El error del día a día | Loogic Startups

rueda-cuadradaYa le he puesto tres títulos y he escrito otras tantas veces este artículo para decir lo mismo, desde distintos enfoques. Me salen artículos tan largos y filosóficos que los borro y vuelvo a empezar, espero no aburriros. Así que intentaré ir al grano con los “tags” de este artículo: piensa, McFly, mala, inercia, error, diario, creatividad, arte, Homo, educación, niños, constructivismo…

De todas esta palabras, y alguien me conozca un poco podría hacer un juego mental y decirme en qué estoy pensando ahora mismo. De hecho eso es lo que hacía yo en las horas muertas en clase de estudio en bachillerato, cuando no estudiaba nadie, ni los vagos ni los empollones y sólo era una hora de tranquilidad para el profesor. Les pedía a mis compañeros, por qué no decirlo, compañeras (eran más impresionables), que escribieran una lista de palabras al azar según les vinieran a la cabeza y me las pasaran.

A continuación yo les redactaba un texto con sus pensamientos y su estado de ánimo, con un acierto bastante elevado (y causando una impresión acorde con el acierto, pero eso es otra historia, que me desvío). Básicamente es lo que hacen los “mentalistas”, psicología social o como lo queramos llamar. ¿Qué tiene que ver esto con el error del día a día?

El día a día nos empuja con una inercia difícil de superar, igual que esas horas muertas de estudio no te las podías saltar para utilizarlas para aprender de verdad o ser creativo, el día a día nos deja pocos huecos para pensar y ser creativos en nuestro trabajo. Nos quedan sólo resquicios y nuestras ganas, a veces ansias, de innovar se ven postergadas por la necesidad de sacar adelante el trabajo diario, que entre otras cosas, nos da de comer.

La frase típica de “es que el día a día me come y no podemos hacer cosas nuevas” siempre me ha parecido una falta de organización. Las empresas deberían tener un puesto para un “innovador” o tener dos CEO, uno que dirija la empresa y otro que se dedique a pensar en innovar. Y haría falta un equipo para desarrollar esas innovaciones… anda, si  esto es lo que se llamada I+D+i

Sí, tiene nombre pero no lo tienen la mayoría de las empresas. Sale muy caro innovar. Si sustituyéramos las horas sindicales de las empresas por horas de innovación, o sustituyéramos las subvenciones por licitaciones de innovación revolucionaríamos la historia de la Humanidad. Pero eso no pasará. Mientras tanto, el día a día no nos deja ser creativos, entre otras cosas porque hace falta un clima de tranquilidad para tener las mejores ideas, no tener presión para ponerlas en marcha (ya no estoy hablando de dinero).

Así que los que intentamos hacer cosas nuevas las pensamos el fin de semana, y claro, alguna vez se nota demasiado y nos llaman la atención en casa porque no dejamos de trabajar nunca.

¿Vosotros innovais entre semana?


Sé transparente y te lloverán los clientes

Te puede interesar: