El Post Imposible en un data center

Me traslado al centro de datos de Acens en Alcobendas gracias a la iniciativa de El Post Imposible con el modem 3G de Vodafone para narrar cómo es un centro de datos de un proveedor de soluciones de alojamiento web.

Si a alguien le parece poco sorprendente es que no ha entrado nunca en un centro de datos de este tipo. Las medidas de seguridad para el acceso, aunque varían de un centro a otro, son altísimas. En este caso la entrada al centro permanece cerrada y no se puede ver el interior hasta que te abren la puerta.

Podemos decir que el centro de datos se divide funcionalmente en oficinas, instalaciones de CPD (donde están los servidores), sistemas de energía, y sistemas de seguridad.

Con la responsable de comunicación, Inma Castellanos, comenzamos visitando las oficinas donde hay una habitación especial de control de servidores y alertas de seguridad, con una gran pantalla que ocupa toda una pared donde se pueden ver las gráficas de monitorización.

El director técnico, Alfons Friedl, será nuestro espléndido cicerone desde aquí por el resto de las instalaciones. Lo primero será visitar el CPD, con control biométrico para poder entrar. Dentro de un CPD encontramos tres cosas:

  • frío: es necesario refrigerar el ambiente para que los servidores permanezcan frescos y garantizar su buen funcionamiento. Unos 18ºC en los pasillos fríos.
  • calor: los servidores emiten calor, mucho calor, y en vez de refrigerar toda la sala, la refrigeración se aplica donde más hace falta, así que tenemos pasillos fríos y pasillos calientes. Unos 26ºC en situaciones normales.
  • ruido: las refrigeradoras están a pleno rendimiento, y el ruido es bastante intenso sobre todo cuando nos acercamos a las máquinas.
  • Y por supuesto armarios con servidores, unos 3000 en total repartidos por varias salas.

Una vez que vemos los servidores acomodados, las siguientes preguntas son bastante evidentes ¿cómo se conecta el centro de datos con el resto de internet? y ¿cómo es el suministro de energía para mantener los servidores y la refrigeración?

Bien, vamos por partes. En cuanto a la conectividad de internet el centro de datos dispone de triple redundancia de fibra óptica, por supuesto con conexión directa con el punto neutro español (Espanix).

Y sobre la energía, las cosas son más complejas, porque es el punto crítico que debe estar más cubierto frente a eventualidades. El consumo de energía actual de este centro de datos es de unos 2MW de potencia. La refrigeración consume mucha energía, y los CPDs evolucionan para ser lo más eficientes posible. Por ejemplo aquí aplican un sencillo pero práctico sistema que les permite aplicar un caudal de frío la mitad del inicial para enfriar los servidores, reduciendo el consumo de energía, y por tanto ahorrando costes económicos y medioambientales.

La energía suministrada por la compañía eléctrica pasa por varios transformadores (con uno de reserva) y dentro del edificio el control del suministro eléctrico está cuidadosamente diseñado para que no falte nunca. Desde los SAI, por fases y con respaldo que han obligado a reforzar el suelo donde se disponen las baterías, hasta un conmutador gigante que controla que si hay cortes de luz los servidores tengan energía constante. Como todo centro de datos de estas dimensiones, si la corriente eléctrica permanece cortada demasiado tiempo, un generador diésel se encarga de que todo siga en pie.

Esto es una explicación simplificada, pero la conclusión que debemos sacar es que salvo cataclismo los servidores no se van a apagar nunca.

La seguridad anti-incendios también es importante. Sensores de diverso tipo controlan que nada se salga de los parámetros normales. Extintores de emergencia y un sistema centralizado para sofocar incendios eléctricos, que nunca han tenido que usar, aseguran que nada se llegará a quemar.

Lo último que nos mostró fue el enorme generador diésel, como en todas las instalaciones en los que se disponen, en el tejado. Y una curiosidad pero importante para la seguridad del centro, el edificio es una jaula de Faraday para evitar que sea un atractivo irresistible a los rayos. Nunca les ha caído un rayo ni les caerá gracias al sistema que permite que el edificio sea eléctricamente neutro a pesar del gran consumo de energía que hace y de la cantidad de aparataje eléctrico del que dispone.
En definitiva una gran visita que ha merecido la pena.

10 respuestas a “El Post Imposible en un data center”

  1. Gracias Ignacio. Además de todo, por la paciencia y comprensión que habéis tenido con todos los aspectos relativos al protocolo de seguridad de acceso al data center y, muy especialmente, adatándoos a nuestra limitaciones con respecto a la grabación.

    Nosotros también hemos publicado un post al respecto: «Post imposible en nuestro data center de Madrid».

  2. Seguro que aguanta las instalaciones del búnker, o al menos esté diseñado para ello, como el resto de instalaciones estratégicas y algunos sistemas de armamento.

    Por cierto ¿satisfacción con interdominios.com en cuanto al alojamiento de loogic.com?

  3. Lo del impulso electromagnético no creo que lo aguantara ni el Pentágono (¿o sí?) ;)
    El resto de fotos salgo yo y yo y yo, no es plan. Podría haber más fotos y vídeo, pero por lo visto ha habido problemas técnicos con el vídeo. He estado en el de Telefónica de Tres Cantos y hasta te cachean con un detector de metales que pita con una memoria USB. En este si tienes permiso biométrico ya se fian de ti :)

  4. Yo estuve en el datacenter de Telefonica Soluciones en 3 Cantos y la verdad que era realmente espectacular!! lo que no entiendo es como te han dejado hacer fotos!! yo cuando entre en de Telefonica me obligaron a dejar en seguridad mi movil porque tiene camara

  5. «el edificio es una jaula de Faraday para evitar que sea un atractivo irresistible a los rayos»

    Ya puestos, podrías preguntar si la instalación es capaz de resistir un pulso electromagnético (de esos que producen una bomba de hidrógeno en la alta atmósfera o una tormenta solar de un tamaño suficiente que atraviese la atmósfera terrestre).