El futuro de las pymes está muy chungo | Loogic Startups

Me tenéis que perdonar este arrebato de pesimismo pero creo que puede arrojar luz sobre una situación que seguro muchos de vosotros estáis viviendo en vuestras ciudades con las empresas con las que os relacionáis. Por mi trabajo a nivel comercial en Social Media Factory llevo varias semanas haciendo un piloto en Toledo (mi ciudad) visitando algunas pymes junto con un comercial con bastante experiencia en la venta de publicidad offline y con una buena cartera de clientes que ahora estamos intentando convertir en clientes para marketing online (SEO, SEM, Social Media y Email Marketing principalmente). Si el piloto funciona nuestra intención es extenderlo a otras ciudades donde contar con comerciales de la ciudad que vendan nuestro servicio. Esta es una de las formas en las que estamos trabajando desde SMF para escalar nuestro servicio, otras aún no las puedo revelar porque dependen de acuerdos con terceros con los que estamos en negociaciones.

Las pymes de las ciudades pequeñas, y supongo que no cambia mucho en las ciudades medianas, están siendo protagonistas de la historia de la rana que se queda en la cazuela a fuego lento hasta que acaba cocida. La situación en la que me he encontrado al visitar unas 10 pymes de Toledo es bastante triste y lo peor es que no tiene ninguna pinta de ir a mejorar en mucho tiempo, la única opción para la mayoría va a ser tener que cerrar y muchos de los empresarios al frente de esas empresas de toda la vida tendrán su propia jubilación anticipada, pero seguramente en peores condiciones que los de las grandes empresas o funcionarios.

Lo que me ha hecho llevar a escribir este artículo ha sido al comprobar que la mayoría de las empresas que he visitado han tenido la misma reacción frente a la crisis, recortar su inversión en publicidad, difusión, marketing, relaciones públicas o como queramos llamarlo. Y eso es lo último que se debe hacer porque entonces ya que no hay forma humana de que levanten cabeza en esta situación económica en la que nos encontramos. Hoy mismo he visitado una empresa que vende maquinaria relacionada con la industria, la agricultura y la jardinería, antes patrocinaba eventos donde podían dar a conocer sus productos, ahora han eliminado esa partida del presupuesto y se resignan a esperar a ver si entra alguien por la puera y quiere comprarles alguna de su máquinas. Algo me dice que en Leroy Merlin no están siguiendo la misma estrategia frente a la crisis.

Y no estoy hablando de vender social media a las pymes, se que para muchas empresas con una alta especialización puede ser muy complicado generarles negocio a través de Facebook, Twitter o Linkedin, hablo de marketing online en general, posicionamiento que es un término que todo el mundo parece entender y que si nos basamos en Google el resultado puede ser bastante tangible y medible en el corto plazo. Además de las pymes industriales también he visitado algunas con productos de gran consumo, relacionadas por ejemplo con la restauración y el deporte, a las que les iría de maravilla tener una buena presencia en Facebook. La mayoría siguen viendo internet como ciencia ficción y no se atreven a dar el paso porque no lo entienden o incluso porque le tienen miedo porque va a acabar con su negocio.

El colmo de la situación es cuando te encuentras una empresa en la que sus proveedores le prohiben vender sus productos a través de internet (seguro que a más de uno de los que os dedicáis al ecommerce os suena esta situación), esa ya es la sentencia de muerte definitiva. En los últimos años hemos visto como las empresas migraban de los núcleos de la ciudad a los polígonos industriales y los grandes centros comerciales, el siguiente paso es vender a través de internet o al menos utilizar internet para darse a conocer, el que no lo haga ya puede ir buscando asesoramiento sobre cómo organizar un ERE. Y no quiero decir que internet vaya a ser la salvación de todas las pymes, pero a alguien se le ocurre otra opción más económica y efectiva para levantar un negocio que no pase por darse a conocer allá donde están tus clientes?

En fin, que lo seguiré intentando y creo que si que vamos a conseguir convencer a un buen número de pymes de Toledo para que comiencen a hacer marketing online, probablemente tendremos que adaptar bastante nuestros servicios y hacer una importante labor de evangelización, pero el tiempo juega a nuestro favor.

Te puede interesar: