Consejos para segmentar y personalizar tus campañas de email marketing - Loogic Startups

Artículo escrito por Karolina Praskova, Responsable de Contenidos de Mailify.

Hace ya unos cuantos años que llevamos escuchando y leyendo en muchos medios sobre la importancia de una comunicación personalizada y segmentada. Pero en los proyectos que llevamos a cabo, ¿dedicamos realmente el tiempo y el esfuerzo a la personalización de estos mensajes? ¿Nos paramos a pensar en los distintos públicos a los que nos dirigimos para entenderlos mejor y ofrecerles lo que realmente buscan?

Si has respondido de forma afirmativa a las dos preguntas, ¡te felicitamos porque significa que estás haciendo muy bien tu trabajo! Sin embargo te animamos a que sigas leyendo hasta el final porque siempre se puede aprender algo nuevo o reafirmar lo que ya sabías.

Incluso los gemelos tienen diferencias

Por muy parecidas que puedan aparentar, nunca hay dos personas iguales. Tus clientes actuales y potenciales son diferentes y por lo tanto no puedes dirigirte a todos ellos de la misma forma. Los mensajes masivos no funcionan. Primero porque se mandaron tantos en los últimos diez años que la gente ya no les presta atención, le resulta molesto y cualquier email de su bandeja de entrada que no sea de sus amigos es percibido como spam – incluso si se dio de alta para ello en su momento.

Y segundo porque si envías una newsletter a más de 5.000 personas es imposible que a todas les guste e interese el contenido. Añadir un campo de personalización del nombre está bien, pero hoy día todos saben que se trata de un proceso automático y no impresiona a nadie. Sobre todo si en el resto del email les ofreces algo que nunca comprarían.

Segmenta tu lista de contactos

Antes de redactar el mensaje tienes que pensar en los diferentes públicos a los que te diriges. Divide tu base de datos en segmentos más pequeños y luego define un mensaje adaptado a cada uno de ellos. Sí, es más trabajo pero la probabilidad de que el contenido le interese es mucho más alta y verás que los resultados de tus estadísticas mejorarán a largo plazo: más aperturas, más clics, mayor tiempo de lectura, más conversiones, más visitas…y ¡hasta más compras!

No se trata de enviar siempre un email diferente a cada uno de los segmentos, sino de moldear la temática según el tipo de destinatario o reciclar contenidos que ya se usaron anteriormente. (Por ejemplo, una práctica muy útil es reenviar la newsletter a aquellos que no la han abierto.)

¿Pero cuáles son los criterios para crear estos pequeños grupos de todos los contactos que tienes? Cualquier información que hayas podido obtener sobre tus clientes o suscriptores puede serte útil: datos demográficos (género, edad, formación, profesión, ciudad…), patrones de compra (media de importe del carrito, tipo de productos comprados, carritos abandonados…) o comportamiento (lealtad, reactividad a las campañas según aperturas, clics, tiempo de lectura…).

Una de las ventajas de plataformas profesionales de email marketing como Mailify es su flexibilidad a la hora de crear y administrar listas de contactos. Así que no tengas miedo de lanzarte: utiliza toda la información que tengas sobre los destinatarios de tus campañas, crea tus propios criterios de segmentación y combínalos.


Te puede interesar: