El error del día a día

rueda-cuadradaYa le he puesto tres títulos y he escrito otras tantas veces este artículo para decir lo mismo, desde distintos enfoques. Me salen artículos tan largos y filosóficos que los borro y vuelvo a empezar, espero no aburriros. Así que intentaré ir al grano con los «tags» de este artículo: piensa, McFly, mala, inercia, error, diario, creatividad, arte, Homo, educación, niños, constructivismo…

De todas esta palabras, y alguien me conozca un poco podría hacer un juego mental y decirme en qué estoy pensando ahora mismo. De hecho eso es lo que hacía yo en las horas muertas en clase de estudio en bachillerato, cuando no estudiaba nadie, ni los vagos ni los empollones y sólo era una hora de tranquilidad para el profesor. Les pedía a mis compañeros, por qué no decirlo, compañeras (eran más impresionables), que escribieran una lista de palabras al azar según les vinieran a la cabeza y me las pasaran.

A continuación yo les redactaba un texto con sus pensamientos y su estado de ánimo, con un acierto bastante elevado (y causando una impresión acorde con el acierto, pero eso es otra historia, que me desvío). Básicamente es lo que hacen los «mentalistas», psicología social o como lo queramos llamar. ¿Qué tiene que ver esto con el error del día a día?

El día a día nos empuja con una inercia difícil de superar, igual que esas horas muertas de estudio no te las podías saltar para utilizarlas para aprender de verdad o ser creativo, el día a día nos deja pocos huecos para pensar y ser creativos en nuestro trabajo. Nos quedan sólo resquicios y nuestras ganas, a veces ansias, de innovar se ven postergadas por la necesidad de sacar adelante el trabajo diario, que entre otras cosas, nos da de comer.

La frase típica de «es que el día a día me come y no podemos hacer cosas nuevas» siempre me ha parecido una falta de organización. Las empresas deberían tener un puesto para un «innovador» o tener dos CEO, uno que dirija la empresa y otro que se dedique a pensar en innovar. Y haría falta un equipo para desarrollar esas innovaciones… anda, si  esto es lo que se llamada I+D+i

Sí, tiene nombre pero no lo tienen la mayoría de las empresas. Sale muy caro innovar. Si sustituyéramos las horas sindicales de las empresas por horas de innovación, o sustituyéramos las subvenciones por licitaciones de innovación revolucionaríamos la historia de la Humanidad. Pero eso no pasará. Mientras tanto, el día a día no nos deja ser creativos, entre otras cosas porque hace falta un clima de tranquilidad para tener las mejores ideas, no tener presión para ponerlas en marcha (ya no estoy hablando de dinero).

Así que los que intentamos hacer cosas nuevas las pensamos el fin de semana, y claro, alguna vez se nota demasiado y nos llaman la atención en casa porque no dejamos de trabajar nunca.

¿Vosotros innovais entre semana?

14 respuestas a “El error del día a día”

  1. Mi comentario anterior está basado en la experiencia personal. Evidentemente un cesto no hace ciento ni generaliza una idea, pero os aporto el fracaso que en mi organización supuso dividir la parte operativa del día a día de la de innovación.
    Lo único que se consiguió fue etiquetar una parte como «el coñazo operativo» y otra como «el edén de la innovación y de la inteligencia». Fractura social. Y como el edén se separaba cada día más del resto de la empres a la que miraba desde su atalaya, en su búsqueda espiritual de la perfección (ironía ON), pues se olvidaba de alinear la innovación con la estrategia y al final terminó siendo tal la diferencia de ritmo y objetivos (el medio se convirtió en fin) que terminó en guerra civil.
    Porque además la falta de ritmo y tensión en el alter-ego innovador (de ahí mi comentario sobre la desgana Ignacio), se tradujo en una falta total de empuje, tensión y en un dejarse ir completamente.
    Insisto, que es sólo mi experiencia y no lo doy como dogma sino como una idea más, pero buscar la idealidad de tener la innovación separada en un remanso de paz fuera del día a día puede convertirse en una idealización complicada de gestionar.
    A mi lo que me funciona es saber dejar momentos del día para innovar y dejar lo urgente para mañana (porque luego todos sabemos que no era tan urgente muchas veces, sólo en nuestra mente)
    Saludos a todos

    PS – David Monreal, encantado de presentarte lo que hacemos, posiblemente algo podemos hacer juntos. Te dejo mi correo javier.martin@almiralabs.com

  2. Dependerá en cierta medida del carácter de la persona en cuestión… La presión puede ayudarte a concentrarte o hundirte en la miseria…

    Personalmente, lo que mejor me funciona es el interncambio… el empaparme de las personas que me rodean… crear un ambiente distendido en torno a un tema en cuestión… quizá paralelo… Y escuchar, escuchar y escuchar… Luego, la magia se produce… así de simple, en el momento en el que más relajado estás…

    Al final, una postura ecléctica la que estoy presentando, excepto por el hecho que quiero recalcar: EQUIPO.

    Eso sí, como el día a día te coma, vas listo. La idea de una persona dedicada al día a día y otra al largo plazo es algo que me costó muchíiisimo trabajo implantar en la empresa en la que trabajo… Ahora, a la vista de los resultados, todos empujando para que cada vez haya más gente “pensando”… o que da resultado, da resultado…

  3. Hola, Javier!

    En InfoJobs hemos creado el Departamento de Innovación con un % de los ingresos de la Compañía dedicados para ello. Sinó, era demasiado difícil dar cancha a las ideas disruptivas, de retorno a medio/largo plazo o a la investigación.

