Cómo convertirte en Programador Full-Stack | Loogic Startups
Seleccionar página

Esta semana he tenido la suerte de participar en un evento de lo más interesante dedicado a conocer mejor la profesión de desarrollador, por iniciativa de Wild Code School y con la colaboración de Sngular, pudimos aprender un montón sobre qué significa ser programador Full-Stack.

A continuación puedes leer un resumen del evento.

¿Qué pasó en el evento?

En el evento contamos con varios programadores expertos que dieron una visión muy interesante de la profesión de desarrollo web y su perfil full-stack, de los más demandados en este momento por su versatilidad.

¿Quién es quién?

Miguel García Sanguino es Arquitecto Front-end en ING. Nunca se licenció en informática. De hecho, en sus propias palabras, solo tiene un título de diseño que nunca ha tenido que enseñar en las entrevistas de trabajo. Le encanta programar y ha mejorado profesionalmente con cada trabajo y nueva responsabilidad. Le caracteriza su actitud y ganas de apuntarse a cualquier “marrón” u oportunidad. Esta actitud es la que le ha llevado donde está hoy, en ING, haciendo lo que más le gusta en un puesto de importancia para la empresa.

David Bonilla es un referente en el mundo de la tecnología. Estudió Derecho pero decidió que eso no era lo suyo y se decantó por la informática. Hace tiempo que no programa porque se ha dedicado al emprendimiento fundando start-ups como Manfred. Ayer descubrió que cuando programaba, era un full-stack porque se encargaba de llegar donde sus compañeros no lo conseguían. En Manfred, está revolucionando la industria de los RRHH en tecnología.

Jorge Prudencio es Reference Leader Software Development en Sngular y es un enamorado del emprendimiento. Dice que los proyectos que lleva en paralelo a su trabajo le ayudan a mejorarse y aprender cosas nuevas. Participa como mentor en varios proyectos y aunque odiaba JavaScript, ahora es un enamorado de este lenguaje.

¿De se habló?

Miguel hizo una presentación muy ilustrativa de lo que es ser programador y de tres perfiles diferentes: back, front y full-stack. En su opinión, un desarrollador full-stack es el profesional que conecta los otros perfiles y que llega donde estos no pueden. Resaltó que este tipo de desarrollador es un profesional imprescindible para cualquier empresa por su versatilidad y porque facilita el trabajo de los demás. Por otro lado, es capaz de trabajar transversalmente con otros departamentos y clientes no técnicos.

Durante el debate con los demás ponentes, pudimos profundizar en otros aspectos como la necesidad de programadores en el mercado actual, la falta de profesionales en el sector tecnológico y la importancia de las soft skills en puestos técnicos.

Conclusiones:

  • El programador full-stack puro es un “unicornio”, y existen muy pocos profesionales como tal. Sin embargo, se dan perfiles mixtos, que suelen ser personas que cohesionan un proyecto y solventan problemas a los que no dan respuesta sus compañeros más especializados.
  • Para ser desarrollador no hay que ser ingeniero. No todos los puestos necesitan ser cubiertos por licenciados en informática.
  • En programación no hay paro (frase literal de David Bonilla). Los perfiles técnicos son un recurso escaso. Cada vez hay más software en el mundo, y la universidad no forma profesionales con tanta velocidad como cambios se dan.
  • Esta profesión requiere que seas autodidacta si quieres mejorar y mantenerte al día.
  • A la hora de contratar a un programador, una empresa evalúa tus proyectos, tu capacidad lógica, y tus soft skills, no los títulos que tengas.
  • Para ser programador full-stack no solo hay que saber programar, hay que tener soft skills. Hay que ser comunicativo, jugador de equipo, y tener aguante a la frustración.
  • Por su versatilidad, es un perfil muy deseado.
  • Las empresas buscan talento de la forma equivocada. Ya no pueden esperar que los candidatos vayan a ellas. Están tan solicitados que deben venderse a los candidatos y no a la inversa.