Distribuido, Centralizado, Particular

Con la explosión comercial de los ordenadores, todos tenían su aplicación de ofimática para escribir. Con la llegada de internet y su expansión, cada ordenador tenía una copia de un programa lector de correo. Microsoft consiguió acaparar ambos.

Con el tiempo las redes locales empresariales se extendieron, y se empezó a pensar que el software individual para todo no era lo mejor. Se empezó a implantar un sistema de servicios en red dentro de redes locales de empresas, desde sistemas de identificación a aplicaciones de correo electrónico.

La expansión del software libre por internet puso a disposición de todo el mundo cientos de miles de programas para que cada uno se lo instalara en su ordenador o en su servidor web.

El temor por la seguridad hace volver a muchos al planteamiento de que las aplicaciones no pueden estar lejos, pero Microsoft para entonces ya dispone de su Office on-line para empresas y de su Outlook vía servidor.

Google arrasa con el modelo centralizado como con Gmail o el servicio de blogs.

Ahora se empieza a hablar de algo más o menos sofisticado, el Cloud Computing, programación distribuída o fuerza colaborativa en red, todavía no demasiado extendido. Y las empresas enfocadas en «productos» que engarzan con internet se dan cuenta de que no pueden vivir sin ofrecer «servicios» a pesar de que se consideren una empresa de producto.

Metocube pasa de ser una aplicación a ofrecerse también como SaaS. Así llegará a más clientes. Proliferan las pequeñas aplicaciones de servicios on-line como las de facturación.

La web 2.0. es la experta en centralizar aplicaciones / servicios (se pierde la distinción entre una y otra cosa) en un servidor remoto que a nadie le importa donde esté mientras yo pueda hacer lo que quiera.

Last.fm, la música mediante selección, centralizada, ya no necesito mi mp3. Pero en esta fase de llevárselo todo a internet, a un disco duro remoto que hace de central de medios, incluído para nuestra información más preciosa como las fotos o los datos que siempre hemos tenido en nuestro propio disco duro, surge Spotify, una aplicación de escritorio para escuchar música. ¿Last.fm o Spotify? Tal vez los dos.

Pero ya hace meses que se habla de Adobe Air, es decir, meter las aplicaciones web en los ordenadores de los usuarios. Y los discos duros externos para casa están de moda.

¿Existe una tendencia actual? Yo creo que no, que ahora todas las posibilidades conviven, las aplicaciones centralizadas y las particulares.

Ya no existe una diferencia radical entre ellas, porque cada vez más lo que importa es el servicio. Dos ejemplos de los múltiples que podría poner: el disco duro externo pero con servicio de copia de seguridad on-line. Tu aplicación de música pero un servidor central.

Cuanto más avanzamos los modelos de las aplicaciones  y los servicios dejan de ser paradigmáticos y se van entremezclando, en definitiva surgen formas de hacer negocio nuevas, diferentes y variadas.

7 respuestas a “Distribuido, Centralizado, Particular”

  1. Precisamente hoy estoy intentando recuperar mis fotos de un disco duro externo. Algo que no me habría pasado si, como pensé muchas veces, las hubiera tenido también en algún servicio on-line…

  2. Todo lo relacionado con la «nube» parece muy jugoso y habré muchos frentes, pero me surgen dudas como la seguridad, privacidad, la dependencia de terceros, etc.
    A las empresas quizá no les haga mucha gracia saber que todos sus datos (clientes, facturación, etc) están en la nube en posesión de terceros.
    Las empresas que se dediquen a crear aplicaciones que funcionen bajo la nube de Amazon, por ejemplo, ¿que pasará si un día quieren migrar/trasladar su servicio a la «nube» de Google? ¿ha de rehacer el producto por completo? ¿seremos dependientes?.
    No soy ningún experto en esto del cloud, y como dige al principio, todavía tengo muchas dudas al respecto.

    Saludos!

  3. Me ha gustado mucho el artículo Javier: yo creo que al final se impondrá el modelo Cloud porque nos va a permitir la deslocalización: tu oficina en todas partes donde esté internet.

    Nosotros ya hacemos las copias de seguridad a través de Internet en S3, mantenemos carpetas compartidas con Dropbox, usamos Google Apps desde el 2006… el siguiente paso tal vez sea pasar las webs a «la nube» con un modelo de pago sólo por lo que consumimos.

  4. Algo simple pero que puede colaborar bastante a la nube, es tener nuestros desktops como servidores, no es tan dificil e irrealizable. Podriamos acceder desde cualquier lado a streaming de nuestra musica, datos y demas.
    Pero lo comprobado es que todo lo que saca google no necesariamente termina triunfando o siendo lider, ya ha tenido bastantes fracacos, asi que tampoco inclinemos la tendencia hacia ese lado.
    Saludos
    Rodolfo Llanos
    CEO http://www.soloingles.com