El cisne negro de las apps para correr

runkeeper

Con las apps para correr se dan una serie de circunstancias que podríamos calificar como un cisne negro, una situación muy difícil de imaginar y que se ha producido en muy pocas ocasiones, o ninguna, en nuestro sector. Se trata de la situación en la que a lo largo de los últimos 5 años o 7 años han ido surgiendo una serie de apps para corredores y la mayoría de ellas han sido compradas por marcas de ropa y material para corredores. Como los casos de Endomondo comprada por Under Armour, Runtastic comprada por Adidas y Runkeeper comprada por Asics. De esta forma de las apps para corredores más importantes la única que permanece independiente es Strava, que ha realizado cuatro rondas de inversión por valor de 34,6 millones de dólares.

En este nicho de negocio de las apps para correr se dan una serie de circunstancias que lo hacen muy especial, por eso lo denomino un cisne negro. La primera es que al contrario de lo que suele suceder en los negocios digitales, la idea original no surge de una startup, de forma que la primera aplicación para corredores, que surge en el mercado la desarrolla la empresa Nike específicamente para el iPod, en 2006 antes de que existiese el iPhone que es cuando empezaron a desarrollarse el resto de apps como Runtastic, Runkeeper, Endomondo y Strava.

La segunda circunstancia es que casi todas las grandes apps hayan sido compradas por empresas del sector al que se dedican, imaginad que en el mundo del ecommerce las marcas de moda hubiesen comprado todos los outlets o en el mundo de los seguros las aseguradoras hubiesen comprado todos los comparadores. Lo que está claro en este caso es el gran interés de las grandes marcas de ropa deportiva por estar más cerca de sus clientes y de esta forma poder fidelizarlos directamente cuando están realizando la actividad deportiva. No cabe duda de que el «engagement» de estas apps con sus usuarios es enorme ya que las usan cada vez que practican deporte y además recogen una cantidad enorme de información muy valiosa tanto para el usuario como para la marca.

La tercera y última circunstancia que os quería comentar también es bastante curiosa. Con lo que nos gusta a los emprendedores españoles clonar todo lo nuevo que surge en USA o Europa y además con lo de moda que se ha puesto correr entre los emprendedores españoles, me pregunto cómo es posible que no haya surgido aquí ningún competidor relevante para Runtastic, Runkeeper, Endomondo y Strava?