    A mi entender, al ciclo «innovar, implantar, innovar» que comentábais, le falta una fase de análisis después de «implantar». Innovar al tun-tún sería quemar dinero y es un mal hooby; si nos equivocamos, almenos saquemos un aprendizaje.

    Hemos aprendido que nos es útil no tomarnos la innovación como el arte de bombardear con ideas. De nuestra experiencia es importante tener un «master plan» (consensuado con la Alta Dirección) y poder dar foco a que las ideas solucionen problemas definidos o nos lleven a algun punto más o menos concreto con ideas no tradicionales.

    Algunas empresas se han interesado ya por nuestros procesos, cosa que (después de tantos meses de trabajo) me alegra :-)

    Aprovecho para comentar que estamos abiertos a conocer proyectos tecnológicos interesantes con los que colaborar.

    Un saludo!

    D.

  4. Gracias por vuestros comentarios. La parte de que es necesaria la tensión del día a día tiene bastante sentido, pero creo que más como experiencia para permitir a la mente abrir nuevos caminos, y creo que está bastante demostrado que la tranquilidad fomenta la creatividad. ¿Demasiada tranquilidad lleva a la desgana? ¡Espero que no! ;)

  5. Totalmente de acuerdo con el post.
    La dificultad viene dada porque hay tantos compromisos en el día a día que efectivamente es imposible dedicar el tiempo suficiente a desarrollar las ideas que normalmente surgen como filtraciones de agua por cualquier resquicio del día. Estas fluyen mientras conduces, en medio de una conversación con un cliente, tomando el desayuno o en la ducha. Lo cierto es que surgir ideas, surgen, pero hay que organizarlas y trabajar en ellas, darle una mínima forma, una base sobre la que ir añadiendo modificaciones. Decides tomar nota y verlo en otro momento, pero ese momento se pospone por las urgencias del presente.

  6. Totalmente de acuerdo contigo Ignacio, precisamente yo he sido ese innovador en una empresa.
    La innovación necesita tranquilidad y largo plazo, no todo el mundo lo entiende dentro de una organización. Muchos confunden innovar con hacer algo nuevo que al mes siguiente me esté dando 50k€/mes.
    En Geazen vamos a disponer de ese espacio creativo, dentro del horario normal o fuera, pero vamos a innovar, no puede ser de otra forma. Y estando yo menos… :)

  7. Después de pasarme el fin de semana trabajando en el desarrollo de ideas nuevas me encuentro tu artículo.

    Además de Google, me ha venido a la mente la HackWeek que organizaron recientemente los ingenieros de Twitter con la intención de relajarla mente y obtener ideas nuevas durante toda una semana.

    La conclusión es que para incentivar la creatividad hay que tomar distancia con el día a día.
    Saludos,

    http://www.carlosnavarro.com/
    http://twitter.com/_cnavarro

  8. La creatividad aparece en lo mas simple y sencillo. Por eso no conseguimos nada entre tanta complejidad y movimiento.

    Google lo sabe y mira como les va !!

    Un saludo.

  9. Cuando eres autonomo/freelance el día a día te come y bien comido…No puedes desdoblarte ni tener un departamente de I+D+I…Quiero un clon de mi….

  10. Falta visión a largo plazo. Todo se intenta medir en el corto. Así tenemos que las principales decisiones políticas son tomadas para ganar las próximas elecciones, lamentablemente tenemos políticos de cortas miras y en el mundo de las empresas, y más con la crisis, también se pretende salvar el día a día, que en muchas ocasiones es prolongar una agonía para finalmente desaparecer…

  11. A mí siempre me vienen ideas a la cabeza y me pongo filosófico y creativo mientras me ducho. Se ve que la relajación del momento o el agua calentita me hacen ese efecto…

  12. Me parece una posición maximalista.
    A mi el día a día me come como a todos, pero también me pone. Muchas de mis ideas salen de la tensión, de la batalla y de estar permanentemente alerta. Y estoy convencido de que las que parecen nacer en momentos de calma no son más que el resultado de haberlas precocinado en esos momentos de máxima tensión que es donde tu mente va a 150% y que la calma sólo te ayuda a recobrarlas y a verlas claras. Sin tensión no hay ideas. Porque de la calma permamente sólo nace la desgana.
    El que no innova es porque no quiere, el día a día sólo es una excusa que nos ponemos.
    Además, un sistema con sólo innovadores sería un desequilibrio. Hace falta el ciclo de innovar + implantar + volver a innovar. Y para implantar hace falta ese día a día rutinario y machacón absolutamente imprescindible. Si no, no tendríamos tiempo de absorber toda la innovación y viviríamos en permanente huida hacia adelante sin llegar realmente a nada. Y de este perfil he conocido a muuuucha gente.
    La clave es el equilibrio entre ambas cosas y todo en su justa medida. Innovar, implementar, innovar… hay tiempo para todo y ninguno es baldío, ni siquiera el del «día a día» que tendemos a despreciar.

  13. Pon un bater confortable y un sofa para echar la siesta en la oficina y las ideas vuelan solas… ;)

    La creatividad aparece en el cuarto de baño, cuando relajas la mente durante un momento o cuando vas a dormir, o te levantas, por el mismo motivo.

    Por eso empresas como Google tienen mesas de ping pong y sitios de relax. Es lo mejor para la empresa.

  14. ¿Vosotros innovais entre semana?

    ¡Oh sí! ¡Mírame! ¡Estoy innovando! Soy un hombre mágico, que vive en el país feliz, en la casa de la gominola, de la calle de la piruleta…