BYOD en startups

byodEn esta ocasión he invitado a Fonvirtual para que nos hable de BYOD, un concepto bastante nuevo y relativamente poco conocido para nosotros. Se trata de que los empleados utilicen sus propios dispositivos para el trabajo en vez de utilizar los dispositivos de la empresa. Aunque es extensible a cualquier dispositivo lo más habitual es el teléfono, de forma que se compensa al empleado por su uso por ejemplo pagando parte del consumo. La empresa se ahorra la compra del terminal y el trabajador no necesita cargar con dos móviles a cuestas.

Artículo escrito por Ana López, directora de marketing de Fonvirtual.com, empresa dedicada a la consultoría y servicios de valor en telecomunicaciones para empresas.

La prolongada situación de crisis económica ha provocado que las empresas tengan que crear, buscar y, en algunos casos, improvisar soluciones que les permitan recortar sus costes para poder seguir operativas financieramente.

Además de adoptar las medidas clásicas, y no siempre óptimas, como despedir trabajadores o renunciar a parte de nuestro negocio, las empresas más innovadoras han apostado por alternativas imaginativas y novedosas; además de resultar verdaderamente efectivas, producen efectos multiplicadores dentro de la dinámica de la empresa más allá del propio ahorro.

Es el caso de la reciente política BYOD (Bring Your Own Device) que consiste en permitir a los propios trabajadores que incorporen e integren dispositivos privados dentro del funcionamiento profesional de la empresa. Es decir, que la propia empresa hace suyo los activos de los trabajadores como los teléfonos móviles, ordenadores, tablets y otros dispositivos que puedan ser útiles durante el horario de trabajo de sus empleados.

De entrada, el ahorro para la empresa es inmediato, ya que no tendrá necesidad de afrontar determinadas inversiones en bienes de equipo que antes eran completamente imprescindibles. Sólo tenemos que atender al ahorro que les supone prescindir de la compra de ordenadores o la contratación de móviles de empresa.

Además del ahorro, otra ventaja inmediata la encontramos en la familiaridad con la que los propios trabajadores usarán sus propios dispositivos al estar plenamente acostumbrados a su uso. Desde luego, este tipo de políticas requiere de una relación de estrecha confianza entre la propia empresa y sus trabajadores, una unión que les permita alcanzar posiciones de ventajas con la práctica de estas estrategias.

Sin embargo, también podemos encontrar algunas debilidades en la política BYOD, esencialmente en términos de seguridad. Cuando una empresa gestiona sus propios dispositivos, es fácil integrarlos dentro de un ámbito de seguridad muy estable y controlable por la propia empresa. No obstante, en el caso de incluir constantemente dispositivos externos, dificulta el conseguir estándares de seguridades óptimos para las empresas y éstas deben asumir algunos riesgos en cuestión de seguridad.

Imagen gentileza de Freedigitalphotos.net