El ecommerce en la era de la economía colaborativa

instacart

Al igual que el ecommerce y las redes sociales fueron los protagonistas de la década pasada, en este década el protagonismo lo están tomando la movilidad y la economía colaborativa. Lo que comenzó como consumo colaborativo, con importantes casos de éxito como las webs para compartir coche, casa, lugar de trabajo, …, ha evolucionado de una forma increíble hacia nuevos modelos de negocio que están suponiendo una revolución en la economía y que en pocos años van a cambiar el panorama de los negocios a nivel mundial. La clave de este éxtio en mi opinión se encuentra en que estos nuevos modelos de negocio resuelven grandes ineficiencias que en la forma de funcionar de la actividad económica anterior no era factible resolver.

Veamos un ejemplo.

La semana pasada el emprendedor e inversor François Derbaix anunció en su blog que Soysuper, la empresa de la que es cofundador, entraba como socia en la nueva startup Comprea. Hasta ahora Soysuper había estado enfocado en ofrecer servicios relacionados con los supermercados online, por ejemplo un comparador. Este tema de los supermercados online es interesante de analizar porque la gran mayoría de ellos son las webs de los supermercados tradicionales y sobre todo el gran volumen de ventas lo ostentan estos supermercados. Los supermercados online pure player apenas han llegado a ser relevantes y muchos de los que nacieron con este objetivo han tenido que cerrar por la imposibilidad de lograr una mínima actividad que sostuviera su negocio.

Por alguna razón esto que ha ocurrido recientemente con los supermercados, ha ocurrido anteriormente con otros negocios tradicionales, como el caso de los bancos y los medios de comunicación. Es ahora, más de 20 años después de la puesta en marcha de estos modelos de negocio a través de Internet cuando parece que las cosas comienzan a cambiar y la economía colaborativa tiene que ver mucho al respecto.

En el caso de los supermercados el modelo basado en la economía colaborativa que tiene todas las posibilidades para llegar a ser un gran éxito, no es precisamente un supermercado online, sino un servicio online que se apoya en los supermercados para aportar nuevas soluciones y utilidades a sus clientes. Aquí nos encontramos con Instacart, una de las empresas de moda en Silicon Valley, que se dedica a ofrecer el servicio de delivery o entrega a domicilio de los productos de supermercado. Para ello utiliza la economía colaborativa del mismo modo que lo hacen empresas como Uber, trabajando con muchas personas sin empleo o con tiempo libre, que están dispuestas a ofrecer sus servicios y sus recursos, en este caso hacer la compra a otras personas y llevárselo a su casa con su propio vehículo.

De esta forma Internet vuelve a sorprendernos con un nuevo modelo de negocio, que resuelve en este caso las ineficiencias en el negocio de los supermercados, donde en su mayoría habían tirado la toalla de que se podía llegar a ganar dinero vendiendo a domicilio, y gracias a la economía colaborativa, que es mucho más económica y eficiente se demuestra que es posible.

Estoy convencido de que este modelo que ha creado Instacart para los supermercados lo veremos pronto aplicado a otras muchas actividades relacionadas con el comercio electrónico. Ahí tenemos por ejemplo a Uber con la comida a domicilio y lo veremos en otras muchas situaciones. Aquí nos encontramos los emprendedores con una oportunidad en la que vale la pena trabajar, ya sea porque nos estemos dedicando al ecommerce o porque estemos buscando nuevas oportunidades para emprender.

Una respuesta a “El ecommerce en la era de la economía colaborativa”

  1. Me pregunto cómo en un mercado laboral tan poco flexible como el español puede encajar un modelo colaborativo como el que se plantea en instacart.
    Si tenemos shoppers que nos hacen la compra, son trabajadores que cobran una remuneración por su trabajo, ¿Qué tipo de contrato de trabajo tienen?, ¿ Son autónomos o trabajdores por cuenta ajena?, ¿están dados de alta en la SS?, si son simples ciudadanos que ayudan a sus vecinos, y éstos les dan una propina, ¿Qué pensarán los operadores logísticos como MRW, SEUR, etc, cuando tienen que contratar trabajadores con sus cotizaciones, seguros de responsabilidad civil, etc. para el mismo trabajo?
    Todo ésto se debería regular cuanto antes para no encontrarnos en un vacio legal que nos hagan pensar que estamos incumpliendo nuestras obligaciones ciudadanas.
    Saludos, Antonio