eKuore crea un fonendoscopio médico inteligente

eKuore

Entrevistamos a Rubén López, fundador de la startup eKuore en la que han desarrollado un fonendoscopio médico inteligente para el que acaban de lograr las certificaciones médicas que permiten su comercialización.

¿Cómo surge la idea de crear eKuore?

La idea surge tras detectar la creciente tendencia de la conexión de accesorios de todo tipo con el teléfono móvil. Cada vez son más comunes podómetros, pulsómetros, pulseras para fitness y otros, y aunque en 2012 en el ámbito de la salud todavía no existían dispositivos, era cuestión de tiempo que esta ola llegara. Al mismo tiempo los socios fundadores, ingenieros electrónicos, ya estábamos trabajando en la conexión de sensores al móvil, por lo que fue una cosa natural para nosotros tender hacia este campo.

¿Puedes hablarnos del equipo de la empresa?

En eKuore nos marcamos a fuego que el equipo no es de la empresa, sino que el equipo, es la empresa. Y por eso es totalmente imposible satisfacer a nuestros clientes sin el mejor equipo. Así pues, hoy somos 11 personas, entre las cuales tenemos un departamento de i+D que se encarga del diseño, desarrollo y certificado de los productos de la empresa; un departamento de marketing y ventas que se encarga de llevar los productos al mercado; y un equipo administrativo que hace que todo encaje.

¿Qué es un fonendoscopio médico inteligente?

Muy sencillo y en dos partes. Nuestro fonendoscopio es médico porque después de algo más de un año de trabajo, hemos conseguido el Marcado CE que nos permite pasar de la comercialización en veterinaria a la medicina humana. Y es inteligente porque es capaz de recoger mediante un app el sonido de nuestro corazón o pulmones, y amplificarlo, filtrarlo, grabarlo e incluso enviarlo a un colega para que nos de su opinión. En la práctica, nuestro fonendoscopio eKuore Pro ha sido la evolución lógica de un aparato como el fonendoscopio clásico que llevaba más de treinta años siendo igual, con un sonido que se transmite mecánicamente por un tubo. Ya era hora de cambiarlo.

¿Cómo os ha ayudado Lanzadera?

Para nosotros Lanzadera fue el punto y aparte. Hasta ese momento éramos cuatro compañeros de Universidad que diseñaban sus propios productos. A partir de ese momento Lanzadera nos dio, no sólo los recursos económicos, sino también sentó los mimbres para pasar a construir una empresa sólida, con un gran equipo y un gran proyecto que desde entonces nos apasiona ejecutar día a día.

¿En qué consiste vuestra estrategia de futuro?

Para nosotros el término inteligente no es sólo un adjetivo que queda bien al lado de nuestro producto. Y por eso es la línea en la que desde hace un tiempo venimos trabajando. Inteligente es que nuestros productos sean capaces de recoger las señales del cuerpo del paciente, y las comparen con patrones de normalidad, avisando al usuario en caso de que la señal presente alguna patología. Con esta línea de desarrollo pretendemos no sólo dar una herramienta a los médicos de atención primaria para que puedan resolver dudas antes de derivar a pacientes al especialista, sino que en un futuro, sean los propios pacientes los que se monitoricen desde casa y acudan a su médico sólo cuando se detecte alguna anomalía. Al fin y al cabo, si el paciente ya está educado para tomarse la tensión arterial desde casa, es solo cuestión de tecnología, educación y tiempo que lo hagan con el resto de sus parámetros físicos.

¿Cómo enfocáis el tema de la financiación?

El proyecto acaba de ser aprobado y ha recibido el Sello de Excelencia en la fase II del programa Instrumento PYME de Horizonte 2020 de la Comisión Europea. Por tanto, aunque no ha podido ser financiado por falta de presupuesto, creemos que es cuestión de tiempo que en las próximas ventanas consigamos la financiación del programa, que en esta fase llega hasta 2,5 M€ a fondo perdido. De forma paralela, y tras conseguir el marcado CE, estamos abriendo una nueva ronda de contactos con fondos de inversión para la búsqueda de socios que nos permitan acelerar al máximo el proceso de puesta en mercado del producto, así como el desarrollo de las próximas tecnologías.

Una respuesta a “eKuore crea un fonendoscopio médico inteligente”

  1. Como médico debo decir que el producto aparentemente es interesante. Sin embargo, no deja de ser un sistema mp3 conectado a un fonendoscopio, con un procesamiento de señal para depuración.
    De ahí a atribuir al producto el apellido «inteligente» hay un mundo. Un sistema inteligente es aquel que permite categorizar el sonido de la auscultación en un determinado grupo, como podría ser «sibilancias» o «crepitantes», indicar su intensidad y ubicarlo tridimensionalmente en una zona corporal, por ejemplo.
    Desde una perspectiva médica el producto sólo tiene utilidad práctica en aquellos casos en que se emplee con una finalidad docente (enseñanza a residentes y estudiantes de Medicina). Por lo demás, todo es humo.

Los comentarios están cerrados.