video para responder. Pido disculpas por perder la paciencia pero así me salió.

Enrique Dans: y aquí, opina lo que quieras, que las opiniones, sean en el sentido que sean, son más que bienvenidas. Pero a mí no vengas a decirme lo que tengo que hacer, creer, pensar o escribir, que ya somos todos mayorcitos.

Jesus Encinar: cada vez que pongo alguna entrevista que me han hecho, no falla, en los comentarios siempre alguno va y me critica por “darme importancia” y que “¿quién me he creído que soy?”. A esta gente les ruego que tengan en cuenta que tengo amigos que vienen a leer mi blog precisamente para ver lo que he dicho o hecho.

O lo que es lo mismo: este es mi blog, si no te gusta mejor que no vuelvas.

Algunas consideraciones al respecto:

1) Los responsables de blogs muchas veces tenemos un dilema moral al borrar comentarios, creo que para evitar situaciones límite como estas lo mejor es borrar aquellos comentarios que sean anónimos, ofendan al responsable del blog y no aporten nada a la conversación. Claro que no quiero decir que se borren todas las opiniones contrarias al editor del blog, pero si que creo que muchas veces dejamos pasar comentarios de trolls que lo único que hacen es sembrar cizaña y cabrear más al personal.

2) También los responsables del blog tienen algo que hacer al respecto, no quiero aplicar esto a los tres blogs arriba mencionados, pero muchas veces me parece que siendo un poco más moderados se podrían evitar problemas como estos. A veces escribimos en el blog como si estuviéramos hablando con un grupo de amigos y al igual que cuando damos una charla o nos hacen una entrevista evitamos radicalizar nuestras posiciones, quizás también en el blog tendríamos que controlarnos un poco.

3) Responder al troll es totalmente contraproducente, ellos tienen más tiempo y más mala leche que nosotros así que una respuesta puede darles pie a convertir una conversación en una guerra que lo único que va a hacer es cabrearnos y tener que decir que si no le gusta nuestro blog no vuelva. A mi me afecta mucho ponerme a discutir así que lo evito en todo lo posible, creo que más de un blogger debería seguir la misma estrategia para ahorrarse disgutos.

4) Muchas veces echo en falta el apoyo de la comunidad al blogger, cuando se producen ataques injustos. Si que veo muchas veces decir que cada uno hace lo que quiere con su blog y que todo el mundo tiene derecho a expresar su opinión, pero pocas veces cuando alguien se pasa en los comentarios veo que el resto de lectores del blog defiendan al blogger y pongan al troll en su lugar. A veces el colegueo blogosferico se queda en la superficie cuando podría llegar a ser algo realmente bueno para todos.


Te puede interesar: